viernes, 2 de mayo de 2014

Cuando el ritmo del cuerpo no es el ritmo del alma


A veces, las necesidades neuróticas de nuestro ego hacen que trotemos por la vida queriendo acelerar los acontecimientos. Son el estrés, las exigencias, la impaciencia, las prisas y el atropello los que atacan a nuestra salud. Mucho más equilibrado sería avanzar al ritmo de nuestro “sabio interior” que es el que nos avisa, en forma de mensajes-síntomas o sincronicidades, para que nos detengamos un poco. Lo mejor es que el cuerpo y el alma caminen al mismo paso, porque sólo así  realmente logramos llegar a nuestras metas. Cuentan que:

Un expedicionario europeo fue a América Central. Tenía que hacer una larga caminata y llevar una gran cantidad de paquetes hasta un pueblo escondido entre las montañas, por lo que contrató a varios indígenas para que le sirvieran de cargadores.

Luego de dos días de ardua y atropellada caminata, los cargadores indígenas se sentaron a la vera del camino y no quisieron moverse más. En silencio no respondieron a ninguna orden ni preguntas. No avanzaron.

Pasaron veinticuatro horas y al amanecer, raudos y muy despiertos tomaron los bultos nuevamente entre sus hombros y se dispusieron a seguir la ruta.

Cuando el europeo insistió que le explicaran ese cambio de conducta, el jefe indígena respondió:

-Tuvimos que esperar las veinticuatro horas, porque con tanto apuro por llegar, nos habíamos olvidado que nuestros cuerpos avanzaban más rápido que nuestras almas. Éstas se habían quedado atrasadas. Y tuvimos que esperarlas hasta que llegaran para continuar el camino juntos.

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: