domingo, 11 de mayo de 2014

Ejercicios para que manifiestes tus deseos

"A donde ponemos nuestro sentimiento ahí está nuestra energía."
-Paul Duffy

Te recomiendo para que puedas lograr el mayor resultado de los ejercicios propuestos, leas previamente los capítulos anteriores “Eres un ser creador” y Sintonizando tus Vibraciones”.

El Viaje de la Acción y el Viaje Emocional

Concéntrate en la idea de mover tu cuerpo físico de un lugar a otro. Quizá te encuentras en tu coche, en la autopista, conduciendo hacia otra ciudad, o caminando por un sendero en un bosque con una mochila cargada de comida y suministros. En cada uno de los ejemplos, probablemente tienes una idea clara de tu destino. Supuestamente vas de un lugar a otro con la intención de llegar a alguna parte. A esto lo llamaremos tu Viaje de la Acción (tu actual viaje de la acción).

Este viaje actual se puede describir con términos muy tácticos: puedes identificar la distancia que quieres viajar. Puedes describir el tiempo que hace. Puedes calcular con bastante exactitud tu hora aproximada de llegada.

Hay muchos aspectos directos, fáciles de comprender y cuantificables en este Viaje de la Acción en el que te has embarcado.

Ahora queremos dirigir tu atención hacia otra parte de tu viaje. Y será esta perspectiva del mismo la que establecerá el tono de todo lo que sucederá posteriormente en tu experiencia de la vida. Tus viajes no son sólo las experiencias simples y llanas de desplazarte de un lugar a otro, sino que de lo que realmente se trata es de cómo te sientes durante los mismos. A este aspecto de tus experiencias lo denominamos tu Viaje Emocional.

De modo que lo que queremos que entiendas es que nunca estás tan sólo en uno de estos viajes. En todo momento estás realizando dos viajes a la vez: tu Viaje de la Acción (tu conciencia del tiempo y del espacio y de las cosas que ya se han manifestado) y tu Viaje Emocional (tu respuesta vibratoria a tu poderoso momento en el tiempo, a raíz del cual se forjan todas las experiencias futuras).

Hay infinitas combinaciones de Viajes de la Acción y Viajes Emocionales, y daremos algunos ejemplos de los mismos. Queremos que sepas que el aspecto más importante de cualquier viaje es el emocional, porque si eres consciente de cómo te sientes y si eres capaz de modificar deliberadamente esos sentimientos, entonces (y sólo entonces) tendrás el control consciente de todos los resultados futuros en la experiencia de tu vida. A esto lo llamamos Creación Deliberada.  
                                               
Por otra parte, si principalmente te concentras en tu Viaje de la Acción, en observar y responder a las cosas que están sucediendo en estos momentos en tu experiencia, en dejar que tus sentimientos sigan sin más los patrones de tus observaciones, sin hacer el más mínimo esfuerzo para guiar tus sentimientos, sino que simplemente respondes a las situaciones y a las circunstancias..., no tendrás ningún control consciente de la experiencia de tu vida. A esto lo llamamos crear por defecto.

1. Aplicar el proceso del Libro de los Aspectos Positivos

La acción de concentrarte en alguna cosa provoca que se active una vibración en tu interior, y cuanto mejor te sientes cuando estás concentrado, más beneficiosa será tu concentración. Siempre que buscas deliberadamente los Aspectos Positivos de las cosas, estás activando vibraciones positivas. Ahora bien, no es importante que encuentres la vibración perfecta o la mejor, pero la búsqueda deliberada de los Aspectos Positivos de una situación automáticamente te conduce a la dirección correcta.

A veces, si algo te ha estado preocupando, no es fácil escribir una lista larga (o ni tan siquiera corta) de sus Aspectos Positivos. Pero, siempre que tomas la determinación de encontrar un aspecto positivo, de seguro encuentras. Y una vez que encuentras uno y lo activas en tu interior, puedes encontrar otro y luego otro, hasta que a los 15 o 20 minutos de concentrarte en un tema consigues cambiar significativamente la vibración sobre el mismo.

El proceso es simple: busca una libreta que sea cómoda de usar y escribe en la portada: MI LIBRO DE LOS ASPECTOS POSITIVOS. Abre la primera página y escribe: ASPECTOS POSITIVOS DE... (Y luego escribe el tema con el que quieres mejorar tu relación vibratoria). Luego escribe tu lista de Aspectos Positivos sobre el mismo.

No intentes forzar estas ideas, has de dejar que fluyan con facilidad hacia el papel. Escribe mientras te fluyan pensamientos y luego lee lo que has escrito y disfruta de tus propias palabras. Puede serte útil concentrarte en la situación y luego preguntarte: « ¿Qué es lo que me gusta de ti? ¿Cuáles son tus Aspectos Positivos?»

Este proceso funciona mejor si la gama de tu Escala de Guía Emocional se encuentra entre los siguientes extremos:
1. Alegría/Conocimiento/Poder
Personal/Libertad/Amor/Gratitud
2. Pasión
3. Entusiasmo/Ilusión/Felicidad
4. Expectativas Positivas/Creencia
5. Optimismo
6. Esperanza
7. Satisfacción
8. Aburrimiento
9. Pesimismo
10. Frustración/Irritación/Impaciencia
Si te encuentras mucho peor, entonces quizás haya otros procesos más eficaces para ayudarte a mejorar tu relatividad vibratoria. Pero hemos observado que cualquiera que tenga una Intención Deliberada respecto a cualquier tema, puede mejorar su estado de ánimo; y cuando lo hace, las cosas empiezan a mejorar en su experiencia. ¡La Ley de Atracción insiste en que tiene que ser así!

2. Aplicar el Proceso de la cartera

Queremos que recuerdes que lo que estás viviendo actualmente no es tan importante como el modo en que lo sientes, porque lo que vives cambia constantemente. Algunas personas al leer estas palabras discrepan porque creen que las cosas no cambian, al menos para ellas.

Si sientes que las cosas no cambian, o que lo hacen muy lentamente, esta es la razón: estás entregando la mayor parte de tu atención a lo que-es y muy poca a lo que-te-gustaría- vivir.

Puesto que el dinero desempeña un papel muy importante en tu experiencia cotidiana, un pequeño ajuste en la relación vibratoria entre tu deseo y lo que sueles activar en torno al tema puede suponer una gran diferencia en tu experiencia. Si lo que deseas es tener más dinero, pero siempre que piensas en ello te preocupas o te frustras, tu Sistema de Guía Emocional te está indicando que vas en la dirección opuesta. Has de mejorar la relación vibratoria entre tu deseo y los pensamientos que sueles tener sobre el tema antes de que las cosas puedan cambiar. Y al igual que con todas las cosas, una mejora en tu estado de ánimo significa que vas en dirección hacia tu deseo.

Es natural que la abundancia fluya con facilidad a tu experiencia, y el Proceso de la cartera te ayudará a emitir una vibración compatible con la recepción del dinero, no con la ausencia del mismo.

Este proceso funciona mejor si la gama de tu Escala de Guía Emocional se encuentra entre los siguientes extremos:

1. Alegría/Conocimiento/Poder
Personal/Libertad/Amor/Gratitud
2. Pasión
3. Entusiasmo/Ilusión/Felicidad
4. Expectativas Positivas/Creencia
5. Optimismo
6. Esperanza
7. Satisfacción
8. Aburrimiento
9. Pesimismo
10. Frustración/Irritación/Impaciencia
11. Agobio                                              
12. Decepción
13. Dudas
14. Inquietud
15. Culpabilidad
16. Desánimo

Proceso de la cartera: primero, consigue un billete de 500 pesos (ó el equivalente a 50 dólares en tú moneda local) y póntelo en el monedero o cartera. Llévalo siempre encima, y cuando tengas en la mano la cartera, recuerda que allí está tu billete. Siéntete feliz de que esté allí, y recuérdate a menudo la sensación de seguridad que te provoca.

Ahora, en el transcurso del día, toma nota de todas las cosas que podrías comprar con ese billete. Guardando el billete, en lugar de gastarlo al momento, recibes su ventaja vibratoria cada vez que     piensas en él. En otras palabras, si tuvieras que recordar tus cien   dólares y gastarlos en lo primero que se te pasara por la mente, sólo recibirías la ventaja de sentir tu bienestar económico una vez. Pero si gastas mentalmente esos cien dólares 20 o 30 veces al día, recibirás el sentimiento de la ventaja vibratoria de haber gastado dos mil o tres mil dólares.

Cada vez que reconoces que en tu cartera tienes la posibilidad de comprar esto o aquello, aumentas tu sentido de bienestar económico una y otra vez, y de ese modo tu punto de atracción empieza a cambiar: podía haber tenido eso. Podía haber tenido aquello. Puedo comprar eso...

Y, puesto que realmente tienes los medios para hacerlo (no estás fingiendo algo que no es), no hay duda de que puedan obstaculizar o enturbiar las aguas de tu flujo económico. El Proceso de la cartera es un proceso simple, pero poderoso, y cambiará tu punto de atracción económico.

Lee Contrasta tu situación actual económica y de abundancia en el ejemplo siguiente y observa si puedes identificar las vibraciones de resistencia que están impidiendo que las personas del ejemplo experimenten alguna mejora. Luego, cuando leas los ejemplos que damos de aplicación deliberada del Proceso de la cartera, observa si puedes sentir el cambio vibratorio.

Contrasta tu situación económica y de abundancia actual: Mi esposo y yo hemos trabajado durante muchos años y hemos ahorrado algo de dinero, no mucho, pero sí lo suficiente para vivir todo  un año. Realmente tuvimos una gran idea para montar nuestro negocio, y teníamos un amigo que podía aportar suficiente dinero para ayudarnos a empezar, pero ahora, después de dos años, todavía estamos sacando dinero de nuestros ahorros para poder vivir, y nuestros ahorros se agotan con rapidez. Estoy preocupada y desanimada.   

Proceso de la cartera: Hemos decidido dar una vuelta en coche. Cada uno lleva un billete de cien dólares. Nuestro plan en la hora  siguiente será dirigirnos a la zona comercial que tenemos cerca de casa y gastar mentalmente esos cien dólares reales una y otra vez.
Cada vez que alguno de los dos vea algo que le gusta, vamos a experimentar la alegría de gastarlo mentalmente. Al fin y al cabo, tenemos el dinero, aquí y ahora, de modo que realmente podríamos comprar lo que quisiéramos. Vamos a dar una vuelta y a mirar escaparates, a ver qué llama nuestra atención y a comprarlo mentalmente si nos apetece.
  • Cenemos aquí esta noche. Me encanta este restaurante.
  • Vayamos a la floristería a comprar un ramo de flores gigante.
  • Voy a comprar esa barbacoa para ponerla en el jardín.
  • Vamos a comprar ese columpio para nuestros nietos.
  • Vamos a hacer un pedido de leña para estar preparados para cuando tengamos que encender la chimenea.
  • Voy a programar un día en el balneario.
  • Me voy a cortar el pelo.
  • Me voy a comprar unos zapatos.
  • Yo también.
  • ¡Me encanta esa alfombra! ¡Está a muy buen precio!
  • Me encantaría tener dos de esos tres maceteros grandes.
  • Me gustan esas luces de exterior para el árbol.
  • Vamos a comprar un buzón nuevo.
  • Y mantillo para los bancos de flores de la parte de delante.
  • Voy a llevar el coche para que me lo laven a mano.          
  • Me encanta esa mecedora. Vamos a comprarla para el porche.
  • ¿Qué me dices de esas mangueras de riego?

Cuando juegas a este juego por primera vez, es posible que al identificar las cosas que quieres comprar actives tu sentimiento de que no tienes suficiente dinero, de modo que durante los primeros minutos puede que notes un aumento del malestar en lugar de una sensación de alivio. Pero a medida que vas jugando, si con cada artículo que identificas te detienes y reconoces: sí, si realmente quisiera, tengo el dinero, aquí y ahora, para hacer esta compra, tu malestar se aliviaría.

Cuando llevas un tiempo jugando, ese malestar desaparece del todo. Una vez haya desaparecido el malestar, la resistencia también desparece. Y cuando la resistencia desaparece... tu situación económica empieza a mejorar.


 Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 168 Volumén 2: Ejercicios para la Manifestación de Tus Deseos

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: