lunes, 25 de agosto de 2014

El ego más sutil en la actividad espiritual


Existe un ego que es muy evidente en las personas simples o poco  mentales. Ese lo vemos continuamente... se detecta y se manifiesta en actos simples y directos, por lo tanto, aunque las personas que lo  dejan a la luz en su vida cotidiana probablemente no lo adviertan, para los demás es obvio.

Pero existe otro que es temible... es un ego muy astuto, un ego que se esconde tras  una fachada de servicio, de solidaridad o de  actividad espiritual. Y si digo que es temible...no me refiero que sea temible para los demás, sino para el que engaña o se engaña actuando desde él, comprometiendo su despertar u evolución.

Cuando  crees que estás sirviendo, pero permaneces  siempre a la espera de reconocimiento, ¡Cuidado!

Cuando te ofendes, porque no se reconocen tus méritos o no se te destaca... ¡Cuidado!
Cuando se te olvida el Amor como fuente de todo lo que haces... para  estar siempre observando cómo se recibe lo que das... ¡Cuidado!

Y cuidado también si crees e incluso dices "Yo estoy libre ya de Ego"...porque evidentemente...si pones el "yo" primero… el ego ha entrado por la puerta de atrás, y habla con tu voz.

¿Han observado a personas en el camino espiritual que  dicen trabajar sin ego y por otro lado se fotografían abrazado a otros, se filman en vídeos, se auto destacan o tratan siempre de salir con un "mensaje revelador"... cuando ven que ya no pueden llamar la atención?

Ese hermano...honrado en su proceso...vive bajo el dominio de su ego sutil...hay que amarlo y dejar que haga ese proceso, mas no darle  estímulo para que su ego siga ganando la partida... sino solo permitir que  su Ser superior lo rescate de su engaño, y comience a trabajar con humildad, por Amor al servicio, a los Seres todos...y a su Esencia, que se pone en segundo plano, cuando las demandas del ego arrecian.

Todos tenemos un Ego. TODOS...aún los autoproclamados maestros, si están en la carne, están cotidianamente trabajando su aspecto egoico para que no tome poder. Ese es el aspecto que quienes  se creen por encima de del ego no entienden...MIENTRAS TENGAS UN YO...TIENES UN EGO...

Podemos espiritualizarlo, llenarlo de amor integrándolo a la tarea, observarlo y mantenerlo a raya, a través de estar siempre conscientes, alertas y vigilantes. Para que no haga con nosotros lo que quiera, mas es bueno saber, que siempre se disfrazará para engañarnos, así que sin demasiado conflicto, con paciencia y  sin mentirnos, cada día hagamos una revisión de las intenciones que nos mueven. Para que ellas abunden en amor, dedicación desinteresada y sentido de unidad.

Solo manteniendo esa vigilancia, podemos  decir que estamos creciendo...no sin ego, sino acortando cada vez más la distancia entre lo que es la voluntad personal...de lo que es la voluntad del espíritu.

Ese es el significado de..."Padre...hágase tu voluntad, no la mía"...como rendición de la personalidad humana a la  luz del espíritu.

Autor: Tahíta
(Si lo comparten respeten su autoría y fuente- El respeto por lo que el Hermano escribe, es parte del Camino Evolutivo )

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: