viernes, 3 de octubre de 2014

Aprenda a decidir


APRENDE A DECIDIR

Escoger un objetivo es algo que está íntimamente relacionado con la capacidad de decisión.

Son muchas las cosas que nos gustarían y no sabemos decidirnos por una de ellas.

Nos gustaría ser sobrios, pero no queremos dejar de beber… Nos gustaría tener salud, pero continuamos con hábitos que nos llevan a la enfermedad.

No nos decidimos, permanecemos inseguros con relación a lo que queremos y continuamos con nuestra vida de insatisfacción, vacía, echando la culpa a las circunstancias, a los otros, al destino, a la mala suerte.

Hay miedo al riesgo. No sabemos decir:  quiero.

Sólo conseguimos decir: Me gustaría… pero…

Falta el deseo ardiente de algo.

La decisión es un imán que atrae hacia ti lo que quieres.

La indecisión no es capaz de atraer nada. ("Dedo encogido, no rebaña plato". Refrán Castellano).

"La gran queja de miles y miles de seres humanos es: No sé tomar una decisión".

Esta es una de las quejas mas tristes entre las que brotan de los corazones humanos, porque resuena como el toque fúnebre de la esperanza, de la ambición, de la autoconfianza, de la iniciativa, de la realización.

"Mientras no aprendas a tomar una decisión, permanecerás relativamente desamparado, imposibilitado para moverte con firmeza en cualquier dirección y carente de todo sentimiento de seguridad y tranquilidad".

¡Levántate! Mira de frente la vida. ¿Qué quieres de ella?

Decídete, y… lánzate a la acción.



ESCRIBE TU OBJETIVO
Ahora que ya sabes por que es importante tener un objetivo, tienes que empezar a poner en práctica lo que estas aprendiendo. La teoría no sirve para nada si se queda en teoría. Tiene que ser concertada y es eso lo que vamos a hacer.

No te preocupes por el tiempo. El tiempo que gastes, en definir tus objetivos será el tiempo de tu vida mejor empleado.

Busca un lugar tranquilo y una hora en que puedas desentenderte de todo lo demás.

Ya sé. Me vas a decir que no dispones de esa hora.

La gente nunca tiene tiempo para nada y mucho menos para si misma. Este es uno de los grandes engaños que debemos corregir.

¡Interesante! Pasamos la vida sin tiempo para vivir.

Piensa un poco ¿no te parece que mereces un poco de tiempo? ¿No deseas ser más, vivir mejor, ser más feliz, sentirte más realizado?

Pues bien, empieza por darte un tiempo para saber a donde quieres ir y lo que quieres de la vida.

Suelen decir que quien trabaja mucho no tiene tiempo para ganar dinero.

Lo mismo se puede decir de la vida. Quien vive corriendo no tienen tiempo para vivir.

Por eso, arréglatelas para encontrar un espacio de tiempo para pensar con tranquilidad.

Suelta el cuerpo, relájate. Si quieres, escucha, una música, suave. Esto puede ayudarte a ver mejor lo que quieres.

Deja que tu imaginación te lleve a alguna de las cosas que es objeto de tus deseos, a algo que siempre has deseado y que siempre te ha parecido imposible de alcanzar.

Escribiendo, grabamos, cristalizamos, reafirmamos, reforzamos.

Definido el objetivo, el segundo paso es establecer una fecha límite para su consecución.

Esto último es muy importante para motivar nuestra acción.


Continuará...


 Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 272 Volumén 2: Objetivos, Motivación y Fé

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: