jueves, 9 de octubre de 2014

Objetivos, Motivación y Fé parte final


NO BASTA SABER

En la vida no basta saber. Podemos saber mucho sobre salud y estar enfermos, podemos saber mucho de psicología y ser psíquicamente desequilibrados, pues hay discrepancia entre lo que se sabe y las creencias del subconsciente.

Muchas creencias del subconsciente crean problemas enormes: complejos, sentimientos de culpa, inseguridad, miedos, tensiones, etc.

Pero el peor de los complejos es el que abarca el consciente y el subconsciente juntos.

Hay cosas en las que creemos también conscientemente (ya vimos que esta es la fe completa): las creencias políticas y religiosas son muy fuertes.

¿Cómo se sabe si una determinada creencia es o no factor de desequilibrio?

Si ves que alguien defiende una idea diferente de la tuya, sobretodo en materia de religión o de política (aunque también en otros campos) y te sientes emocionalmente tenso y no admites que otro piense de forma diferente de la tuya, es necesario tener cuidado con esa creencia tuya. Puede ser un complejo.

Cuando la emoción entra con fuerza en una discusión y no se consigue controlarla, es porque se tiene miedo.

La religión que se fundamenta en el miedo, es una religión inferior.

El hombre espiritual es alguien que ama, un ser libre que se siente en paz.

Cuanto más miedo, mayor dificultad para conseguir creer positivamente en algo.

La fe nos hace dueños y señores del universo. El miedo nos esclaviza.

Crea hábitos e imágenes de confianza, fuerza, convicción, riqueza, bienestar y abundancia. Cree en estas cosas y las conseguirás.

PUNTOS PARA RECORDAR
1- La emoción es una aliada fundamental para la materialización de cualquier pensamiento. Hay siempre un componente emocional, tanto en la manutención como en el cambio de cualquier ideología.

Queramos o no queramos, nos empeñemos o no en negarlo, la verdad es que la razón siempre esta teñida con el color de la emoción.

2- Las tres emociones positivas más poderosas son: la fe, el amor y el sexo. La emoción con mayor poder de destrucción es el miedo.

3- El objetivo, si está unido a emociones positivas, tiene toda la fuerza que necesita para convertirse en realidad.

4- No es necesario que las tres emociones se den juntas, aunque esto sería lo mejor. La fe, ella sola, es capaz de mover montañas.

5- El mundo está lleno de personas que dicen tener fe, así como de personas que afirman amar. Si eso fuera verdad, el mundo sería muy diferente.

En realidad, tanto en lo que llaman fe como en lo que llaman amor o seco, falta un componente básico y por eso estas fuerzas dejan de ser positivas y transformadoras.

La fe sin este componente es lo opuesto a la creencia: es miedo, lo mismo ocurre con el amor que se convierte en egoísmo y con el sexo que se convierte en posesión. Estas tres emociones son factores de destrucción.

6- Las oraciones no funcionan porque rezamos para que ocurra una cosa, pero con miedo de que ocurra lo contrario.

Rezamos para que recupere una persona, pero creemos que puede morir. No se cree en la oración.

7- Una puerta está abierta o cerrada. Puede estar más o menos abierta, más o menos cerrada, pero no podemos decir que está cerrada cuando no está aunque sólo falten dos centímetros para estar cerrada. Aún así, está abierta y un ladrón encontrará la misma facilidad para entrar que si estuviese totalmente abierta. Puede llevar a engaño a quien pasa por la calle, pero no a quien se aproxima, este ni encontrará dificultad para entrar.

8- Lo mismo ocurre con la fe. Se tiene o no se tiene.

Se confía o no se confía.

Decir: “Creo, Señor, pero aumenta mi fe” es lo mismo que decir:

“Me gustaría creer, Señor, pero no consigo”. Podemos estar más o menos cerca de la fe, así como la puerta puede estar más o menos abierta, pero sólo la fe verdadera es capaz de mover montañas.

9- Para que la fe sea realmente fe es necesario que crea el subconsciente. La fe consciente que se armoniza con la fe subconsciente es la fe capaz de transformar en realidad aquello que cree.

10- Lo que se llama milagro es el resultado de una fe.

Los Milagros son realizados por personas de ideologías diferentes: católicos, espiritistas, creyentes de cualquier religión, y por personas que no tienen ninguna religión específica.

El milagro no prueba que estamos en la verdad; lo único que prueba es que hubo alguien que tuvo fe en algo que era posible.

11- En la vida no basta saber. Podemos saber mucho sobre salud y estar enfermos; podemos saber mucho de psicología y ser psíquicamente desequilibrados.

Puede haber discrepancias entre lo que se sabe intelectualmente y las creencias del subconsciente.

Estas creencias son la causa de una serie de complejos, sentimientos de culpa, inseguridad, miedo, tensiones, etc.

Haz que tu subconsciente abrigue siempre imágenes de confianza, fuerza, riqueza, bienestar y abundancia. Cree y tendrás todo lo que quieres.

Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima

Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 272 Volumén 2: Objetivos, Motivación y Fé

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: