miércoles, 29 de abril de 2015

¿Cuál es tu animal que viaja en tu interior?, según la numerología

Después de haber dedicado toda su vida a la numerología, la norteamericana Jackie Suggs decidió escribir un libro diferente sobre esta antigua ciencia, un libro que ayudara a los lectores a entender que nuestros hermanos en el reino animal tienen rasgos y caracteres asimilables a los seres humanos. A lo largo de estas líneas, ofrecemos el punto de vista que está reconocida numerologa ha vertido en su libro Numerology: A Number of Your Friends are Animals (Numerología: Algunos amigos tuyos son animales). Y reconoceremos que nuestros vínculos con el reino animal son más próximos de lo que parecen. Recordemos algunas frases de uso cotidiano como: "Esta como una cabra", "La curiosidad mato al gato", Trabaja como una hormiga" o "!Deja de mariposear de una vez!" y nos daremos cuenta de que forman parte de la vida cotidiana y están tan asimilados sus significados que se usan con toda naturalidad.

Sin embargo, hay otras asociaciones con animales menos conocidas pero no por ello faltas de contenido y tienen que ver con algo tan importante para cada uno como su fecha de nacimiento. En estas líneas me referiré a estas últimas relaciones ya que proporcionan datos muy interesantes sobre la personalidad. En la Numerología clásica se suelen tomar como referencia los nueve primeros dígitos y en base a ellos se establecen análogas. De los números dobles o triples se toma una única cifra tras sumarlos y reducirlos, como se hace normalmente con las fechas de nacimiento. En el tema que nos ocupa, esta reducción a un solo dígito importa para saber el animal correspondiente según el esquema siguiente:

Número Animal Animal Escondido
1
Cabra
2
Ganso
3
Mariposa
4
Hormiga
5
Conejo
6
Perro
7
Gato
8
Toro
9
Búho

Como calcular tu número animal Valga como ejemplo la fecha de nacimiento de una persona nacida el 13 de Septiembre de 1944. El cálculo es tan sencillo como esto:

Hora de nacimiento
Mes de nacimiento
Año de nacimiento
13 (1+3)
9
1944 (1+9+4+4)
4
9
9

La suma de los tres dígitos obtenidos por separado: 4 +9 +9 = 22

2 +2 =4 

Ahora solo queda consultar la primera tabla para saber que esta persona, cuyo número es el cuatro, está asociada con la hormiga.

La personalidad animal

En el mundo animal, mientras que las hembras pelean raramente, salvo para defender a sus crías, el macho lo hace a menudo, ya sea para proteger su territorio o competir por una hembra. Dependiendo del tipo de batalla en que se metan, sus armas serán distintas. Aunque a más de uno disguste, el comportamiento de los humanos no dista mucho de sus parientes de especie y las sociedades matriarcales eran mucho menos belicosas que las actuales regidas por el varón. Sea como fuere, en estas líneas analizare los aspectos positivos de la conducta animal para que el lector entienda sus propias asociaciones y se identifique con lo mejor de sí mismo. 


La cabra (1)

La mayoría de la gente asocia a la cabra con la locura ("Esta como una cabra") o con su fuerte olor característico, que, por otra parte, es un señuelo que solo emiten los machos en la época de celo para atraer a las hembras. Si su número animal es el uno, es muy probable que acostumbre a dejar "señuelos" claros para atraer la atención de los demás. En otras palabras, necesita sentirse único y diferente. Muchos unos utilizan un fuerte perfume que predomine sobre otras fragancias más suaves y de ese modo, dejar constancia de su paso. Tanto en hombre como en mujer, el uno indica una fuerte personalidad y una buena dosis de vanidad. No es malo tener buena opinión de uno mismo, siempre que la fragancia que emite este aire de importancia tenga un aroma agradable. 

Es interesante observar que las cabras poseen una estructura social avanzada; los rebufos están dirigidos por un líder y normalmente el macho es el elemento agresivo de la comunidad caprina. Las personas uno son líderes natos y suelen rodearse de personas con las que poder ejercer sus dotes de mando sin oponer resistencia. Como sus homólogos animales, se sienten cómodos en las alturas, tanto reales -hay muchos escaladores cuyo número animal es uno, como metafóricas -quieren llegar a los lugares más altos en la vida social, profesional y personal. 

En cuanto a las costumbres alimenticias de las cabras, es conocida su avidez y ausencia de reparos a la hora de comer de todo, incluso ropa tendida. Las cabras mastican e incluso digieren sabanas de algodón con la misma fruicción que fruta fresca y se sabe que disfrutan especialmente comiendo papel y cartón. En esta línea, las personas uno parecen sentir una predilección por la ropa confeccionada con tejidos naturales, sobre todo de algodón y les encantan las papeleras. 

Por último, destacar que la estructura grupal de las cabras no anula su capacidad como individuos aislados. Es más, gustan de separarse de la manada y pastar de manera tranquila a su aire. Esto mismo hacen los unos, aprecian la soledad y la buscan para trabajar, descansar y cualquier actividad de importancia. En el grupo, como ya comente, quieren dirigir antes que obedecer órdenes. 

Los Gansos y los "2"

Cada año, la llegada del otoño marca el viaje migratorio de los gansos en busca de climas menos rigurosos donde pasar el invierno. La personalidad de los números dos atraviesa un proceso similar, pasando de la calidez a la frialdad. Cuando están rodeados de amigos, se muestran entrañables y próximos, pero en ambientes poco familiares tienden a encerrarse en ellos mismos, se muestran reservados e incluso fríos. Es interesante observar cómo se desarrolla el vuelo otoñal de los gansos salvajes, cuya estrategia se basa en la cooperación entre los miembros de la bandada, que vuelan en formación de "V" comandados por un líder que es reemplazado por otro cuando se cansa de dirigir al grupo. La "V" es un signo internacional de paz y podrá ser una de las características fundamentales de las personas "2". Son pacíficos y les gusta la compañía de los demás para todas las actividades que realicen, ya sea un viaje, en el trabajo o en los ratos de ocio, todo antes de estar solos. De la misma manera que los gansos forman parejas estables que permanecen juntos de por vida, los doses son hogareños y buenos compañeros, el matrimonio es su estado ideal y el cuidado y bienestar de sus hijos es fundamental. Incluso cuando la vida de pareja se hace insostenible son reacios a la ruptura legal definitiva que representa el divorcio y prefieren el estatus de separación, aunque de hecho la ruptura total se haya dado. 

Otro aspecto que asemeja a los doses con los gansos, es el proceso de toma de decisiones. Los gansos necesitan mucho tiempo para organizar su viaje anual y se preparan a conciencia para despegar del suelo, incluso tropiezan con frecuencia con pequeños obstáculos en el suelo ya que no ven bien donde colocan sus pies. Las personas dos no están hechas para la prisa, ni para la acción decidida. Necesitan preparar bien su "plan de vuelo" antes de emprender cualquier actividad o decisión importante. Incluso ya después de haber tomado una decisión pueden demorar su realización para volver a atrás a retocar algo y luego seguir la marcha de las cosas con toda tranquilidad. 

Las mariposas y los "3"

Aunque hay mariposas de colores pardos y poco notables, pensar en ellas nos evoca un abanico de colores brillantes desplegados en variadísimas composiciones, un prodigio de color que aumenta cuando las vemos acercarse a flores de tonalidades intensas. Las personalidades tres gustan de la ropa alegre y desenfada que destaca por su colorido a veces extravagante, a tono con sus costumbres no menos estrafalarias. Es frecuente ver a treses trabajando en sectores donde abunda el colorido y el contraste, como en el mundo de la moda, el cine o el teatro. El movimiento de las alas de las mariposas, junto a su diseño de colores forman un código de comunicación con sus congéneres, por medio del cual intercambian mensajes, sobre todo con el sexo opuesto. No muy distintos son los treses, cuando quieren seducir o impresionar a alguien despliegan todo su colorido y originalidad para atraerlo a su territorio. En el trabajo brillan por su sagacidad, perspicacia y capacidad de romper la monotonía. 

La etereidad de las mariposas sirve de inspiración a los poetas que las ensalzan con su pluma como emblema de la libertad, el desapego y la ausencia de agresividad. Cierto es que estos insectos no tienen una competencia severa que ponga en peligro su existencia e incluso si tienen que defenderse, lo hacen sin belicosidad, con astucia, tratando de parecer lo que no son. La vida de un "3" presenta un claro paralelismo con este aspecto de las mariposas, no son agresivos y aman la libertad por encima de todo. Les gusta divertirse, rodearse de gente optimista como ellos y celebrar fiestas donde suelen ser el centro por su agudeza y optimismo. Para ellos la vida es un juego y aunque les gusta disfrutar al máximo de todas las situaciones, son amigos alegres capaces de transmitir su energía a los demás, incluso en los momentos más depresivos. Al igual que las mariposas, los treses brillan por su alegría y sentido de la libertad. 

Las hormigas y los "4"

Entre todos los insectos el que se ha hecho más popular por sus cualidades de organización social del trabajo, eficacia y constancia, es la hormiga. Ni que decir tiene que las personas cuatro son endiabladamente trabajadoras, incluso hasta la extenuación. Son adictos al trabajo, sea del tipo que sea y no reparan en realizar tareas por debajo de su categoría, vaya que no se les caen los anillos por nada. 

Las hormigas son diestras en todo lo que hacen, cultivan sus comestibles bajo tierra y los cuidan con esmero, son buenos albañiles impermeabilizando sus hogares y en sus ires y venires por los troncos de los árboles se muestran respetuosas con ellos sin dejar rastro de destrucción. Muchos cuatro son jardineros natos, ejerzan profesionalmente o como hobby, muestran un gran interés hacia las plantas, los árboles y la agricultura en general. Su interés fundamental es el crecimiento personal y la vida interior, no solo la suya sino que les gusta ayudar a otros a madurar. Tienen un gran sentido común y se manejan bien en el mundo real, o racional, como a ellos les gusta definir sus situaciones favoritas. 

Del mismo modo que las hormigas emplean buena parte de su energía en llenar sus despensas para que el invierno no las sorprenda como a la cigarra, los cuatro tienen tendencia a almacenar bienes materiales para garantizar la seguridad de sus familias en los momentos difíciles. Otro símil claro está en la capacidad de recorrer grandes distancias. La hormiga recorre incansable distancias proporcionalmente impensables para el hombre, en ocasiones cargada con un peso muy superior al de su propio cuerpo. Los cuatro son grandes caminantes, les gusta el senderismo y los deportes que requieran resistencia y constancia. 

En el ámbito profesional se dedican con éxito a las profesiones que exijan orden, constancia y método. Pero sobre todo destacan en la carrera militar donde la estructura defensiva es fundamental. Como sucede en la división del trabajo de las hormigas, las hay soldados que no vacilan en dar su vida cuando se trata de defender a las demás. 

Los conejos y los "5"

A excepción del protagonista de la fábula que perdió la carrera contra la tortuga, los conejos son animales veloces que pueden llegar a alcanzar 30 kilómetros a la hora en recorridos cortos. Su trayectoria no es recta sino zigzagueante, como si quisieran sorprender a sus perseguidores cambiando de dirección inesperadamente. Los cincos se mueven por la vida rápidamente, sin detenerse dos veces en el mismo sitio, apurando los momentos a grandes tragos, por si acaso no volviera a presentarse la oportunidad. También nos sorprenden con sus cambios de rumbo vitales, pudiendo dedicarse a varias ocupaciones distintas a lo largo de su vida. 

Las grandes orejas de los conejos no son un mero adorno, tienen un oído finísimo y son capaces de captar sonidos que otros animales ignoran. Los cinco no les andan a la zaga, y parecieran tener un "radar" incorporado para oler el peligro antes de que aparezcan los primeros signos. Odian las limitaciones y luchan denodadamente por conservar o recobrar la libertad, usando para ello todas la mañas que sean necesarias. Como harán los conejos enjaulados con sus magníficos dientes si no fuera porque los hombres se han empeñado en encerrarlos en jaulas de hierro. 

Si dejaran la planificación familiar en manos de conejos, ya no habrá espacio en la tierra para un alfiler. Crían varias veces al año y con cada camada arrojan al mundo un buen número de ejemplares. Extendido a las personas cinco, se podrá afirmar que son amantes del sexo y los placeres derivados, la monogamia no es lo suyo y pueden mantener más de una relación a la vez. Como amantes del cambio, les gusta probar todo en la vida, no reparan si el fruto es prohibido o de curso legal, van por el sin reparos y se dan al festín como sus homólogos los conejos, que comen prácticamente de todo, sin hacer ascos ni preguntas. 

Los perros y los seis

La historia de amistad entre el perro y el hombre se remonta a tiempos inmemoriales y se cuentan muchas historias de esta relación, en la que el hombre sale, en general, peor parado. En general, los perros son fáciles de adiestrar y responden a los tonos de voz de sus interlocutores. Del mismo modo, las personas seis tienden a admirar a los buenos profesores, con los que establecen vínculos fuertes y como buenos alumnos pasan en muchas ocasiones a elegir la profesión docente en su vida adulta. También son buenos oradores e incluso sobresalen en el canto u otra disciplina artística que requiera la expresión oral. En sus relaciones, los seis son tan fieles como los perros con sus amos, son protectores y están dispuestos a sacrificarse por su pareja, sus hijos y amigos. A cambio piden poco, apenas un elogio que reconozca su tarea. Los perros responden de manera similar, reciben con alegría los pequeños premios que les dan sus amos cuando hacen algo bien y en contra de lo que se cree, son animales sibaritas, les gusta escoger siempre el mejor sitio de la casa. Es normal ver al perro familiar en el mejor lugar de la alfombra junto a una chimenea o estufa. En este aspecto también las personas seis les gusta el buen vivir, la buena mesa y las comodidades en general. Son detallistas en el hogar y les gusta rodearse de muebles y objetos bellos, todo por conseguir un ambiente acogedor para luego compartirlo con los suyos. 


Los gatos y los "7"

Los gatos son quizá los animales domésticos más enigmáticos y elegantes. Hay quien los prefiere a los perros por su independencia y agilidad de movimientos. Entre ellos y las persona siete se dan grandes coincidencias, estas serán tan curiosas como aquellos y dedicaran buena parte de sus energías a la búsqueda del significado de la vida. Esta necesidad de indagar les hace apartarse de la gente y disfrutar de la soledad que nunca les sobra ya que no se llevan bien con los aspectos prácticos de la existencia, su morada parece estar en las nubes de las que se bajan con bastante disgusto. No se han descrito manadas de gatos, por muchos que se vean en los tejados, cada uno se mueve totalmente independiente de los demás y solo buscan la compañía humana cuando quieren algo, como comida o resguardo de la lluvia. Son animales dormilones durante el día y activos por la noche como las personas siete, los mejores amigos de Morfeo entre todos los números, aunque muchos de ellos eligen la noche para su búsqueda, estudio o la práctica de la meditación. 

Finalmente, los sietes son amantes de la limpieza, tanto externa como interna, llegando a ser escrupulosos. Les gusta el agua y el aire fresco y sin ser tan andariegos como los cuatros, disfrutan dando largos paseos por el campo. Muy parecidos a los gatos, que pasan una buena parte de su tiempo aseándose, y la otra, paseando de un sitio a otro. 

Los toros y los 8

En muchos países se considera al toro como el "Rey de los Prados" y su mera presencia infunde respeto y hace que el terreno tenga un mayor valor. Ese aire de dignidad y poderío económico suele acompañar a las personas 8 que normalmente disfrutan de una holgada situación económica y donde ellos ponen el pie es garantía de riqueza. Tienen un alto concepto de sí mismos, se siente reyes en su territorio y quieren vivir en consonancia aunque no están dispuestos a todo por dinero, los más inteligentes saben dónde está el verdadero valor de las cosas y se miden a sí mismos y a los demás en función de la riqueza interior. Sea como fuere, les gusta la distinción y las marcas de calidad, no solo en la ropa sino en los objetos valiosos y para ellos, son sinónimo de estatus. Como la marca de clase en los toros es clara de la categoría de su raza. 

Si algún animal infunde respeto, ese es el toro, cualquiera se acerca a la vista de su poderosa cornamenta. Cuando se sienten amenazados, hacen alarde de su fuerza resoplando intensamente y pateando antes de lanzarse a embestir al enemigo. No muy diferente es la reacción de un ocho al que se cuestiona su autoridad, tienen facilidad para enfadarse y evidencian con arranques de genio su disgusto. Para definir tanto a toros como a ochos, dejamos cuatro palabras clave: control, poder, fuerza y presión. 

Los búhos y los 9

Búhos, lechuzas y otras rapaces nocturnas pueblan casi todos los hábitats del planeta y son aves solitarias que no suelen tener mucho contacto con sus congéneres. Sin embargo, acogen a aves de otras especies y no las molestan aunque vivan en su territorio. Las personas nueve actúan de manera parecida, por un lado guardan las distancias con sus semejantes y por otra buscan la diversidad, mediante el contacto con todo género y condición de personas. Para ello viajan y se mezclan con gentes variopintas con las que intercambian experiencias, ya sean albañiles o reyes y siempre y cuando no se llegue a intimar demasiado. 

No importa a que edad deje un búho joven el nido, generalmente su primer vuelo es un fracaso, como puede serlo una aventura desafortunada en algunos nueve. Pero es la experiencia de donde nace su sabiduría ya que sus familiares más próximos no suelen poder ofrecerles lo que necesitan. Y con estos suelen comunicarse mejor en la distancia, ya sea por teléfono o carta. Del mismo modo, los búhos ven magníficamente en la distancia y sobre todo durante la noche. Además, su visión es en tres dimensiones para localizar mejor a su posible presa. Las personas nueve tienen su propia visión interna en tres dimensiones, son soñadores y a menudo dejan volar su imaginación hacia lugares lejanos y exóticos. Luego proyectan sus pensamientos y sentimientos hacia estos sitios. Esto puede explicar porque los nueves atraen tantos extranjeros y viajeros. 

Entre todas las rapaces, los búhos son los más beneficiosos para el medio ambiente, eliminan a otros animales dañinos para el entorno. Del mismo modo, los nueve suelen trabajar en asociaciones tipo ONG donde se desarrolla un ambiente de solidaridad y ayuda compartida. Por último, una cualidad muy valiosa que tiene los nueves es que saben acabar las situaciones que suponen un lastre en su vida, no se apegan a lo viejo, como los búhos, saben cuándo eliminar a un animal que supone un estorbo. 

Hasta aquí estas pinceladas sobre lo que a partir de ahora será vuestro animal de la suerte. Adelante, averigua cual es el tuyo y conviértelo en tu emblema o mascota favoritos. Puedes llevarlo dibujado en camisetas, u otras prendas de vestir, grabado en llaveros u otros objetos, y de cualquier forma que tu imaginación te sugiera. Seguro que hacerte consciente de las características de tu animal de la suerte, te traerá una buena dosis de fortuna y alegría a tu vida.

 
Autor: Robert Goodman ©

Tiene nuestro permiso para compartir este artículo a través de la licencia Creative Commons retribuyendo con un  vínculo de retroceso en directo a este artículo.  Diapordiamesupero.com


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: