miércoles, 22 de octubre de 2014

La terapia del espejo. {Enric Corbera}

Sin duda es una de las terapias más directas y reveladoras a la vez que sencillas que podemos usar para adentrarnos en nuestro inconsciente.

Antes de explicar en qué consiste hay que dejar claros algunos conceptos que nos ayudarán a entenderla mejor. Tenemos el concepto de la sombra que debemos a Carl Gustav Jung y que nos dice frases como, “Lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino”, o “Prefiero ser una persona completa antes que una persona buena”. Lo que nos quiere decir es que tenemos que investigar en la oscuridad de nuestro inconsciente puesto que la sombra la estamos manifestando siempre.
El espejo se produce cuando proyectamos nuestra sombra en los demás, y ésta se manifiesta cuando aquello que vemos en los demás nos molesta muchísimo, de una manera desmesurada y sobre todo en cosas de escasa importancia.

¿Cómo distinguir la sombra?

Las relaciones son el mejor sistema para conocernos a nosotros mismos ya que nos relacionamos con nosotros a través de los demás.

Una forma de verlo es a través de los excesos:

-Sentimientos exagerados contra los demás

-Acciones impulsivas o inadvertidas

-Sentirse humillado

-Relaciones en las que provocamos el mismo efecto desestabilizador a diferentes personas.

-Enfados desproporcionados

-La atracción a lo morboso, accidentes, notícias malas.

Cada vez que respondemos a favor o en contra de alguna cosa y nos mantenemos inflexibles, es muy posible pensar que nos adentramos en el territorio de la sombra.

Históricamente el hombre y la mujer han acumulado en sus arquetipos muchas memorias de dolor, represión,violencia, sufrimiento, abusos, etc.

La bioneuroemoción centra su atención en como nuestro cuerpo refleja todas esas emociones que se hallan en nuestro inconsciente (la sombra).

Espejos practicos en nuestras vidas

-El espejo directo: En él vemos reflejadas nuestras creencias en tiempo real. Un ejemplo puede ser cuando alguien nos molesta de una manera exagerada nuestra percepción.

-El espejo de nuestros juicios: Es uno de los más reveladores ya que todo aquello que juzgamos como “malo” o “improcedente” reaparecerá de diferentes formas en nuestras  vidas hasta que dejemos de juzgarlo. Nuestros juicios son el imán que atrae situaciones para que los viva.

-El espejo de nuestro árbol genealógico: Vivimos experiencias y relaciones que tienen que ver con nuestros ancestros. Su función es liberar el inconsciente colectivo familiar.

-El espejo de nuestro mayor bien: Acostumbramos a ser nuestros mayores críticos. Cuando somos capaces de hacer conscientemente estas críticas y cambiarlas, entonces empezamos a ser compasivos nosotros y así lo podemos ser con los demás. Aprender a ser flexible conmigo mismo nos permite ser flexible con los demás.

-El espejo de nuestras situaciones diarias.

-El espejo de nuestra “noche oscura del alma”: Situaciones muy exageradas donde nuestro mundo se precipita en el caos y surgen nuestros mayores miedos. Cuando salimos de él, somos personas diferentes. despierta una fuerza en tí que es tu gran aliado.

La solución siempre es la integración, la lucha contra mi espejo (mi sombra) siempre refuerza a ésta y siempre perderé. La pérdida es la enfermedad.

Atención: El sonido de los 5 primeros minutos de este vídeo está en mal estado, luego de este tiempo se estabiliza.  


Fuente: La emoción para Sanar

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: