jueves, 11 de junio de 2015

Técnicas prácticas y sencillas para sentirnos libres de todo rechazo


El rechazo se anula cuando decido usar sabiduría
La sabiduría mueve la fuerza, pero la fuerza nunca mueve la sabiduría. Podrías seguir como estás, pero algo sabio sería decidirte a rechazar el rechazo y comenzar a disfrutar de la vida.

El rechazo se anula cuando invierto en mí
No puedes dar lo que no tienes. Como me trato, te trato. Como te trato, me trato. El que no se respeta no te respeta. Cuídate a ti mismo. Solo serás capaz de dar a los otros lo que te des a ti mismo. Invierte en ti y date tiempo, perdónate. Descubre el potencial que permanece escondido.

El rechazo se anula cuando hablo bien de mí
Habla bien de ti. Hay gente que sabe decir lo bueno que otros tienen, pero en cuanto a ellos, no saben responder. ¡Habla bien de ti! Si tú no te cuidas, nadie va a cuidarte. Nombra tus puntos fuertes. Determina que el día de hoy es tu mejor día. Todo lo que salga de tu boca te curará o te hará enfermar. Comienza a hablar bien de ti mismo para recuperarte y encontrarte cada día mejor. Aquello que más se nos repitió es lo que determinó nuestra imagen. Transforma tu  propia imagen a través de las palabras. Tus palabras son el mejor capital que tienes, y tu boca es el administrador, por eso, si es para ti, ¡date lo mejor!

El rechazo se anula cuando me regalo lo mejor
Cuando comas, come lo mejor. Cuando te vistas, compra una prenda que sea buena para transmitirle a tu cuerpo que hoy tiene una sola prenda, pero que mañana van a ser dos y pasado mañana todo lo que te pongas va a ser de primera, porque tu mente ya no es la de un perdedor, sino la de una persona sana y libre que sabe el valor que tiene su vida y, como tal, la atenderá. Dentro de tus posibilidades, regálate y prémiate con lo mejor que puedas darte.

El rechazo se anula cuando me junto con gente que ya lo ha logrado
Si quieres saber cómo es la autoestima de alguien, tienes que mirar su compañía. Júntate con gente que añada valor a tu vida, con gente que añada bendición. Fuiste hecho para caminar en victoria, para que sueñes: la sangre del campeón está dentro de ti. Júntate con tus mentores, con aquellos que están por delante de ti en la carrera.


Anula todo rechazo, abandono, castigo, todo estigma, toda comparación, toda exigencia desmedida que cargaron sobre tus hombros.

Anula el abandono, el castigo. Comienza a cuidar de ti mism@, a valorarte.

La gente te pone precio, pero tú sabes que tu vida no tiene precio, sino valor. Empieza a cuidarte, date tiempo, regálate lo mejor, camina con los que suman a tu vida.

"La felicitación es agradable y la aprobación útil, pero no trabajes buscando la aprobación de los demás, el hacerlo te hará desviarte del objetivo y de la meta."

¡No seas esclavo de la gente! Cuando alguien te rechaza, aléjate de ese lugar, ¿para qué te vas a quedar ahí?

Eres valioso, único e irrepetible, original, con algo que ofrecer que solo tú tienes. Si lo crees y lo aceptas, llegará el día en que no necesites mendigar la felicitación de la gente. Afírmate a ti mism@.

Necesitas aprender a concentrarte en la gente que te ama y no en quienes te rebajan y anulan tu ser. ¿Estás listo para hacerlo?

Libérate de todo sentimiento que te haga sentir «no apto».

Libérate de todo sentimiento y toda palabra de desvalorización.

Libérate de la depresión, esa incapacidad que te ahoga y no te permite expresar lo que sientes.

Libérate del perfeccionismo, de los miedos.

Libérate de lo material, los recuerdos tristes, los ritos, las costumbres, las creencias erróneas que no te sirven para crecer y ser libre de la culpa y de aquellos miedos heredados.

Libérate de tu historia, tus muertes y todas esas viejas emociones que hay en tu corazón.

Libérate de aquel amigo o amiga que dejó de hablarte.

Libérate de tus ex, ya sean parejas, amigos, jefes. No tengas temor de desprenderte de todo lo viejo.

Libérate de las emociones que te hieren y te aprisionan.

Libérate, libérate de todo lo que tienes miedo a perder para que, cuando ya no esté en tu vida, no te duela y permitas la entrada a lo nuevo. No guardes rencor a nadie, vuelve a sonreír. Para el que cree todo es posible.

Libérate de toda imagen errónea que tengas de Dios. Él no te condena ni te acusa de nada. Todo lo contrario. Él anhela verte sano, recuperado, próspero, feliz.

Libérate de los momentos de éxito que has tenido, porque los mejores están por venir. “Libérate y sé feliz.”

"No hay nada más hermoso que invertir tu vida en metas y sueños."

"No mires hacia atrás, no te detengas, no pierdas tiempo."

"Libérate del dolor, de las emociones tóxicas. Después perdónate y perdona, y una vez que lo hagas, recuerda que, para el que cree, todo es posible."

Autor: Pedro Luis - Motivador Personal

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: