martes, 10 de marzo de 2015

Parásitos energéticos y larvas astrales parte 1/2

Hablar de larvas energéticas pareciera algo fantasioso, pero no lo es, cada vez que tenemos una enfermedad, un accidente, es que hay una larva, que no vemos, pero que deteriora nuestra energía, nuestra mente o nuestro ambiente.


Las larvas afectan a nivel estructural o corporal-físico, mental, emocional y químico, como todo, no se afecta un cuerpo sin que el otro no lo sepa, pues todo está unido.

Los animales, las plantas y los objetos tienen también campo magnético o aura, así ellos también pueden ser afectados.

Hasta que no se perfora el Aura, no hay acceso al alma, y el aura siempre se perfora desde dentro, mediante la respuesta de miedo, o deseo de salir al encuentro de la entidad agresora para defendernos, identificándonos con su vibración baja.

Mi casa es mi fortaleza, así dicen desde hace mucho tiempo todos los pueblos y para esto hay explicación. Cuando en casa todo va bien, nos sentimos dentro muy confortablemente. Pero cuando no nos sentimos en ella confortablemente, y no podemos descubrir la causa del mal estar, de miedo, de pesadillas, la causa de todo esto pueden ser las entidades astrales.

Hay «parásitos astrales». Se adhieren a nuestro cuerpo (pero no al cuerpo físico, sino al cuerpo delgado) y se alimenten de su energía. No son malvados y personalmente no tienen nada contra nosotros, simplemente tienen hambre. Si se introducen en el aura de uno u otro órgano humano (del corazón, del hígado, de los pulmones), lo privarán de su energética normal y pueden llevarlo hasta enfermedad.

Además, en diferencia de los virus "terrestres" son capaces de llamar enfermedades no sólo físicos, sino también mentales.

Normalmente nosotros no los sentimos directamente.

Es posible sentirlo indirectamente: Aparece una inquietud inexplicable, la opresión, sueño inquieto - a veces con la sensación desagradable del peso en el pecho como si alguien se echase encima. Al pasar algún tiempo, baja la capacidad de trabajo, se agrava el estado personal, surgen con frecuencia ataques inexplicables y enfermedades misteriosas.

Hay una hipótesis oculta que la infección astral puede llamar aun enfermedades oncológicas.
Puede ser que por esto médicos no pueden encontrar ninguna enfermedad concreta en el caso de «síndrome del cansancio crónico».

Hay unas sustancias primitivas como los microbios terrestres o amibas. Hay sustancias que son más complicados - son comparables con nuestros insectos o animales. Pero hay también sustancias de planos "transmundanos". Insensiblemente influyendo sobre nosotros, algunos de ellos pueden llevar a las enfermedades mentales muy graves.

Alguien puede decir: «fantasía, cuento».

Bueno, hasta nuestros días así pensaban los científicos. Pero hoy la ciencia comienza a cambiar de opinión.

Se ha confirmado el pensamiento de nuestro genial K.E. Tsiolkovsky: cerca de nosotros viven seres invisibles "etéreos", cuya densidad es considerablemente más abaja que la densidad de las formas biológicas, habituales para nosotros. Durante tres años el científico L.Bokkone italiano en su laboratorio observaba desconocidas hasta entonces formas "etéreas" de vida. Los aparatos más nuevos han permitido recibir los resultados y fotografías.

¡Se aclaró que vivimos entre enorme cantidad de formas vivas invisibles! Los italianos los llaman «kritteros».

La realidad de estas sustancias vivas está más allá de la sensibilidad del ojo humano: más a menudo se fijan por los aparatos en el tiempo oscuro del día en la parte infrarroja y ultravioleta del espectro. Además, a veces los captadores los "oyen" y detectan su temperatura.

Los resultados no menos interesantes han sido recibidos recientemente por investigadores rusos. 
El académico A.Ohatrin y sus colaboradores han recibidas fotografías de formaciones finoenergéticas, vinculadas a la actividad humana. Los han llamado "clústeres". En las fotografías son bien visibles no sólo los coágulos de energía, distinguida por la persona durante fuerte sufrimiento, sino también fino materiales parásitos que se han introducido en el cuerpo de la persona.

La parte de los habitantes del mundo fino se crean por nosotros, por nuestra imaginación, las emociones fuertes o pensamientos.

Las condiciones nerviosas, emociones dolorosas, pensamientos imprudentes, crean a las correspondientes criaturas astrales. Hablábamos más de una vez sobre las propiedades informativas de las cosas y del local. Así que el apartamento o casa, no sólo posee la capacidad de "recordar" los pensamientos y sentimientos de sus habitantes. Su energética puede atraer y los "extraños", según la ley «semejante - a lo semejante» CAUSA -EFECTO, al nuestro hogar, se acercarán los extranjeras sustancias invisibles. Bien si "son registradas" de manera constante en su casa las emociones positivas - los forasteros solamente reforzarán la atmósfera favorable. Pero otra cosa, si el local "está ensuciado" por la "suciedad" informativa.


Cualquiera de nuestras formas del pensamiento viven solamente gracias al suministro de la energía pariente. Sin «recarga» se debilitan poco a poco, se derriten, convirtiéndose en la niebla gris sin forma, y mueren. Ya que son mortales, y no tienen alma. Y todos ellos son en cierta medida vampiros. Para alimentarse de energía, tratan de introducir a su creador y a otras personas en el estado semejante al estado en que han nacido. Y (¡atención!) las propiedades vampíricas poseen cualesquier  de sentimiento  fuerte – negativo  y positivo. «Sabe en todo la medida», - decía la gente antigua, la alegría impetuosa puede achicar de nosotros no menos fuerzas, que la gran pena. ».

La energética muy mala se queda en el lugar donde por lo menos algún tiempo se encontraban borrachos o narcómanos. Por eso después de un holgorio largo es necesario "limpiar" el hogar escrupulosamente.

Además «la limpieza informativa» es útil para cualquier sitio.

¿Cómo efectuarla? : Al mal transmundano le gustan mucho los lugares llenos de trastos, especialmente las esquinas, donde durante meses se acumula polvo y basura: allí le espera el suministro energético. Allí ella hace sus "nidos". Desde allí influye en toda la atmósfera psicológica de la casa, (haciéndose especialmente desvergonzada durante " incursiones nocturnas").

La conclusión es evidente: es necesario librarse de manera regular de la basura y del polvo, especialmente en los lugares poco accesibles.

Hay otro tipo de parásitos invisibles. Son inferiores sustancias astrales - algo parecido "al moho astral», que se alimenta de energía fina de la descomposición, la putrefacción - que se libera cuando se estropean los productos terrestres. Las vajillas sucias, hasta de los restos de comida, dejados sobre la mesa, atraen a su casa "al festín de noche» a las sustancias malas astrales.

Y si a las criaturas transmundanas les gusta su casa, librarse de ellos será no menos difícil, que de las cucarachas.

Parece extraño, pero la mesa para comer es uno de los lugares más "sucios" energéticamente en el hogar. Las personas, que se reúnen alrededor de él, lo cargan con sus pensamientos muy diferentes, que también como las huellas de la comida, atraen a las sustancias malas astrales.

Se puede atraer a sustancias astrales a la casa sin querer. No lleven a nadie diferente de casa a su habitación y además no pongan sobre la cama la ropa de abrigo, o con la ropa que llegan de la calle, esta esta "Cargada" de energías desconocidas, esta ropa atraerá con seguridad a las sustancias indeseables al lugar de su sueño.

Por esa misma razón no anden por la habitación en calzado de calle.

Algunos modos han llegado a nosotros del tiempo muy remoto. Así, prácticamente todos los pueblos consideraban que el sonido del metal funciona de manera purificadora al organismo de la persona, y a la naturaleza que le rodea. Las campanas de todo género, las campanillas y los cascabeles siempre servían como medio que espanta los malos espíritus y sustancias malas.

Aún en la Antigua Grecia durante los misterios los sacerdotes batían en vasos metálicos. Se podía oír la campanada no sólo durante las fiestas, los funerales o tormentas, sino también durante epidemias. La ciencia moderna ha confirmado la sabiduría de nuestros antepasados. Fue detectada la acción desinfectante de la campanada.

La ciencia ha hecho sus propios descubiertos. Uno de ellos; la mayoría de sustancias negativas del mundo fino se destruye bajo lanzamientos agudos de energía. Por ejemplo, las descargas eléctricas de alta tensión.

El efecto purificador tiene la ionización por medio de la lámpara ultravioleta o de los ionizadores para la casa.

Sobre el efecto de los golpes agudos y fuertes, parece que sabían aun en la Europa medieval.

La ciencia ha hecho descubrimientos propios. Uno de ellos; la mayoría de sustancias negativas del mundo fino se destruye bajo lanzamientos agudos de energía. Por ejemplo, tiros fuertes (la pistola de arranque, el petardo de papel…), las descargas eléctricas de alta tensión. El efecto purificador tiene la ionización del sitio  por medio de la lámpara ultravioleta o de los ionizadores para la casa.

Un excelente efecto purificador se obtiene mediante otro modo probado - el fuego de la vela, la chimenea, la hoguera... Ese fuego no sólo regala calor, sino también ennoblece alrededor la atmósfera psicoenergética. Una llama abierta es algo místico. Porque existe razón cuando se afirman que la llama pertenece al mismo tiempo a dos mundos: y a nuestro visible - físico y al mundo astral", que influye sobre nuestra mentalidad. La llama de la vela o la hoguera purifica todo.

Ningún método de "limpieza" ayudará por  mucho tiempo, si en la casa continúa reinando la atmósfera de broncas, la malicia, las ofensas, también si en la casa continuarán viviendo los narcómanos y borrachos.

Resulta aquí el círculo de dependencia. Todo esto atrae a sustancias. Al encontrar condiciones adecuadas, los seres tratan de reforzar sus posiciones e inducen constantemente a las personas a emborracharse, drogas, y a escándalos en la familia.

El aura es un campo de información que se extiende a miles de kilómetros, rellenándose de experiencias y conocimientos a la medida que evolucionamos.

Sobre las Larvas:

Las Larvas o gusanos astrales, son seres de bajo nivel, como decir insectos, que andan en cantidades, ellas se adhieren a tu aura, y se alimentan de tu energía. Debilitándote. Y ocasionándote vicios.

Algunos creen que estas larvas llegan cuando fuiste una persona muy viciosa en cualquier contexto, y dejaste ese camino por uno lleno de luz y espiritualidad, se dice que ellas llegan a recordarte esos placeres o tentaciones.

Factores:

1. La muerte de un ser cercano o familiar: Los choques emocionales bajan las defensas astrales.

2. Aborto: Puede ser también causado por el aura del bebe al debilitarse.

3. Drogas y cirugía: No viene al caso fumarse un cigarrillo... solamente quedar inconsciente en el momento.

4. Desgastes de energía: Al practicar mucho alguna magia, o habilidad, nos desgastamos de nuestra energía y ellos pueden entrar al tener nuestras defensas bajas.

5. Contraerlas puede suceder cuando visitamos el astral, aunque también sucede si tocamos un objeto de otra persona, un objeto que retenga energía negativa como un cuarzo, algo de metal, también cuando estamos cerca de personas muy negativas, o viciosas (como si te pegaran los piojos) Pero debes estar débil primero.

6. Pueden ser atraídas por los pensamientos negativos o de baja vibración (también por emociones, palabras o acciones negativas), que nos rodean pueden hacernos sentir especialmente mal en momentos en los cuales no estamos vibrando a una alta frecuencia.

Estar en un ambiente de personas que no nos desean bien, o que envidian algo que tenemos o, incluso, algo que somos, puede terminar afectándonos si lo permitimos.

Tener en cuenta que cuando estamos vibrando a una alta frecuencia (siendo optimistas, vibrando en positivo, queriéndonos, estando felices con hacer el bien, etcétera), las vibraciones inferiores no pueden afectarnos. Pero desde el momento en el que nosotros no vibremos de esta manera, todas estas energías inferiores pueden hacernos daño, sobre todo daño psíquico, ya que las enfermedades no son más que reflejos en el cuerpo físico del plano espiritual, mental y emocional.


Esas energías al vibrar y atacar desde esos planos (sobre todo emocional), tardan en afectar al cuerpo físico una vez estemos nosotros de bajón, pero con el tiempo sentiremos que nos falta energía, las cosas parece que no nos salen bien, pensamos negativamente, e incluso con el tiempo notaremos dolores de cabeza, físicos, etcétera.

¿Cómo saber si tenemos uno? (Patología de un gusano astral):

1. Ellos manipulan nuestra mente para que tengamos cierto tipo de "antojos" que suelen ser los que ellos prefieren, beber, sexo, azúcar, comida en exceso, cigarro, drogas, etc.
2. Pueden llegar a ocasionar traumas más serios como depresiones, trastornos de personalidad, para eso se necesita mucho tiempo, y que sean personas de carácter más bien débil o sumiso.
3. También pueden ocasionar trastornos energéticos, ya que son cuerpos energéticos extraños a nosotros, como pequeños bloqueos

Continuará "Guía de como eliminar larvas astrales y transmutar parásitos energéticos"...



Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: