lunes, 14 de abril de 2014

Lucha, supérate y encuentra el camino! {Del taller de autoestima}

No esperes un milagro en tu vida, sé tú el milagro”

    Alejandro Ariza
Una Historia Real que vale mucho compartirla.

Érase una vez un hombre común, que vivía en una ciudad común. Su vida era común, Macfran tenía una familia común, vivía en un barrio común, tenía un trabajo común, así como tú.

Un día como cualquier otro y de repente se quedo sin trabajo. 

En un principio no obstante que le pareció mala noticia, no sabía lo que le esperaba. 

El siempre pensó que seria fácil para una persona con sus características volver a encontrar trabajo y reubicarse de inmediato. Estaba acostumbrado a la seguridad del dinero, aunque no vivía con excesos, su vida, era cómoda más que acomodada.

La primera semana la tomo con calma y se decidió a llevársela tranquila y relajarse un poco, ya para la siguiente semana se dijo: “Muy bien ahora si iré a buscar un nuevo empleo”. Empezó a subrayar en la sección de empleos anotando los empleos que consideraba como los ideales y empezó a hacer citas para llevar su extraordinario currículo.

Se presento a la primer cita y después de una larga fila, entrego su solicitud de empleo y se entrevisto. Al final de una larga espera le dijeron que le hablarían. La historia se repetía día con día, semana tras semana y mes tras mes y el empleo no llegaba.

Al pasar el tiempo y no encontrar trabajo, las cosas cambiaron. Macfran empezó a desesperar por la falta del dinero, su rostro se torno preocupado por las necesidades de tener que alimentar, vestir, pagar renta, luz, llevar al medico a sus pequeños y mil gastos más y no tener trabajo. El poco dinero con el que contaba empezó ha escasear.

Las noches empezaron a tornarse el momento de mayor angustia de su existencia, la tensión y la angustia crecían, eran como dragones invisibles contra los cuales no sabia como luchar. Esos dragones le recordaban a mitad de la madrugada todos los problemas que tenia y que parecían imposibles de resolver.

La noche era tan larga y oscura que Macfran no dejaba de apretar los dientes y angustiarse cada día más, ahora sentía que no podía luchar contra los problemas y estos crecían cada vez más.

Las deudas y cobradores empezaron a aparecer. No pasaba un día donde no le llamar de algún departamento jurídico para amenazarlo y decirle que lo embargarían.

Su relación con su esposa parecía peor que nunca, los problemas y su irritación empezó a aflorar.

Su estado mental no lo dejaba ver que estaba destruyendo a todos los que lo rodeaban y amaba. El mismo se estaba convirtiendo en un Dragón.

Entonces sucedió. Una noche Macfran después de un pleito con su esposa, se levanto luchando contra el dragón, con una angustia que le aterrorizaba, su corazón latía tan fuerte que sentía que su corazón se salía de su lugar, sus dientes apretaban tanto sus mandíbulas que le dolía mas allá del cuello, el gran Dragón estaba haciendo de las suyas. 

Macfran en medio de su angustia, tomo su rostro entre sus manos y pensó, - “ya no puedo más, quiero desaparecer, quiero huir, quiero correr.”

Macfran pensaba - “A mi esposa no le importa nada de lo que me pase, a Dios no le importa nada de lo que me pase, a nadie le importa, estoy solo.”-

Desesperado tomo sus ropas y salio a correr en medio de la madrugada, era una noche oscura y fría. Sus lágrimas recorrían su rostro, mientras Macfran corría, la noche se tornaba mas fría.

Al pasar frente al templo donde el solía realizar sus plegarias pidiendo trabajo. Gritaba desesperado a Dios pidiendo una respuesta, - “¿Por que a mi Señor?, ¿por qué me has abandonado?, ¿Cómo puedes decir que me amas cuando ves que tengo hijos pequeños y no me das un trabajo?, ¿Por qué mi esposa no me entiende?, ¿Por qué si dices que me amas, me abandonas?” - y su enojo contra Dios crecía y sus gritos aumentaban de volumen.

Prosiguió su carrera hacia la oscuridad de la noche, sin saber a donde ir, bajo por la montaña y sin rumbo alguno, siguió corriendo al igual que sus lágrimas sobre su rostro, intentando huir de sus dragones.

Al amanecer se encontró en el centro de la vieja ciudad y lejos, pero muy lejos de su hogar y del calor de su familia. El frio intenso del amanecer y el cansancio del largo camino, habían hecho grandes estragos en Macfran, necesitaba un poco de calor y descanso. De repente escucho el resonar de las campanas de la vieja iglesia, que en el horizonte se divisaba como un fuerte castillo.

Es momento de descansar se dijo, atravesó el viejo portón de madera labrada y busco un lugar dentro de la vieja iglesia, donde alejado de las miradas y la gente pudiera encontrar un poco de paz y calor. Los pocos fieles que a esas horas acudían a misa, en su mayoría eran ancianos y desamparados.

En un momento se sintió incomodo porque un harapientos descalzo se sentó a su lado y antes de poder levantarse el harapiento empezó a hablar: “No tengas miedo, se por lo que estas pasando, tanto tú, como muchos otros hombres y mujeres que sufren y no encuentran respuesta”… Por esto estas aquí hoy, porque quiero que vayas y les des un mensaje a todos aquellos que hoy no tiene un empleo, aquellos que han perdido a un ser querido, aquellos que creen que lo han perdido todo, aquellos que no tienen un por que vivir, aquellos que no encuentran la esperanza y no ven una respuesta en sus angustias y piensan que están solos. Enséñales el camino como yo lo haré contigo.”

Macfran no podía entender lo que pasaba, si este harapiento le hablaba a él o que era lo que sucedía. El harapiento con una voz suave y dulce le ordeno.

Ve y diles lo siguiente:
-“Quiero que sepas que no estas solo, me tienes a mi que soy tu Padre en los cielos, escucho tus plegarias y tus angustias, y las conozco una a una. 

Yo permito que las cosas sucedan. Y se que te preguntas ¿Por qué a mi? …

Hijito, estoy dándote la opción de ser un mejor humano, esta es tu gran oportunidad de madurar y crecer, solo los mas amados de mis hijos tienen esta gran ocasión y por que te amo de una manera especial te doy este regalo – No desdeñes hijito mió, el tiempo que te brindo para crecer, porque solo los árboles maduros y con raíces firmes darán frutos ricos y abundantes.”-

-“Un día me dijiste que tenías fe en mí, y tener fe, es creer en lo que no se ve, creer en lo invisible, por eso a veces te cuesta tanto trabajo entenderme, porque no me ves. 

¿Pero sabes?, yo tengo fe en ti, por que veo en ti, fortalezas únicas que ningún otro ser en este mundo tiene, por que tu hijito mió, eres único e irrepetible, eres bello a mis ojos y te amo, no existe otro ser humano como tu. 

Tengo fe en ti porque se de lo que estas echo y de lo que eres capas de lograr. Estoy seguro de que lo puedes lograr, aunque a veces desfallezcas y pierdas el control, como si todo hubiera terminado, pero siempre sabes recapacitar y te levantas, como solo los grandes lo saben hacer”-

-“Cuando te pensé, me dije voy a crear un ser excelente, perfecto, infinito, único e irrepetible, que luche por sus ideales y alcance sus metas, que sepa como llegar y conquistar las cimas de las montañas y tomar las estrellas entre sus manos.

Y se que no me he equivocado contigo, por que tu cuentas con las particulares que solo a los mejores les he dado, tienes dones y fortalezas especiales y únicas e irrepetibles.

Es ahora el momento entonces de mostrártelos, que los descubras, que te des cuenta de cuan valioso eres, que lo mejor de ti se encuentra dentro de lo mas profundo de tu ser, porque yo mismo lo puse en ese lugar y que esta a punto de descubrirlo.” -

-“Tu mayor tesoro hijito esta en tu interior, busca con detenimiento, ahora es el tiempo de hacerlo. Nada te detiene. Es tiempo de darte el tiempo, detente y en el silencio de tu interior búscalo.

Es tiempo de que sepas que si estas en este mundo no es por casualidad, es simplemente por que yo te he asignado una misión que cumplir AQUÍ Y AHORA, una misión que te hará trascender en la humanidad y hasta que no la descubras y la reclames por ti mismo yo no podré hacer nada al respecto, ya que te hice libre de actuar, de pensar, de elegir y de ser. 

Busca en tu interior cual es tu misión en este mundo, una vez que la descubras, prepárate incansablemente y actúa con determinación hasta lograr lo que deseas, el no cumplir con tu misión sería el peor pecado, el no ser feliz.”

“Mientras la descubres te daré 7 claves que te permitirán vislumbrar la luz en medio de la oscuridad.”

1- A todo lo que hagas, ponle el ingrediente mágico, el amor.

2- Vive intensamente cada instante de tu vida, no pierdas un solo instante buscando pretextos para no ser feliz.


3- Realiza las cosas ordinarias de una manera extraordinaria.


4-Da gracias todos los días por lo que tienes y por lo que aun no tienes, por que solo el agradecido en la pobreza, será justo en la riqueza. Aprende de la vida cada día un poco más y no dejes de que la riqueza empobrezca tu corazón.


5-Busca servir a los demás, por que solo el que vive para servir, sirve para vivir.


6-Te paciencia, empeño, dedicación. No esperes que el camino sea sencillo, ya que para alcanzar la cima hay que tener fortaleza, motivación y mucha paciencia. No esperes a que yo te solucione todos tus problemas, actúa intensamente, busca afanosamente y cree en ti como Yo lo hago. Y cuando te caigas levántate con un espíritu de aprendizaje y superación sabiendo que lo vas a lograr por que yo estaré a tu lado para para ayudarte.


7-Ten fe en mi y en lo que estoy haciendo contigo, tienes que entender que los cambios y ajustes que estoy realizando en ti, son dolorosos y lo entiendo, pero esta es la única manera de terminar mi obra maestra en ti, así que acepta cada angustia, cada dolor como un escalón a superar y enfréntalo con la fuerza de la fe, con la fuerza de saber que cada dolor, que cada angustia es para sacar lo mejor de ti.-

-“Ahora hijo mió, te doy una orden como se la di a Lázaro en el sepulcro… ¡LEVÁNTATE Y ANDA! Y esto es una orden, ENTIÉNDELO, LEVÁNTATE ¿que no ves que te necesito fuerte?, ¿qué no escuchas que tu familia te necesita?, ¿qué no sabes que este mundo necesita de ti? No puedes seguir derrotado, no puedes seguir dañándote a ti y a los demás. Deja ya de culparte y de lamentarte.

¡LEVÁNTATE Y ANDA! ¿QUE NO VES MI MANO EXTENDIDA QUERIENDO AYUDARTE?
Tu eres un ser grandioso y con fortalezas únicas, así que arriba toma mi mano y levántate por que es el momento de sacar lo mejor de ti y de luchar por tus ideales, es momento de alcanzar la cima y tomar a las estrellas entre tus manos, es momento de tener fe y entender que lo que viene es el amanecer mas hermoso e intenso de tu vida.”-

“Antes de finalizar hijito, quiero que sepas que estoy contigo y siempre lo estaré, solo tienes que tener mucha fe y aprender a escuchar. Pasaras por momentos en que no me veras, no me escucharas y pensaras que te he abandonado, pero aquí es donde tu carácter se templara y tu fe te hará resplandecer, por que ahora sabes que yo estaré ahí abrazándote dentro de mi corazón.”

Un silencio enorme inundo el templo, Macfran que había caído arrodillado, no salía de la sorpresa y las lagrimas cubrían su rostro.

El harapiento se levanto de su asiento y salio de la iglesia, para entonces Macfran se encontraba prácticamente congelado en un éxtasis de amor por lo que acababa de vivir, cuando reacciono y se dio cuenta de lo que acababa de pasar, salio corriendo de la iglesia para buscar desesperadamente al hombre que le había hablado, había pasado menos de un minuto, para cuando salio Macfran a buscar al harapiento, descubrió que había desaparecido, simplemente se lo había tragado la tierra, busco en cada rincón del centro de la ciudad pero nunca lo volvió a ver.

Desde aquel día Macfran ya no es un hombre común, ahora vive llevando esperanzas y paz, cumpliendo cabalmente con su misión encomendada desde aquella mañana y motivando a los más necesitados a encontrar un por que vivir.

Macfran encontró la felicidad escribiendo dando conferencias, cursos y llevando un mensaje de fe y superación a los demás. 

Lo más bello de esta historia es que es real y es parte del nacimiento de Seminarios.com.mx y esta es mi propia historia.

Para terminar quiero compartirte que el camino de la fe, de la superación, de la excelencia no es fácil, pero es simplemente maravilloso cuando dejas que Dios te toque y haga en ti sin pedirte permiso y cuando lo dejas El hace del ser más sencillo, un verdadero tesoro para la humanidad.

Lucha, supérate y encuentra el camino! 

El camino del éxito se construye haciendo lo que a los fracasados les da flojera.

Desde muy temprano Macfran ha iniciado el día para visitar empresas donde dejar su currículum, se ha preparado, mental, física y espiritualmente.

Después de una larga jornada, se sienta en la banca del parque, “El día ha sido extenuante, trafico, tumultos, apretujones, largas filas, pero sé que muy pronto, todo esto terminara, porque no me daré por vencido hasta alcanzar mis objetivos.”

“Practicare mi discurso, mejorare y puliré las palabras que pronuncio y así, encender las mentes de las personas que me escuchan.”

Macfran se agacha para aflojar las agujetas y descalzar un poco sus pies hinchados por tanto andar, cuando un anciano se sienta a su lado.

“Buenas tardes me dijo, ¿bonito día verdad?” Asentí, procurando en vano ocultar mí entusiasmo por compartir con un anciano la banca.

El anciano abre una pequeña bolsa de papel y arroja un puño de maíz al piso, decenas de palomas se lanzan al vuelo en busca de la semilla. 

“Me gusta alimentarlas, –me dijo- siempre están dispuestas a recibir. En algunas ocasiones pienso que el hombre debería de ser mas como las aves”.

“¿A que se refiere señor?” Pregunte sorprendido.

En esta ciudad, somos un montón de desconocidos, donde mucha gente sufre, por causas diversas, muerte, desempleo, enfermedad, soledad, y muchas otras. Pero pocos son aquellos que emprenden el vuelo y tratan de cambiar sus vidas, pocos son aquellos que recogen la semilla divina para alimentar sus mentes y corazones.

El hombre de estos tiempos sufre de diversas enfermedades, la enfermedad de la indiferencia, de la apatía, del fracaso, del miedo, de los vicios, de la sexualidad desenfrenada, del odio y de tantas otras enfermedades que no le permiten encontrar el camino a la plenitud infinita.

Y este es el resultado de que el hombre y la mujer de hoy, se pasan buscando la felicidad en lugares donde nunca la encontraran.”

“¿Qué es lo que me quiere decir con esto señor?” Pregunte.

-En cierta ocasión cuando le preguntaron a Miguel Ángel cómo creaba una escultura, respondió: “ La escultura de la Piedad o del David ya existía dentro del mármol, Dios ya la había construido en mi mente, lo único que tuve que hacer, fue, ir eliminando el exceso de mármol que rodeaba a la piedra”-

En ti existe un hombre feliz, lleno de amor, un ser pleno y con posibilidades infinitas, solo tienes que buscar en tu interior e ir quitando todo aquello que no te permite ver con claridad tu verdadera esencia”

¿Y cual es el secreto, para poder descubrir mi esencia? Pregunte.

“Debes de comprender que las riquezas, no deberán de ser jamás el objetivo de tu vida. La verdadera riqueza es la que emana de tu corazón, la que brota de tus palabras y da vida con tus actos y no la riqueza de tu billetera.

Esfuérzate cada día por alcanzar la verdadera felicidad y procura con todo tu corazón encontrar la paz mental y la serenidad espiritual”. Encuentra tu propósito, descubre para que naciste. No es una casualidad tu paso por este mundo.

Llegaste a este mundo sin nada, y así te iras de el. Pero puedes dejar en tu paso una herencia con tu obra para las nuevas generaciones y trascender en la humanidad.

¿Qué es lo que más disfrutas? ¿Qué es lo que te hace sentir bien cuando lo haces? Me pregunto.

Me gusta escribir, y me encanta enseñar, cuando doy una clase o imparto una conferencia me siento en el cielo. Dije al anciano.

Pues bien, es ahí donde se encuentran tus fortalezas, tu potencial infinito y tu felicidad plena dependen de esto. 

Toma el riesgo y reclámate a ti mismo el derecho de ser feliz, sirviendo a los demás. Conviértete en el mejor escritor, en el mejor conferencista de este mundo, es intentando lo imposible como se realiza lo posible, pero siempre mantén la vista puesta en servir a los demás.

Porque el que no vive para servir, no sirve para vivir.

Toma el riesgo, ¿Qué es lo peor que puede pasar? Lo peor seria nunca intentarlo, porque si no lo intentas nunca sabrás de lo que estas echo y de lo que eres capaz de lograr. Inténtalo y deja que el éxito te alcance.

Toma el riesgo, -repitió el anciano- mientras las palomas tomaban apresuradas las semillas de sus manos.

Me encantaría ser el mejor en lo que sueño, pero parece ser que las circunstancias no me ayudan ¿Qué debo de hacer? Le pregunte.

El anciano, me sonrió dulcemente y lanzo un poco mas de semillas a las palomas y me dijo “Cada desaire es una oportunidad de ser mejor; si uno huye de las adversidades o las evita, habrá echado a perder su futuro.”

“Nuca, nunca te avergüences de emprender algo, de buscar más, de tocar otra puerta, a pesar del fracaso, porque solo aquel que no ha fracasado es aquel que nunca lo ha intentado. Y el fracaso no te sorprenderá, si tu determinación por alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa.”

-“¿Usted realmente cree, que el fracaso no me sorprenderá si mi determinación es lo suficientemente poderosa?” pregunte.-

El anciano sonrió dulcemente y asintió con un suave movimiento de cabeza.

Dos monjas que pasaban por el parque, voltearon sus miradas al dulce rostro del anciano y con las manos juntas a la altura del pecho, inclinaron sus rostros sonrientes, y con solo un suave parpadeo de ojos saludaron al anciano, como si lo conocieran desde hace mucho tiempo. El anciano respondió de igual manera en silencio.

¿Cómo puedo entender el fracaso cuando éste es el que toca a mi puerta? Pregunte.

“Fracaso y éxito” dijo suavemente el anciano, 

“El fracaso es solo una ilusión. Produjiste un resultado, lo importante es que haces con los resultados.

El éxito es un estado mental, que te permite mirar al cielo y tomar a las estrellas con tus manos, es acariciar su luz y convertirte en luz para los demás, transformándote en estrella también.

El éxito es brillar, es alcanzar tus objetivos y metas a pesar de las adversidades.

¿Y cómo puedo darme cuenta de que voy por el camino correcto? Pregunte al anciano.

Los componentes del éxito, no solo son las riquezas materiales, esta es solo una de las consecuencias de los resultados. Pero también lo son: la buena salud, las relaciones plenas, el amor en tu corazón, la paz mental y la plenitud espiritual. Estos son elementos claves y señales en el camino del éxito, así que no te confundas.

El éxito, es solo para los que tienen fe, porque fe es ver lo invisible, ver lo que otros no pueden ver. El éxito es apenas una línea invisible y a veces podemos estar parados sobre ella y no la vemos.

Persiste, mantente con fuerza en tu mente y fe en tu corazón, porque solo aquel que tiene el poder de ver lo invisible, alcanzara sus metas y lograra sus objetivos en la vida. Solo aquel que ve lo invisible, se convierte en invencible.

Pero no me queda claro - le dije-. A pesar de querer lograr mis metas, descubro que no alcanzo mis objetivos.

“En realidad, – me dijo pausadamente- la única diferencia entre aquellos que han fracasado y aquellos que han brillado, reside en sus hábitos, en sus pensamientos y emociones.

Los buenos hábitos son la clave del éxito. Los malos hábitos son la puerta abierta al fracaso. Si estas obteniendo resultados negativos con tu actuar, cambia de camino, se creativo, actúa diferente.

No existe una sola forma de hacer las cosas, busca una chispa diferente para encender la flama y a pesar de lo que suceda, mantén encendida esa flama”.

“Déjame darte un par de ejemplos:

Si te levantas a las ocho de la mañana y te quejas de que llegas tarde al trabajo por culpa del tráfico, levántate a las siete para vencer al tráfico. Lucha desde temprano, para ser el primero en la oficina e inicia tu jornada sin prisas.

Si te quejas de que tu cuerpo ha cambiado y el peso no te ayuda. 

Come menos, has un lado lo que te engorda y realiza ejercicio todos los días, solo así podrás dar a tu cuerpo lo que necesita para funcionar correctamente.

Las justificaciones son solo para los fracasados y tú no eres un fracasado, no te justifiques, cambia tus hábitos en todos los aspectos de tu vida; cuerpo, mente y espíritu dando siempre un poco más. Da la milla extra en la carrera de la vida, sacando lo mejor de ti y descubre tu potencial infinito.

Escucha y se curioso, abre tu mente y experimenta nuevas posibilidades para alcanzar lo que deseas.

Esfuérzate y lucha por generar hábitos que te permitan ser mejor: Más rápido, más inteligente, mejor preparado, más saludable, mentalmente fuerte y convencido de lo que puedes lograr, espiritualmente conectado con tu esencia y con Dios.

Las pequeñeces hacen la perfección, sin ser la perfección una pequeñez.

Tus pensamientos son lo que tú eres y en lo que te convertirás el día de mañana.

Son estos pensamientos lo que crean la realidad, porque tus pensamientos regulan tu forma de actuar ante las circunstancias, así que ten cuidado de lo que pienses, porque tu mente es la que controla tu forma de actuar”

El anciano, dejo de alimentar a las palomas, cerro la bolas de papel y la puso en mis manos. Toma el riesgo y deja que el éxito te alcance, me dijo con una dulce sonrisa.

Se levanto con un poco de dificultad apoyándose en mí y continuo diciendo “Lucha por construir un mundo mejor, con lo que tu haces. Sirve a los demás y todas las fuerzas del universos conspiraran para que alcances el éxito y casi sin darte cuenta lo habrás logrado”

Me sonrió dulcemente y lentamente emprendió el camino.
Gracias, -dije- que Dios lo bendiga.
Ya lo ha hecho con regalarme la vida. – Contestó - alejándose lentamente.

Las semillas están ahora en mis manos, dependerá totalmente de mi, el poder darle un sentido a mi vida y servir a la humanidad o quedarme aquí sentado esperando a que un milagro suceda, mientras las semillas mueren lentamente.
Es momento de crecer.
Es momento de tener fe y ver lo invisible.
Es momento de buscar la cima y encontrar en las alturas la esencia de mi ser.
Es momento de volar y disfrutar del vuelo.
Es momento de reclamarme a mi mismo mis potenciales infinitos y ponerlos al servicio de los demás.
Es momento de trabajar intensamente por construir lo que siempre he soñado.
Es momento de descubrir que SI PUEDO y que no existen pretextos que me detengan para realizar mis sueños, la vida es demasiado corta como para vivirla siendo un fracasado.

Cada día daré un paso más y si ése paso no es suficiente daré otro más y aún otro. En realidad de paso en paso se construye el camino y no es tan difícil el andar.

Persistiré hasta que alcance el éxito.

Nunca volveré a huir de las adversidades, muy al contrario, las tomare como grandes oportunidades y al final las venceré, porque solo aquel que conoce el espino, sabe andar con cuidado por el camino. 


Una adversidad es un desafió a mi capacidad, es un reto a mi integridad, que me permitirá ser mejor de lo que soy hasta hoy.

De hoy en adelante consideraré el esfuerzo de cada día, como un reto para luchar contra las adversidades y vencerlas para alcanzar mis metas.

Persistiré hasta vencer las adversidades.

Jamás volveré aceptar la derrota, como una forma de vivir y arrancare de mi boca y mi corazón palabras negativas o frases como no puedo, es imposible, no lo creo, tengo flojera, hoy no, mejor mañana, no podría ser peor, esta difícil: porque son palabras de fracasados y yo, YO NO SOY UN FRACASADO.


Persistiré hasta que alcance mis sueños.

Haré un intento más antes de que la noche caiga, por cerrar el día con una victoria, y si este intento fracasara haré otro hasta lograrlo. No me iré a dormir hasta conquistar una victoria, pero no soñare con los éxitos del ayer dejándome caer en el sopor de la complacencia, de lo que fui en el pasado, puesto que esto me arrastraría al fracaso. Más bien soñare con nuevas metas, con objetivos más altos, porque solo aquel que sueña en grande, cosechara en abundancia, soñare con lograr lo imposible, por que PARA MI NO EXISTIRAN LIMITES.


La única limitación será mi muerte y a pesar de ella trascenderé a la vida con lo que haga hoy sirviendo a los demás.

Despertare con alegría en mi corazón para convertir en realidad mis sueños.

Saludare cada mañana con el corazón y agradeceré al cielo por la bendición de la vida, por la oportunidad que tengo hoy de respirar y de luchar por alcanzar mis metas.


Persistiré con alegría en mi corazón y una gran sonrisa en mi rostro, inundando de felicidad a todo aquel que toque en el camino, porque es demasiado corto el día como para no disfrutarlo plenamente.


Insistiré en decir a la gente que amo, que los amo y nunca más lo volveré a callar, por que sé que posiblemente hoy sea mi última oportunidad para hacerlo, y ahora no perderé esta oportunidad como he perdido tantas otras oportunidades en el pasado.

Mientras exista en mi cuerpo un soplo de vida, no dejare de luchar por que sé que el fracaso no me sorprenderá, si mi determinación por alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa y SI DE ALGO ESTOY SEGURO ES QUE LO LOGRARE.

"Le he pedido a Dios que me de todo para disfrutar de la vida, pero él ha sido MUCHO mas generoso y me ha dado la vida para que DISFRUTE de todo."
 Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 153 Volumén 2: Trabajo para un Desempleado

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: