martes, 10 de febrero de 2015

Entender el dolor

El dolor es una sensación subjetiva y desagradable, muy temida para los seres humanos e incluso los animales. Entender bien su origen y saber diferenciarlo, no es una tarea fácil, pero tampoco es exclusivamente trabajo de los profesionales sanitarios.

Solo es necesario tener un mínimo de autoconocimiento sobre el funcionamiento del propio cuerpo y conocer los diferentes factores que causan dolor.

Algunos de esos factores son: el factor emocional, los factores patógenos externos, el desequilibrio de los órganos internos que pertenecen a factores internos, y el factor traumático.

El factor emocional
Sabemos que cualquier emoción en su estado de exceso, puede desencadenar un bloqueo circulatorio energético y de sangre (qi – xue), que el cuerpo lo traduce como dolor.

La Ira, causa la ascensión del qi, y desencadena dolor de cabeza, también bloquea la energía del hígado y provoca dolor en los costados.

El exceso de alegría ralentiza la circulación de qi, que enlentece su función del empuje de la sangre, y puede provocar émbolos que obstruyen los vasos sanguíneos causando dolor.

La Tristeza fulmina el qi, provoca insuficiencia energética, causa cansancio y dolor generalizado.

Un exceso de reflexión daña la energía de bazo – estómago, causa deficiencia en la producción del qi, alterando su función de drenaje de la humedad y provocando su estancamiento en el cuerpo, lo cual produce dolores de tipo reumático.

El pánico causa prolapso del qi, perjudica la energía del riñón y a largo plazo los debilita pudiendo padecer lumbalgias.

Factores patógenos externos

Los factores patógenos externos son aquellos factores climáticos como el frío, el calor o fuego, la humedad, el viento y la sequedad. Estos pueden afectar al cuerpo de la forma individual o en grupo.

Muchos de los dolores que padecemos son por Frío. Este contrae la musculatura y el sistema vascular, dificulta la circulación energética causando dolor. Todos los dolores que se alivian con la aplicación de calor, tienen su origen en el frío o la insuficiencia de Yang (energía calórica).

El Calor leve causa picor, el calor intenso o fuego, causa dolor, como la amigdalitis: afectación de calor acumulado en la garganta.

La Humedad, cuando afecta el sistema superficial, causa dolor generalizado, y si afecta las articulaciones o el sistema tendido muscular, causa dolor de tipo reumático.

El Viento afecta al sistema superficial, causa dolor de cabeza y en las articulaciones, dolor y rigidez en la espalda y aversión al viento. Si afecta a la musculatura, causa dolor migratorio y enfermedades diversas como el herpes zoster etc.

Factores Internos

El desequilibrio de Ying - Yang, del Qi –xue, también puede desencadenar dolores. La insuficiencia de Ying (energía refrescante) en cualquiera de los órganos internos, provoca un ascenso de Yang de dichos órganos, y causa dolores de tipo Yang (calor o fuego).

Ej. Si hay insuficiencia de Ying en el estómago, provocará ardores o acidez, halitosis, aftas bocales o gastritis crónica. Si hay insuficiencia de Ying en los pulmones, causará dolor y sequedad en la garganta y la nariz. Si hay insuficiencia de Ying en el corazón, se puede padecer gingivitis y aftas linguales. Si la insuficiencia de Ying está en el hígado, los dolores aparecerán en la cabeza, se manifestará conjuntivitis aguda o crónica y diversas dolencias ginecológicas.

Cualquiera de las insuficiencias de dichos órganos a largo plazo, perjudica el Ying de los riñones, que es por donde reside el Ying de todo el cuerpo, y causa, a parte de cualquiera de las sintomatologías arriba mencionadas, lumbalgias y dolor en las rodillas. La insuficiencia de Yang (energía calórica) de los órganos internos conlleva generalmente a la insuficiencia del Qi, ya que el Yang y el Qi se relacionan y se transforman mútuamente, es decir, el calor se pude convertirse en energía y viceversa. Además, el Qi actúa como fuerza de empuje de la sangre, por lo que, cuando hay insuficiencia de Yang, aparecen dolores tan diversos como dolor muscular local o generalizado, y dolores de tipo circulatorio, dolor en las extremidades dístales (dedos de las manos y los pies), que se agravan con el contacto con el frío y dolor estomacal que se agudiza con el consumo de comidas o bebidas frías. Los dolores ginecológicos se alivian con la aplicación de calor.

Factores Traumáticos

Los factores traumáticos incluyen dolores que se deben a cualquier traumatismo accidental o quirúrgico y malos hábitos cotidianos. Cualquier herida o cicatriz puede alterar la correcta circulación de la sangre en la zona afectada provocando dolores de tipo circulatorio y de insuficiencia energética de Yang Qi (que siempre se alivia con la aplicación del calor). Cabe diferenciar que, los dolores de tipos infecciosos e inflamatorios se alivian más con la aplicación de frío y rechazan el calor.

Los dolores causados por hábitos inadecuados son más difíciles de detectar, los afectados son inconscientes de sus actos erróneos. Y eso hace que sean de difícil diagnóstico, implicaría una mayor investigación sobre todos los hábitos cotidianos del afectado. Uno de los más importantes es el hábito de dormir, dichos dolores son fácilmente confundidos por el sobre esfuerzo laboral y por el proceso degenerativo, (la artrosis o la osteoporosis).

También hay que prestar una especial atención al dolor radicular recurrente relacionado con la columna vertebral, generalmente implican posible compresión de algún nervio por desgastes de las vértebras o por hernias discales. Sin descomprimir dichos nervios, cualquier tratamiento será en vano, especialmente mencionar dolores de cabeza o migrañas, tortícolis, hernias discales cervicales o lumbales, dorsalgias, ciática, son difíciles de erradicar si no es por la descompresión de los nervios afectados y la corrección de los malos hábitos.

Autor : Wu shi Li Chen
Fuente: Saiku Hay otra vida Posible

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: