domingo, 3 de agosto de 2014

Características de los adultos índigos

Por Esther Morales León

Los  niños llamados índigos han crecido dando paso al surgimiento de adultos más conscientes.

“Se les llamaba índigo porque en su aura predomina el color azul índigo, el color de la intuición y la espiritualidad. 
Después de la Segunda Guerra Mundial empezaron a nacer índigos, aumentó su número en los años 70 y se hizo un fenómeno más masivo en los años 80”. 

Pues bien, a estas alturas muchos de los pequeños ya se instalaron en la vida adulta, la mayoría sin siquiera saber si pertenecen a este grupo. 

“Su tarea es encontrar su particular visión de la vida, haciendo uso de todos los talentos que tienen y de su nivel de conciencia, para ser un aporte a la evolución planetaria”.

El adulto índigo se caracteriza por:

No encaja: Es una persona muy sensible, creativa, disfruta haciendo cosas, tienen profunda empatía por otros, pero también intolerancia ante las tonterías. Se siente diferente a la masa, no encaja, le cuesta adaptarse, es modelo para otros. Se resiste ante la autoridad y el sistema laboral jerárquico, prefiere el cooperativismo o trabajar solo.

Ha tenido experiencias psíquicas: Premoniciones, ver ángeles o Seres de Luz, energía a su alrededor, experiencias fuera del cuerpo, escuchar voces. Al poder conectar con otras dimensiones, pueden ver el aura, percibir la energía de personas y lugares, soñar o saber cosas que ocurrirán en el futuro, adivinar el pensamiento, ver elementales, ángeles, etcétera.

Ligados a lo espiritual: Busca el significado de la vida y la comprensión del mundo a través de la espiritualidad, grupos y libros de autoayuda.

Quieren mejorar el mundo: Sienten deseos de hacer cosas para cambiar y mejorar el mundo, pero puede tener problemas para identificar cuáles, ya que muchos son los campos en los que se sienten atraídos.

Tiene problemas con los sistemas: político, educativo, médico y legal. Tienen una clara conciencia de sí mismos, es perceptivo e intuitivo, trae una sabiduría innata, desarrolla el pensamiento abstracto desde pequeño, es talentoso, soñador y visionario.

Creativo: Aprende de manera reflexiva y no repetitiva cosas diferentes, pero cuando tiene suficiente conocimiento, los dejan por aburrimiento, en cuanto descifran algo, ya no les interesa y pasan a otra cosa.

No comulga con el sistema: tienen dificultades con la disciplina y la autoridad, no responden a mecanismos de culpa, quieren buenas razones. Hipersensibles, poseen una gran sensibilidad por la naturaleza y mucha conexión espiritual.

No a la mentira: Le desagrada la mentira y la falsedad, tienen un desarrollado sentido de justicia, son sanadores, se conectan con otras dimensiones, pudiendo ser videntes o percibir una realidad que otros no ven. 

Son inteligentes, aunque tal vez no hayan tenido las mejores notas. Siempre necesitan saber por qué; especialmente, por qué se les está pidiendo que hagan algo. Les disgusta el trabajo repetitivo y obligatorio de la escuela. Eran rebeldes en la escuela en cuanto a que rechazaban la autoridad de maestros. 

Es posible que hayan experimentado depresión existencial temprana y sentimientos de impotencia. Pueden haber pasado de la tristeza a la depresión por etapas. 
Sensibles en lo emocional: O pueden ser lo opuesto y no mostrar ninguna expresión de emoción, esta es una forma de protegerse para no sufrir. 

Sienten frustración o rechazo hacia el tradicional “sueño americano”: trabajar 8 horas, matrimonio, 2,5 hijos, casa propia, coche, vacaciones. Seguramente en su familia apenas han tenido un modelo índigo o han vivido situaciones atípicas en familias desestructuradas.

Pueden ser sensibles a la electricidad: relojes que no funcionan o lámparas que se apagan cuando caminan por debajo de ellas, equipos eléctricos que funcionan mal o se queman.



Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: