sábado, 21 de marzo de 2015

Como será el fin del mundo. Según Stephen Hawking

En una entrevista grabada en 2014 para la cadena de televisión HBO con el actor y comediante británico John Oliver, el astrofísico Stephen Hawking contaba la siguiente parábola: los científicos construyen una computadora inteligente, la primera pregunta que le hacen es: "¿Existe Dios?" y la computadora responde, "ahora sí". Entonces, un rayo cae sobre el enchufe, de manera que la máquina ya nunca podrá desconectarse.


La fama inmortal de Hawking, nacido en Oxford (Reino Unido) el 8 de enero de 1942, pervivirá gracias a sus extraordinarios hallazgos en física teórica, como la radiación de los agujeros negros que lleva su nombre. Pero otra cosa es el origen de su amplia popularidad. Y descontando la imagen icónica de su silla de ruedas y su sintetizador de voz, o sus esfuerzos divulgativos en libros y documentales, no cabe duda de que para muchos Hawking se ha convertido en la privilegiada inteligencia que nos alerta sobre el fin del mundo, y cuyas advertencias merecen crédito por tratarse de quien es.

La parábola de la inteligencia artificial es un ejemplo de sus no muy halagüeñas visiones del futuro, un futuro que para él no se extendía más allá de un par de años cuando a sus 21 le fue diagnosticada una esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que le ha ido incapacitando progresivamente, pero a la que ha logrado sobrevivir durante más de medio siglo. Con su tiempo ganado, el hombre que no tenía futuro ha aprovechado para reflexionar sobre el de todos. Y estas son sus cinco versiones de cómo ese futuro podría acabar si no hacemos algo para evitarlo.

1. VIRUS ANIQUILADORES

La de los virus fue quizá una de las primeras amenazas para la humanidad subrayadas por Hawking. En una entrevista concedida al diario británico The Telegraph en 2001, el científico declaraba: "A largo plazo, estoy más preocupado por la biología. Las armas nucleares necesitan grandes instalaciones, pero la ingeniería genética puede hacerse en un laboratorio pequeño. No puedes regular cada laboratorio del mundo. El peligro es que, por accidente o por diseño, creemos un virus que nos destruya".

2. GUERRA NUCLEAR Y CAMBIO CLIMÁTICO

En el mundo aún existe un arsenal estimado de unas 16.300 armas nucleares. Son datos de la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS) actualizados a diciembre de 2014. De este arsenal combinado, "en torno a 1.800 cabezas nucleares estadounidenses y rusas están en máxima alerta, preparadas para un uso inmediato", señala la FAS. En otras palabras: aún existe capacidad nuclear para que mañana el mundo deje de existir.

En enero de 2007, Stephen Hawking y otros científicos anunciaban en Londres que el Reloj del Apocalipsis quedaba fijado a cinco minutos antes de medianoche, acercándose dos minutos más a las 12. Desde 1947, la junta directiva del Boletín de Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago, de la que Hawking es miembro, mantiene este símbolo que representa lo cerca que estamos del fin de la civilización a causa de una guerra nuclear. Con ocasión del anuncio, Hawking declaró: "Como ciudadanos del mundo, tenemos el deber de alertar al público sobre los riesgos innecesarios con los que vivimos cada día, y sobre los peligros que auguramos si los gobiernos y las sociedades no actúan ahora para dejar las armas nucleares obsoletas y prevenir un mayor cambio climático".

Respecto a esto último, en 2007 se incorporó por primera vez a este reloj el riesgo debido al impacto en el clima de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, la industria, la ganadería y la deforestación. Sobre el aumento del efecto invernadero, Hawking ha alertado de que "el peor escenario para la Tierra sería convertirse en algo como su planeta hermano, Venus, con una temperatura de 250C y lluvia de ácido sulfúrico".

3. INVASIÓN ALIENÍGENA

Los científicos llevan décadas rastreando el cielo en busca de señales de radio que delaten la presencia de civilizaciones extraterrestres, hasta ahora sin éxito. Estas investigaciones asumen la premisa de que, de hallarse algún día un rastro de seres inteligentes en otros lugares del universo, estos desearían comunicarse con nosotros de igual a igual.

Sin embargo, Hawking no comparte esta visión, inclinándose por la tesis de la invasión aniquiladora que tantas veces hemos visto en el cine. En un documental grabado para el canal Discovery en 2010,( Ver vídeo 1   el físico afirmó que debería evitarse todo contacto con civilizaciones extraterrestres. Hawking cree "perfectamente racional" que exista más vida inteligente en el universo, pero teme que estos seres hayan agotado los recursos en su planeta y se hayan convertido en nómadas espaciales en busca de nuevos yacimientos. "Si los alienígenas nos visitaran, el resultado sería parecido a cuando Colón arribó a América, lo que no fue muy bien para los nativos americanos".

4. LA REVOLUCIÓN DE LOS ROBOTS
"El éxito en la creación de inteligencia artificial sería el evento más grande de la historia de la humanidad. Por desgracia, también podría ser el último, a menos que aprendamos cómo evitar los riesgos", escribía Hawking junto con otros tres científicos en mayo de 2014 en un artículo para el diario británico The Independen t. El físico ha alertado sobre la posibilidad de que las máquinas inteligentes diseñen sus propias mejoras y superen a los humanos, "manejando los mercados financieros, inventando mejor que los investigadores humanos, manipulando a los líderes humanos y desarrollando armas que ni siquiera podamos comprender".

La visión de Hawking es compartida por muchos otros. El pasado 11 de enero el Instituto Future of Life, dedicado a investigar sobre los retos y riesgos que afronta la humanidad, publicó una carta abierta instando a que la investigación en inteligencia artificial (IA) no sea neutral en sus propósitos, sino que se oriente a objetivos beneficiosos como "la erradicación de la enfermedad y la pobreza". "Nuestros sistemas de IA deben hacer lo que queremos que hagan", precisa el documento. Entre sus cientos de firmantes se encuentra Hawking, miembro de la junta directiva del Instituto, así como el tecnólogo Elon Musk —cofundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors— y otros expertos pertenecientes a universidades o corporaciones como Google, Microsoft y Facebook.

5. EL BOTÓN QUE SE COME EL UNIVERSO
La puesta en marcha en 2008 del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el mayor acelerador de partículas del mundo, suscitó ciertos temores a que la máquina creara fenómenos físicos aberrantes y destructivos; temores sin fundamento científico, pero muy populares en internet. ¿Qué decir ahora, cuando es el más importante de los astrofísicos vivos quien afirma que el bosón de Higgs realmente podría comerse todo el universo

Estemos tranquilos: se trata tan sólo de una especulación teórica muy alejada de la realidad. En su prólogo al libro Starmus, 50 years of man in space, presentado el pasado septiembre con ocasión del festival internacional de astronomía Starmus en Tenerife, Hawking sugiere que a niveles extremos de energía la llamada partícula Dios podría volverse inestable. "Esto podría implicar que el universo sufriera una desintegración catastrófica hacia el vacío, con una burbuja de vacío expandiéndose a la velocidad de la luz". "Podría ocurrir en cualquier momento y no lo veríamos venir", agrega. Pero según Hawking, harían falta energías superiores a 100.000 millones de gigaelectronvoltios (GeV). La energía máxima que puede alcanzar el LHC es de 14 teraelectronvoltios (TeV), lo que equivale a 14.000 GeV. Es decir, que se requeriría la energía de más de siete millones de LHC. El físico aclara que tal acelerador de partículas sería mayor que la Tierra, y que semejante instalación "es improbable que se financie en el actual clima económico". Claro está, en este planeta. En otros, no podemos descartarlo.

... Y LA SOLUCIÓN: ESCAPAR DE AQUÍ


Los augurios de Hawking  no dan a la humanidad más de mil años de vida, o incluso menos. En 2006, el astrofísico sorprendió a los internautas al publicar la siguiente pregunta en el foro de consultas Yahoo! Answers: "En un mundo de caos político, social y medioambiental, ¿cómo puede la raza humana sobrevivir otros cien años?". En la entrevista para la HBO mencionada al principio del texto, reiteraba que aún desconoce la respuesta; a lo que Oliver, el entrevistador, replicó: "Estamos completamente jodidos".

Hawking no vislumbra salvación para la Tierra, pero sí para nuestra especie: salir al espacio y colonizar otros mundos, crear una copia de seguridad de nuestra civilización. "La raza humana no debería tener todos sus huevos en la misma cesta, o en el mismo planeta".



Vídeo 1








Fuente: Javier Yanes- El Huffington Post


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: