miércoles, 1 de octubre de 2014

¿Tienes un objetivo?

"El Secreto de la Vida, radica dentro de uno. Deja de Buscar afuera"
-Juan Carlos Fernández  
OBJETIVOS
¿Tienes un objetivo?

Si queremos llegar a algún lugar, conseguir alguna cosa, es necesario que sepamos a donde queremos ir, que es lo que queremos conseguir.

Esto, que parece tan obvio es algo que difícilmente ocurre, es lo que más falta en las personas.

Si con un poco de paciencia fueses parando a cada una de las personas que pasan por la calle te asustarías con lo que ciertamente constatarías.

La mayor parte de la gente no sabe lo que quiere realmente.

Quieren salud, dinero, amor… Les gustaría tener esto o aquello, pero son siempre cosas muy vagas, algo muy general y sin ninguna fuerza de materialización.

Son pocos los que saben a donde quieren llegar y es exactamente por eso por lo que son pocos los que llegan, los que tienen éxito, los que consiguen lo que quieren.

OBJETIVO, PUNTO DE PARTIDA
El objetivo tiene que ser claro y concreto. Tenemos que saber lo que queremos si queremos programarnos y conseguir lo que queremos. El objetivo es el punto de partida de cualquier cosa.

Haz una pausa y pregúntate a ti mismo.

¿Tengo un objetivo definido por el cual luchar?

¿Sé lo que quiero de la vida?

¿Puedo describir en un papel lo que quiero realmente conseguir?

Coge un papel y una pluma, ahora mismo, y escribe tus objetivos.

¿Listo? ¿Has escrito algo?

Si no has conseguido escribir nada es porque, como la mayoría de las personas, no sabes lo que quieres, no sabes para donde ir ni que hacer.

El resultado normal de eso es andar insatisfecho por la vida, luchando mucho y por muchas cosas, pero sin llegar a la realización, diciendo que los otros tienen suerte y que tú sólo tienes mala suerte, pues no has conseguido avanzar en nada; poniendo siempre la culpa en los otros, pensando que son ellos los que complican tu vida.

Pero si no sabes a donde quieres ir realmente ¿Cómo vas a llegar?

Si has escrito salud, dinero, amor… Continúas como la mayoría que también quiere estas cosas pero que no hace nada para alcanzarlas, pues son objetivos muy vagos, muy generales sin fuerza para motivar a nadie.

Sin duda, les gustaría tener salud, dinero, pero en el fondo piensan, y están convencidos de estos, que tales situaciones son sólo para los otros, para los que tienen suerte en la vida.

De este modo, la gente consigue aquello en lo que cree y que es exactamente lo contrario de aquello en lo que parece creer. Parece que quiere dinero, pero sabe y piensa, que no puede conseguirlo, porque eso es sólo para los que tienen suerte. Esos si, consiguen lo que quieren porque nacieron con estrella, nosotros, no, nosotros estrellados… en el suelo.

Al creer que algo no es para nosotros, se materializa y por eso no lo conseguimos.     

Si has escrito objetivos bien definidos, claros, específicos e incluso detallados… ¡Enhorabuena!

Eres uno de los pocos que saben lo que quieren y yo te garantizo que, con lo que vas a aprender en este libro, conseguirás alcanzar tu objetivo, y no por suerte sino por merecimiento, porque vas a poner en acción las causas y así, conseguir los efectos que buscas.

Tanto si estas en el primer caso como si estas en el segundo, no te preocupes. Estas leyendo estas páginas y esto muestra que hay en ti un interés por el cambio, un deseo de saber que es necesario hacer para modificar tu vida.

CUATRO GRANDES VENTAJAS DE TENER UN OBJETIVO
El objetivo es el punto de partida para cualquier realización.

Pero antes de nada veamos por que el objetivo es tan importante.

El es el motivador fundamental de la vida. No hay nada peor que no saber hacia donde ir.

¿Cómo repercute en la persona el objetivo?

Napoleón Hill, gran especialista en el tema del éxito y de la realización personal habla de cuatro grandes ventajas del tener objetivos en la vida.

Escucha lo que dice:

1- La primera gran ventaja está en que tu subconsciente empezará a trabajar según la ley general que dice:

"Lo que la mente concibe y acoge con fe, lo transforma en realidad". Al visualizar la meta que persigues, tu mente queda magnetizada y empieza a trabajar para ayudarte a alcanzarla.

2- Al saber lo que quieres, surge en ti, naturalmente, una tendencia a escoger el camino adecuado, a seguir la dirección acertada, y así partes hacia la acción.

3- El trabajo ahora se hace agradable. Te sientes motivado para pagar el precio debido. Programas tu tiempo y tu dinero. Estudias, piensas, haces planes.

Cuando más piensas en tus objetivos, más te interesas por ellos. Acabas entusiasmándote; tu interés se hace ardoroso.

4- Consigues ver las oportunidades que se te ofrecen para la consecución de tus objetivos, a medida que van surgiendo en la experiencia diaria. Sabiendo lo que quieres, identificas con mayor facilidad esas oportunidades.

Primera ventaja:
La primera gran ventaja: Tú subconsciente tiene una meta definida.

El subconsciente tiene 4 una fuerza increíble. Es capaz de hacer cosas que a ti, en este momento, te parecen imposibles. Pero tiene necesidad de un director, de alguien que le diga lo que tiene que hacer y le dé motivos para hacerlo.

Lo demás corre por su cuenta.

El objetivo es exactamente esto: el director y la motivación.

Por eso no sirve como objetivo algo indefinido poco preciso.

Tiene que despertar un deseo ardiente.

¿Te acuerdas del deseo del joven que estaba con la cabeza debajo del agua?

Ese es el deseo que debe surgir ante el objetivo. Sólo un deseo como ese tiene poder de director y de motivación para el subconsciente.

Entonces si, el subconsciente empieza a trabajar para conseguirlo y un día lo consigue.

Segunda ventaja:
Ahora que sabemos a donde queremos ir, podemos empezar a andar.

Aunque no sepamos todavía cual es el camino adecuado, podemos preguntar, pues sabemos a donde queremos llegar.

Actuar es la consecuencia natural de quien sabe lo que quiere.

Tercera ventaja:
De esta manera, la acción empieza a resultarnos placentera y agradable, una vez que estamos comenzando a construir algo que queremos realmente. Pensamos, hacemos planos, nos interesamos, nos sentimos motivados.

Cuarta ventaja:
Ultima ventaja: Quien sabe lo que quiere ve la vida de otra forma y descubre las oportunidades con mucha mayor facilidad.

El refranero clásico Español se vale de un refrán sencillo y claro para expresarlo: "Quien no sabe lo que busca no sabe lo que encuentra".

Continuará...

  Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima

Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 272 Volumén 2: Objetivos, Motivación y Fé

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: