miércoles, 19 de noviembre de 2014

Feng shui: la cocina

Corresponde a uno de los espacios más usados por algunas familias. Simboliza el punto de encuentro para muchos, algunos poseen un comedor de diario en ella, en donde los niños hacen las tareas o donde se trabaja con mayor comodidad.
Es uno de los lugares que se relaciona con el instinto, en donde nos alimentamos por necesidad y en donde almacenamos nuestro combustible para sobrevivir.

En Oriente se cree que si se cocina con amor, se llena de fertilidad todo el hogar, pudiendo inundar de una sensación positiva a cada miembro de la familia.

En ella convergen dos elementos, el agua y el fuego, los que se deben armonizar para minimizar a uno y potenciar al otro. Sólo logrando un equilibrio se puede armonizar este espacio vital.

La primera recomendación es que el horno y los platos de la cocina no deben enfrentarse al refrigerador ni con el lavaplatos.

Tampoco la cocina debe estar bajo la ventana o arrinconada, porque esto potencia las energías negativas.

Lo otro importante es tener el refrigerador siempre a mediana o completa capacidad, no desbordado o desocupado, esto además de ser una evidente fuga de recursos reviste un llamado a la miseria o precariedad.

Los chinos generalmente, para no tenerlo vacío, ponen un pocillo lleno de arroz para llamar a la abundancia.

Los expertos recomiendan utilizar los fuegos juntos en un sector separados por una mesa o comedor de las aguas, de esta manera se neutraliza la dualidad de elementos.

La cocina implica riqueza, felicidad, amor, unidad, es un buen símil de lo que la vida representa, incluso algunos expertos la de finen como la parte más importante de la casa.
La persona que cocina no debe quedar con la espalda hacia la puerta, si esto sucede, se debe poner un espejo en la pared que queda inmediatamente atrás para aumentar el éxito de la familia y cuidar sus ingresos.

También se cree que se deben usar todos los platos de la cocina, porque es común que la persona que cocina usa los más prácticos, porque este uso equitativo permitirá potenciar al máximo los ingresos familiares.

Se recomienda que siempre la cocina quede al este o sureste del centro de la casa, y la cocina misma debería quedar en la pared sur o en una isla al medio de la habitación.

Siempre se aconseja que sea muy bien ventilada, con una muy buena luminosidad natural y artificial, debe ser amplia y ojalá blanca, o combinada con colores cálidos y brillantes.
Los muebles deberían ser de madera natural o sin mucho tratamiento, las frutas deberían estar a la vista y se deberían tener flores frescas con frecuencia.

Se recomienda que este espacio sea lo más alineado o parecido al resto de la casa, porque en general queda conformado como un espacio muy distinto al resto, en donde se cae en el extremo o se invierte en ella o no se invierte en nada porque en teoría es un espacio que no se ve o al que las visitas no tienen acceso.

Si el lavaplatos se ubica al frente de la ventana o está al oeste, se deberá utilizar una cortina o persiana para aplacar los rayos del sol, porque sino será imposible trabajar hasta cuando baje la intensidad del calor en especial en épocas más calurosas.

También se puede instalar una planta que permita cortar el mal Qi.

Si esta habitación se encuentra cerca de la entrada principal, impide el ciclo natural de la alimentación porque estimulará el olfato desde que se llega a la casa.

Nuevamente es recomendable ubicar un objeto que llame la atención y no nos haga siempre mirar hacia la cocina o detenernos antes de proceder con nuestras tareas al llegar a casa.

Si cuando estamos cocinando no se puede divisar la puerta, brinda desprotección, falta de concentración e inseguridad a la persona que cocina, lo que se soluciona instalando un espejo que nos muestre la puerta a distancia o un objeto ruidoso que indique cuando alguien entra.

Si no tiene ventana, es un punto grave en el Feng Shui porque todas las acciones que se realizan dentro de la casa, deben conectarse en algún motivo con la vida exterior de cada persona y de cada familia. En este caso y si no es posible hacer al menos una entrada de luz natural, se debe mantener la puerta abierta, y fuera de ella deberíamos ubicar una planta o una fuente de agua.

Otra opción es poner un color verdoso o café claro que nos una en un sentido figurado con el jardín.

Si el refrigerador se encuentra frente a la puerta, puede ser un distractor que nos puede llevar a comer sin control.


En cuanto al piso, debe ser de madera o cualquier material que sea fácil de limpiar y secar. Siempre se debe priorizar lo práctico y lo más armónico.

En Oriente se usa el corcho que es el material más Yin para la cocina, en donde predomina el Yang.

La óptima circulación del aire es vital para que la energía circule con libertad.

Los muebles son fundamentales porque siempre debe estar ordenada, despejada y con lo que se usa con mayor frecuencia más a la mano, de esta manera no desperdiciaremos energía y se podrá impedir que el Qi se estanque.

El acero inoxidable es otro material que se recomienda, aunque no es aconsejable tecnologizar en demasía este espacio y menos incorporar televisión en ella.

Otro punto importante son las cañerías y desagües, siempre se deben mantener en buen estado porque nunca es recomendable mantener espacios con humedad o fugas de agua.

Pensemos que la cocina ya es bastante húmeda por los vapores que despiden las ollas.

No se recomiendan las cocinas eléctricas y se prohiben los microondas, porque afectan la salud de los alimentos lo que repercute en las personas.

Fuente: Magia Interior

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: