domingo, 15 de junio de 2014

Siempre se corre el riesgo...


Siempre corro el riesgo...
La seguridad es de tontos ...
de los que no se atreven...
de los que se aseguran,
para no perderse en el abismo
que produce el no saber qué va a pasar.

Siempre corro el riesgo...

Cuando pienso en lo que hago
y también cuando no pienso...
cuando corro y cuando camino...
cuando digo lo que pienso y cuando callo...
cuando tomo decisiones
y cuando me las guardo...
cuando lloro y cuando río.

Siempre corro el riesgo...
Cuando me animo y cuando me acobardo...
cuando digo la verdad y cuando miento...
Cuando me juego por alguien
y cuando no lo hago por nadie.

Siempre se corre el riesgo...
De enamorarse de quien nos corresponde
y de amar a quien no nos ame nunca...
de entregar todo, mucho o poco que tengamos dentro...
de cometer errores pero también aciertos...
de apostar más de una ficha y no entender el juego...
o creer que las sabemos todas e ignorar tantas otras...
de soportarlo todo y no interesarnos por nada.

Siempre corremos el riesgo...

De tomar un camino equivocado o de creer
que el nuestro es el único correcto...
de animarnos o no a hacerlo...
poder creer o creer siempre que no puedo...
permitirme algo o coartar toda posibilidad de ser...
ser no es nada fácil...el no ser no tiene sentido.

Siempre corro el riesgo...

Cuando creo y cuando desconfío...
cuando soy feliz y cuando no puedo serlo...
cuando me permito y me prohíbo...
cuando me acerco y también cuando me alejo...
cuando abro puertas y cuando las cierro todas...
cuando veo una luz y cuando ando a oscuras...
cuando afirmo y cuando niego...
cuando elijo algo nuevo,
cuando me aburro de lo viejo...
cuando me río de mi mismo
y cuando lloro por lo ajeno.

Siempre corro el riesgo...
Cuando sostengo...cuando me caigo...
cuando estoy atento... cuando me distraigo...
cuando conozco algo nuevo
y me aferro a lo que tengo...
cuando llego demasiado temprano...
o cuando creo que para todo es tarde.

Siempre corremos el riesgo...

Cuando acepto todo sin cuestionarme nada...
cuando reveo mi historia
y me otorgo sólo desdichas...
cuando me sorprendo y cuando me aburro...
cuando llego y cuando creo que nunca alcanzo...
cuando construyo y también cuando me quiebro...
cuando me castigo por un fracaso...
o me galardono por un éxito
cuando me enojo y cuando protesto...
cuando se abren nuevos caminos
y cuando no veo ninguno.

Siempre corro el riesgo...
Cuando piso fuerte y cuando resbalo...
cuando hiero y desestimo
y cuando pido perdón y me arrepiento...
cuando me veo en el espejo y me agrado
y también cuando no me miro...
cuando recuerdo y cuando olvido...
cuando comparto todo
o cuando todo me lo guardo...
cuando me cuido
y también cuando me abandono.

Siempre corro el riesgo...

Cuando propongo una idea
o no se me ocurre ninguna...
cuando admiro lo bello
y cuando me creo más que otros...
cuando me equivoco y también cuando acierto...
cuando pido perdón y cuando digo gracias...
cuando salgo a la calle a buscarte
y cuando vuelvo convencido
de que no voy a encontrarte...
cuando huelo tu perfume y no te veo...
cuando miro un mundo de colores...me ilusiono
y después me tropiezo..
cuando me levanto y cuando me acuesto..
cuando te cuento que de alguna manera
soy yo quien escribe
y también soy yo el que siento.
No apuestes a lo seguro...
a lo previsible....
ve un poco más allá...

¡corre ese riesgo!

Desconozco el autor

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: