martes, 9 de diciembre de 2014

Del miedo al amor parte II

Parte anterior

Ejemplos de comportamientos en el lado oscuro

• Adquirir una apariencia externa que sólo refleja tu miedo interior. Tu ego siempre quiere que creas que no tienes el suficiente valor así como eres, entonces te invitará a adquirir formas, prendas, lujos, y hasta colores "de temporada" para sentirse aceptado. El ego te hace sentir miedo al rechazo y hará lo necesario para adquirir una imagen que sea aceptada. Tu ego te hará sentirte valioso por tu imagen, por el automóvil que usas, por la ropa que te pones, por las posesiones que has acumulado, por el dinero que tienes. Pero cuando dejas esas manifestaciones de miedo al rechazo y te identificas con el amor, éste nunca se preocupa por impresionar a nadie mediante símbolos externos de condición social. El amor se expresa fluyendo fácilmente a través del servicio de Dios y el servicio a los demás. A tu identidad espiritual, donde encuentras el amor, no le interesa cómo vistes, o cómo envuelves el regalo o qué piensan los demás. El amor, tu amor, sólo se interesa por dar y compartir; y además no pide nada a cambio, su regocijo ya se sucede implícito en el placer de dar. Y es que el amor está seguro en tu interior y no le preocupa cómo es percibido. El ego está con miedo en tu exterior y se preocupa constantemente en su deseo de aceptación.

• Insensibilidad y falta de respeto. Cada vez que rechazas a alguien o lo maltratas, estás actuando con base en tu ego. Cada expresión que refleje insensibilidad de tu parte y falta de comprensión por los otros es un fiel reflejo a la vez de tu ego dominando tu vida, favoreciendo una y otra vez la conciencia de separación. En esos momentos no tienes ni la más mínima cercanía con el amor auténtico, donde se sabe que todos somos uno y que el error de los demás no se trata de maldad, sino de ignorancia. Además, cuando atacas a alguien, siempre se trata de tu miedo a ser atacado precisamente por ese alguien. Veámoslo en tercera persona: siempre que alguien te amenace, ten la certeza de que se trata de alguien que te tiene miedo, de lo contrario, ¿por qué necesitaría amenazarte? Eres un peligro para esa persona y por ello se adelanta amenazándote, es su miedo en acción.

• Evitas la verdadera intimidad. El ego te puede susurrar al oído que el amor es un ideal sublime y deseable, pero que está lleno de peligro y mejor sea no intentado. Tiene miedo. Es más fácil hablar del amor que vivido, es más seguro disertar acerca del amor que experimentado. Quizá por ello el ego se hace tan intelectual y el espíritu tan cercano al corazón.
• No quieres saber nada acerca de Dios y Sus manifestaciones de amor. El ego siempre te hará rechazar todo libro o conferencia, todo programa de radio o televisión que verse acerca de un contacto personal con Dios. Y es que de aceptado, tu ego quedaría al margen. Tu ego siempre te dirá que es de tontos asistir a ese curso que te dio curiosidad donde te enseñaban a amar, tu ego siempre te convencerá que dejes de leer este tipo de literatura y mejor leas alto útil como las finanzas o la política. En lugar de ver un programa de televisión que incremente el conocimiento de su verdadero ser, su ego elegirá un programa lleno de chismes de la farándula. El ego tiene miedo y eso mismo te instigará.
Éstos son algunos de los clásicos comportamientos que reflejan miedo en tu vida. Pero ten la certeza de que ese miedo es simplemente una consecuencia de tu ignorancia al no saber quién eres en verdad, al confundirte con la identidad de tu ego, tu falso yo. Pero cuando decidas pasar del lado oscuro a la luz, ahí podrás ver con claridad quién eres y te maravillarás de conocerte en verdad, abrazarás tu identidad espiritual, tu verdadero yo, conocerás que eres una divina parte del Todo y actuando perfectamente con base en un plan de Dios. Todo está bien, básicamente bien. Algunas maneras en que he llegado a conocer para vivir más mi identidad espiritual y así experimentar lo que creo es el verdadero amor son mis ...

Sugerencias para evolucionar pasando al Iado de la luz

• Sé tú, independiente de la opinión de los demás.

Éste es uno de las más antiguos y a la vez más difíciles consejos a seguir por la tremenda influencia que tiene el ego en nuestra sociedad, pero cuando lo logres, te juro que conocerás lo que es la verdadera libertad. Cuando tengas el impulso de necesitar reconocimiento, atrápate y repítete en tu interior: "¡ Soy digno de ser apreciado así tal cual soy!", y créelo. Te llevarás la sorpresa de que la identidad espiritual de los demás alcanzará a detectar la tuya y te aceptarán, independientemente de tu imagen. Esto que te acabo de afirmar nunca te lo permitirá creer tu ego, quien siempre te hará preocuparte y tener cuidado de tu imagen. Pero cuando asciendas a un nivel espiritual, te darás cuenta de que la imagen es importante, muy importante, en otra dimensión, pero ya no en la tuya. Sabe que ya estás completo. Ya estás completo. No necesitas adornos ni actitudes estereotipadas, ya estás completo. Sábelo.

• Encuentra la bondad en los demás. Reza un precepto bíblico: "El que busca encuentra". Encontrar bondad en alguien bueno cualquiera lo puede hacer, hasta el ego. Pero encontrar bondad en alguien hostil y majadero, requiere de un talento para buscar con la fuerza del espíritu. Tu yo espiritual, tu yo superior, así encuentra a todos, a todos los ve como almas buenas, algunos quizá sólo se hayan perdido en el camino, pero hay bondad también en ellos. Aprender a ver para encontrar la bondad nos permite amar.

• No discutas. Cuando alguien te insulta te lanza una invitación a gastar tu energía en reaccionar. No entregues tu energía al mal. No entregues tu energía a alguien que quiere discutir contigo. Mi consejo: simplemente mÍrale con ojos de amor y pásate de largo, a lo mucho, en tu interior envÍale una bendición y sigue tu camino. La misma Biblia reza: "No le des de comer miel a los cerdos", y desde hace años que lo leí se me hizo una metáfora muy fuerte que en algún momento pensé favorecía la separación y era afirmada por el ego. Luego de un tiempo la llegué a comprender como una estrategia espiritual de respeto ante la evolución de los demás. Procura crecer y evolucionar al grado de que cada vez más te identifiques con tu espíritu y ahí te sabrás completo. Si estás completo, qué necesidad tienes de nada. Ni siquiera de tener la razón. Pruébalo.

• Acepta el divino riesgo de intimar y decide disfrutarlo. Es muy diferente tratar de "tener" una pareja para llenar el vacío que nuestro ego nos hace sentir en nosotros mismos y así depender de la otra persona, a saberte divinamente completo y elegir "compartir" con alguien tu persona completa por el placer de dar. Si permites que tu ego te guíe buscarás tener a alguien para manipularlo y para satisfacer tus propios intereses carnales e emocionales, incluso para llenar muchos vacíos que tienes desde tu infancia; pero si decides ascender a otra dimensión, si decides identificarte con tu yo superior, con tu yo espiritual, podrás saber que ya estás completo y que resulta divino el compartirte con alguien más si lo deseas. Si eliges una relación basada en el ego, tu identidad con sentirte incompleto será lo que puedas dar a la otra persona, un ser incompleto. Pero si decides una relación espiritual, intimarás con alguien compartiéndole tu ser completo. En una relación así, desaparece toda necesidad (requerimientos del ego) y surge una divina preferencia por convivir con ese alguien (opción espiritual). Espero que algún día conozcas esta divina forma de relacionarte y el riesgo a intimar se convierta en una divina aventura.

• Haz algo por conocer más a Dios. Sé que Dios nos está llamando a todos, no tiene elegidos ni preferidos. Nos invita a todos. Yo entiendo a Dios como una energía presente en todo y en todos. Y el llamado que nos hace es a damos cuenta de que es así. La imagen de un Dios paternal, alguien que está "allá arriba" resulta muy útil en determinado momento de la evolución personal en que la figura de un padre es más entendible que la energía presente en el Todo. Pero ya sea de una u otra forma, con una metáfora u otra, el llamado es una invitación. En la religión que aprendí desde niño me enseñaron que Dios era omnipotente, pero yo tengo mis dudas. Ésta es una de las herejías que me permito decir en esta etapa de mi evolución. ¿Será Dios verdaderamente omnipotente, es decir, lo puede todo? Yo creo que no y lo creo precisamente por la enorme bondad que debe tener. Nos quiere tanto que nos dio libertad total de creer en él o no. De hecho "no puede" imponerse y hacer que lo amemos forzosamente. Sólo nos invita, pero respeta ante todo, incluso ante Él mismo, nuestra libertad para decidir amarIo o no, seguir sus recomendaciones o no, creer que existe o no. Tal vez el libre albedrío que nos dio está por arriba de su enorme poder. Dios no puede imponerse y hacer que le amemos. Dios quizá sólo pueda, a lo mucho, invitamos a ello. ¡Qué hermosa manifestación de amor! De ese amor deberíamos aprender los humanos. Si ni Dios se nos impone para amarIo, ¿por qué insistimos en que alguien nos ame a en contra de su voluntad? Para lograrlo, a veces hasta recurrimos al chantaje. Ésa es otra diferencia entre el espíritu divino (Dios) y el ego (tan humano). Tú eliges con quién identificarte, con ego o con espíritu. Pero si eliges el segundo deberás hacer algo. ¡Haz algo para encontrar a Dios! ¡Haz algo para sentir su presencia en ti! Dependiendo de tu grado de evolución, ese algo consistirá en ir a misa, o en meditar, en rezar o en perdonar, no importa, el caso es que hagas algo.

Si quieres saber más acerca de conocer a Dios, te recomiendo mucho dos libros, uno de Deepak Chopra llamado precisamente Conocer a Dios, el segundo Conversaciones con Dios de Neal Donald Walsh. Consíguelos y ahí entenderás más de lo que aquí escuetamente te he dicho. Sólo que si consigues el libro, ¡tendrás que leerlo! ¿Ves cómo tienes que hacer algo? Hacer, hacer, hacer es la clave para generar resultados. No te quedes nada más observando, actúa en consecuencia a le que estás descubriendo aquí y ahora.

El haber adquirido este libro y además leerlo, ya es une manifestación más que evidente de que estás transitando por tu sendero espiritual en la búsqueda de tu yo superior. Lo vas a encontrar, lo puedo apostar.


A estas alturas ya sabes lo que es el ego, ya sabes que el desafío más grande de la vida es tomar la decisión de ser verdaderamente libre y feliz. Ya recibiste la invitación a conocer tu yo espiritual, ya descubriste cómo pasar de la necesidad de ganar a la paz, de la mentira a la verdad y del miedo al amor. Podría apostar que te sientes en verdad diferente, y no sabes cuánto me alegro. Me siento profundamente unido a ti y emocionado por permitirme entrar a tu vida a hacerte meramente una invitación, pero más emocionado todavía me siento por percibir que a tu modo y a tus tiempos, has decidido aceptar mi invitación y hacer algo, hacer algo como leer este libro y empezar a ver la vida con los ojos de una Nueva Conciencia espiritual que es la única manera de hacer de este mundo una auténtica belleza donde el verdadero éxito en la vida se sucede en nuestro interior, en nuestra esencia. Por ello me resulta imperioso platicarte de cómo aprendí a pasar ...

Continuará...


Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 292 Volumén 2: Del Miedo al Amor

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: