viernes, 5 de junio de 2015

“Si acerté o si fallé, lo hice a mi manera”



Me encanta una canción de Frank Sinatra y que yo acostumbro cantar,  “My way”. Lo raro es que le fui prestando atención a la letra cuando precisamente veía este texto. Dice más o menos así: "Si yo acerté o si fallé, eso lo hice a mi manera".

"Cuando miro para atrás, percibo que hice muchas tonterías. Acerté bastante, pero también erré bastante. Cuando miro para adelante, tengo la certeza de que voy a acertar y a errar bastante también".

Es imposible acertar siempre. Mas lo importante es que no gastemos nuestro tiempo ni nuestra energía torturándonos. La autocrítica por mucho tiempo, por lo que no se pudo, o se hizo mal, además de ser nociva para la salud, hace que la gente pierda lo que la vida nos ofrece como un presente.
Un día, uno de mis familiares me preguntó y juzgó por que tomé determinada decisión estúpida tiempo atrás. Respondí que no me arrepentía de lo que había hecho, Y le expliqué que, en aquel momento, mi actitud me parecía lógica.


Si yo tuviese el conocimiento y la madurez, posiblemente la decisión sería diferente pero no lo sé.

Por eso te digo:

"No te tortures por algo que no fue posible en el pasado"

Talvez escogiste a la persona equivocada para casarte.

Talvez te saliste de la mejor empresa donde trabajabas.

Talvez tengas una hija embarazada que se fue de la casa.

No importa lo que hagas, no te tortures.
Apenas sientas, lo que es posible hacer para conciliar una situación, hazlo.

Si te sientes con culpa, perdónate.

Y, principalmente, comprende que se actuó así porque, la ocasión, así lo ameritaba o lo requería o simplemente porque no tuviste madurez para tomar la mejor decisión. Existe una historia conocida y que me gusta:

Un pescador llegó a la playa de madrugada para trabajar y encontró una bolsita llena de piedras.

Todavía no amanecía y comenzó a lanzar una por una al mar en cuanto hacía eso, fue amaneciendo hasta que, al prepararse a lanzar la última piedra, vio que era preciosa! Muy arrepentido le comentó el incidente a un amigo que le dijo:

– Realmente, sería mejor si prestas más atención a lo que haces, pero todavía te queda la última piedra!
Existen personas que no prestan atención a lo que hacen y luego se pasan la vida entera arrepentidas por lo que hicieron, y se martirizan por sus errores.

Si estás actuando así, te dejo un mensaje especial:

"No malgastes tu tiempo en remordimientos ni en arrepentimientos".

Reconoce los errores que cometes, pide disculpas y continúa tu vida.

Aún tienes muchas piedras preciosas en el corazón:

Muchos momentos bonitos para vivir y muchos errores por cometer.

Aprovecha las oportunidades y disfruta plenamente la vida, y si crees que de repente vas por un mal camino, y estas decidido a cambiar y tú solo tú crees en ti, cambia y rectifica...

¡Esos son regalos de Dios para ti! , a mí todavía me queda una piedra y la voy a cuidar con todas mis fuerzas...




Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: