miércoles, 16 de julio de 2014

Descubre el Secreto de la Abundancia

"Intentar lo imposible es la manera de realizar lo posible"   
Henri Barbusse


Acelerar el ritmo
Esa mañana se despertó temprano  y se dirigió al trabajo decidido a defender su postura en aquel proyecto por el que se había enfrentado a su jefe. No le importaría darle la razón si la tuviera, pero estaba convencido de que su sentimiento no lo engañaba.

Mas aún  después de  oír las palabras del conferenciante, se convenció de que no debía rehuir el tema. Por el contrario, estudiaría mejor el proyecto y le plantearía a su jefe, abiertamente, sus sugerencias.

Fue a hablar con su jefe:

-Estoy trabajando en aquel proyecto del que hablamos el viernes pasado y quiero pedirle que me autorice a dedicarme en exclusiva a este tema hoy y mañana. Tengo que estudiar varios puntos. Estoy convencido de que serán ideas útiles para la empresa.¿Puedo contar con su aprobación?

Era todo o nada. El jefe estaba molesto con Usted y si sus ideas no eran tan buenas como decía tendría una excusa para apartarlo del proyecto. Aunque, si lo fueran, la empresa saldría ganando y él se quedaría como el mérito de haberle  propuesto estudiar el tema.

Usted  se pasó todo el día trabajando en ello. Trazó un perfil de la empresa y diseñó un objetivo grande y ambicioso. Definió metas elevadas y empezó a crear propuestas atrevidas para facilitar un cambio de paradigmas en la empresa. Su intuición funcionaba a gran velocidad.

Tanto en el aspecto personal como en el profesional, los acontecimientos en la vida de Usted estaban en plena efervescencia. Pero tenía la sensación de que aún le faltaban algunos elementos para disponer de una comprensión más amplia de la prosperidad y sus secretos.

Trabajó un poco en sus propuestas, pero pronto lo venció el sueño. Durmió cuatro horas y llegó aquella imagen que Usted ya no olvidaría.

Está en el valle y percibe, con sentidos aguzados, el brillo de del que vibra en su cuerpo y en todo lo que directa o indirectamente toca. Sus rayos tienen sonido, un sonido continuo y armónico; traen en sí mismos todos los colores y giran en espirales que forman infinitos círculos dorados.

Usted mira hacia el sol y, como si se embarcara en sintonía con sus rayos, ve una rueda que gira. En ese girar dorado ve el día y la noche, lo femenino y lo masculino, el yin y el yang, el frío y el calor. Percibe entonces que cada uno de aquellos círculos está formado por dos que se mueven en sentidos opuestos y que se complementan. Es la energía que viene y va. Es la vida que late. Por un lado, da; por el otro recibe. Un movimiento continuo.

Puede ver en el círculo las cuatro estaciones, verano, invierno, otoño y primavera; y los cuatro elementos de la naturaleza; fuego, agua, tierra y aire. Lee cuatro palabras inscritas

-Agradecer, declarar, arriesgarse y solicitar. Lo que impulsa la Rueda de la abundancia en todo el Universo y en nuestra propia vida son estas cuatro actitudes. Cuando sepamos equilibrar, en nuestra vida, las cuatro formas de acción, estaremos en sintonía con la abundancia.

Eso quiere decir que cada uno de nosotros participa directamente en la creación de abundancia universal, cada uno de nosotros, en todo momento, está recibiendo, procesando, recreando y emitiendo energía vital. Y quien consigue sintonizar su movimiento individual con el movimiento del Universo vive en la abundancia.

Hay personas con poquísimos recursos materiales, incluso sin nada. Eso se debe a que la prosperidad y la abundancia no sólo son dones materiales. Se manifiestan en el universo físico, pero existen en todas las dimensiones del Universo. En todos los planos. De modo que no pueden medirse por la cantidad de bienes materiales y sí por el estado del espíritu de cada individuo, de cada ser vivo.

El estado de espíritu sí cambia la realidad física, ¿sabes cómo? Por medio de esas cuatro acciones. Ya hemos hablado de una de ellas, la acción de declarar. Pero no toda declaración crea realidad. Por ejemplo: "Si yo tuviera dinero, haría lo que hace la gente rica, actuaría como la gente rica...". No es así. Debes declarar afirmativamente para ti mismo y para el universo lo que deseas ser. Haz de la declaración una realidad en tu vida presente y no una promesa para el futuro.

- ¡Afirma que eres próspero!

-Eso es. Exactamente así. Al hacer esta afirmación estás creando algo en el Universo, incluso abundancia.

-"Afirmo que vivo en un Universo abundante."

Haz siempre esta afirmación para ti mismo y el Universo te dará abundancia.

-"Afirmo que vivo en un Universo abundante."

-Estas afirmaciones crean realidad- explica Vanguardia - ¿Recuerdas cuando te casaste? El matrimonio empezó a existir cuando os declararon marido y mujer, ¿verdad?.

-Afirmo que soy feliz y estoy sano - sigue declarando  Usted, poniendo en práctica sus declaraciones afirmativas.

-Otra acción fundamental en nuestra vida es pedir - continúa Vanguardia - . Un niño pide hasta que le dan lo que quiere, pero al adulto le da vergüenza pedir. Cuando dejas de pedir al Universo, la prosperidad se hace imposible.  Uno de los casos de desequilibrio en la Rueda de la Abundancia es el del ladrón, pues no pide porque cree que no conseguirá lo que quiere a no ser que lo robe.

-¿La oración religiosa es una forma de pedir al Universo?

-Sí. Hay muchas maneras de pedir a los demás y al Universo. Algunas oraciones tienen un gran poder de vibración, pero nada impide que cada cual desarrolle su propia forma de solicitar algo al Universo. Otra acción que impulsa la Rueda de la abundancia es la de arriesgarse.

-¿Arriesgarse a no tener miedo?

-Arriesgarse es superar el miedo  - responde Vanguardia - Uno se arriesga cuando desconoce el resultado final de una acción. Si se sabe el resultado no se puede hablar de arriesgarse, eso no es valentía. Se es valiente cuando no se sabe lo que va a suceder. El  coraje es hacer algo arriesgado a pesar del miedo. Si no tienes miedo, no hay coraje.

¿Siempre que nos arriesgamos el Universo conspira a nuestro favor?

-Cuando proyectas tu energía hacia fuera al realizar cosas, al arriesgarte, comprometiendo algo de tu capacidad de realización, el Universo aplaude tus actos y los retribuye. Pero también es fundamental retribuir al Universo. Agradecer. Quien da las gracias al Universo le está diciendo a su propio cerebro que todo va bien, y el Universo toma las medidas necesarias para que la realidad  se manifieste. Aprovecha algunos momentos de tu jornada (aunque sean algunos segundos, pero todos los días) para dar las gracias por lo que tienes y te gusta tener y por lo que no tienes y no quieres tener. El cerebro recibe este feedback y realimenta la prosperidad. La mayoría de las personas reclama lo que no tiene y le gustaría tener, o lo que tuvo y ya no tiene. Pero no dan gracias al Universo.

Su guía interior percibe que Usted está completamente abierto a lo que le explica y decide arriesgarse y sofisticar sus preguntas.

Dime Usted ¿qué es lo que no tienes y ni siquiera sabes que te gustaría tener?

Usted no tiene respuesta, pero comprende la profundidad de la pregunta y promete meditarla.

Es una conversación densa. Usted  recupera el aliento y pregunta al gran maestro:

-¿Influye la velocidad de la Rueda en sus resultados y en nuestra vida?

-Según la velocidad a que gire tendrás abundancia en tu vida. Y es a  velocidad puede ir en aumento indefinidamente. Esto es así no sólo en la vida del individuo, sino también en las instituciones económicas humanas, en el gobierno de las empresas. Con lo que la bolsa de valores de Nueva York facturaba en doce meses hace cien años, en la actualidad se podría pagar sus gastos de teléfono de un día.

-¿Eso significa que toda la economía depende de ese movimiento?

-Exactamente. La recesión por ejemplo, no es más que una gran pérdida de velocidad de la Rueda de la Abundancia. Es un fenómeno lingüístico.  Nadie compra, nadie vende, hasta el punto de que la rueda casi se detiene. A partir de este momento vuelve a tomar velocidad.

-Estos problemas económicos, los individuales o los colectivos, ¿dependen siempre del modo en que participamos del movimiento de la Rueda de la Abundancia?

-En países como Brasil, la Rueda de la Abundancia gira a una velocidad inferior de al que sería deseable. Y entonces se culpa a las circunstancias. Falta esto, falta aquello, es por culpa del clima, del gobierno y de la mala voluntad de determinados grupos, en el boicot de otros son los especuladores, los comerciantes, los funcionarios, los exploradores, es el Dumping, son las calabazas o el tomat4e, el dólar y el petróleo son los intereses de la deuda externa o el atraso tecnológico, la Constitución, el Congreso de los diputados, la falta de conciencia del pueblo, los empresarios o la crisis internacional. En la crisis de 1929 en Estados Unidos el dinero desapareció de las manos de muchos, pero no dejó de existir. ¿Qué ocurrió? Se concentró en manos de unos pocos. ¿Quiénes eran esos pocos? Aquellos que creían en la prosperidad

-Así, sufrir o no los efectos de la economía del país o del mundo ¿depende de cada persona? Pregunta  Usted 

Cada uno de nosotros decide si quiere participar o no en la recesión, o incluso en la inflación. En chino, por ejemplo, la palabra CRISIS o, mejor dicho el ideograma que representa esta palabra, lo forman dos símbolos, el que significa PELIGRO y el que significa OPORTUNIDAD. Es decir, el primer significado implica disminuir la velocidad de la Rueda de la Abundancia, y el segundo, aumentar esa velocidad. Y no hay incoherencia. Es una paradoja. Sugiere un equilibrio entre los dos movimientos. Durante una CRISIS tienes que aprender a transformar esta palabra en otra: CRECER. Haz que crezca el dinero.

-¿Es posible que todos ganen o para que alguien prospere todos tiene que ser pobres?

-El universo es inteligente. Las cosas funcionan correctamente, sin que haya embotellamientos de estrellas no colisiones de planetas. Ha sido creado para que todos salgamos ganando, siempre que entremos en contacto con las leyes universales y las sigamos. Es decir, siempre que estemos en sintonía con el equilibrio del Universo.

-¡Porqué los economistas no consiguen solucionar los problemas económicos?

-Porque sólo tienen en cuenta la dimensión humana y prescinden de las leyes universales. No te lleva a ninguna parte ir contra una ley, contra la de la gravedad por ejemplo. Sería una pretensión estúpida... Del mismo modo, existen leyes universales que el conocimiento humano interpreta de forma distinta. Desde hace ya tiempo, el conocimiento se ha ido fragmentando en mil subdivisiones con el fin de facilitar la comprensión de la existencia a partir de una perspectiva especializada. La economía es una de estas subdivisiones del conocimiento, y se ha convertido en una visión limitada, parcial y tecnocrática al distanciarse de las demás áreas del conocimiento humano. La economía no es sólo dinero o mercancías en movimiento, también es, con una visión mucho más amplia un sistema de autorregulación de este planeta en el que vivimos y de sus relaciones con el cosmos.

-¿Por qué  el dinero es fuente de tanto desequilibro y de falta de armonía?

Porque refleja el desequilibro en relación con los demás y con el Universo. Mucha gente se enfrenta al dinero y a los negocios de una manera hostil, como si viviera en constante guerra. Se dan con frecuencia situaciones de hostilidad, que muchas veces ni siquiera percibimos, como la del padre que dice al hijo. "Nunca aceptes dinero de los amigos, pues a los amigos no se les cobra" Y entonces viene la madre y dice "Nunca aceptes el dinero de extraños". ¿Qué queda entonces? Solo los enemigos. De modo que hacer negocios se convierte en un acto entre enemigos. Las relaciones profesionales también sufren de este "síndrome del enemigo". Te sientes culpable cuando recibes el dinero que te corresponde. Entonces la amistad con tu jefe se resiente, te resulta incómoda. Te peleas con él para vencer el sentimiento de culpabilidad.  Así vas, de empleo en empleo, luchando hasta que sólo te quedan enemigos y te propones ganar su dinero.

Usted  pensó en su trabajo y este pensamiento le hizo que despertara. Eran las cinco de la mañana en esa parte del Universo y el Sol estaba a punto de nacer.
Usted se levantó para trabajar en el proyecto, aprovechando la ilustrativa conversación con Vanguardia.

Para Reflexionar
El valor del dinero lo determinan el comprador y el vendedor en el momento de la transacción.

AGRADECER...              Ahorrar
DECLARAR...                Gastar
ARRIESGARSE...          Invertir
SOLICITAR...               Ganar


Toda riqueza es creada por la mente humana

¿Qué se hubiera perdido el mundo si tú no hubieras nacido?

"Haz todos los días algo que beneficie a otros. Sólo esta parte que prestamos para el bien de los demás es la parte viva de tu vida"

Seicho - No - Le

Valora lo que es realmente importante para ti. No desperdicies nunca energía  tiempo o dinero con aquello que es intrínsecamente inútil.

El dinero nunca debe ser la razón principal para hacer las cosas.

 Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 214 Volumén 2: El Secreto de la Abundancia

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: