sábado, 25 de octubre de 2014

Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres


Por Javier Sánchez

Imagina esta situación: sales con tus amigos a cenar y uno se pide una hamburguesa, otro una pizza y tú una ensalada. En ese momento, un tipo con traje entra en el restaurante y explica que cada uno ha elegido su plato en función de su personalidad. Imagínate que tu ensalada dice que eres egoísta y vanidoso. ¿No llamarías al camarero para cambiar tu elección?

Ese tipo con traje es el doctor Alan Hirsch, un neurólogo y psiquiatra estadounidense que lleva años estudiando la relación entre los sabores que preferimos y nuestra personalidad.

Aparte de tener incluso una Fundación (Smell & Taste) para profundizar en esta curiosa disciplina, se ha inventado un producto dietético llamado Sensa que mezcla maltodextrina, fosfato tricálcico, gel de sílice y aromatizantes que echas en la comida para sentirte saciado y no comer más.

Así, la gente que prefiere la comida salada es aquella que suele dejarse llevar por lo que dice la mayoría. En definitiva, son personas que están convencidas de que factores externos, y no sus propias acciones, determinan su destino.

Asimismo, los aficionados al picante suelen ser perfeccionistas, amantes del orden y personas que odian perder el tiempo.

Mientras que los locos por el dulce son hedonistas que buscan ser alguien especial. Dentro de este grupo, el doctor Hirsch es capaz hasta de distinguir entre los que prefieren el chocolate con leche (más introspectivos y tranquilos) y los que lo eligen negro (grandes fiesteros e idóneos para trabajar en equipo).

aquellos que mezclan dulce y salado en sus platos son, como no podría ser de otra forma, los creativos e imaginativos.

Aunque todo esto parezca una broma, el doctor Hirsch ha llegado a estas conclusiones tras 24 años de estudio y 18.000 pruebas sobre diferentes sujetos.


Si por el contrario escoges el de vainilla, eres un idealista, si te va el de café, eres una persona aventurera y si siempre te pides el de fresa, resulta que eres introvertido y tolerante.

En general todos combinan bastante bien entre sí, menos el amante del chocolate que en términos románticos solo funcionaría bien con otro como él.

De lo que todavía no nos ha informado el doctor Hirsch es del significado que tiene pedir uno de tutti-frutti...


Fuente: Tendencia Yahoo

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: