lunes, 28 de abril de 2014

¿Qué hacer para no ser despedido a los 40?

“Las empresas te contratan por tus aptitudesTe mantienen por tus resultados y te despiden por tus actitudes.
-J. Carlos Fernández 

Motivos por los que los mayores de 40 son despedidos
  • ¿Qué puede hacer para evitarlo?
  • ¿Qué medidas se pueden tomar para prevenir el despido?
  • ¿Cómo deben capacitarse (desarrollar su carrera)?
  • Auto-capacitación Participación en cursos de Diplomado, Post-grado o MBA
  • ¿Cómo debe reaccionar una persona que lleva muchos años en una empresa y se enfrenta a un jefe menor que él?

A la mayor parte de la población le da miedo cumplir 40 años. Existe una creencia generalizada que, después de los 40, estamos mucho más expuestos a ser despedidos. Pareciera ser que a esta edad se acaba la vida, nos convertimos en estorbos y simplemente no somos un aporte a la sociedad.

No obstante, más allá de los prejuicios y la percepción general, existen una serie de motivos, claramente definidos, por los cuales las personas mayores de 40 años son despedidas. Entre las más comunes está la falta de auto-capacitación, flexibilidad, adaptabilidad al cambio y actualización.

También, existen medidas que uno puede tomar -y que se las recomendamos- que le ayudarán a mantenerse vigentes y a prevenir los despidos.

Motivos principales por los que los mayores de 40 son despedidos

1. Quedarse desactualizados, confiándose de su "experiencia". No es lo mismo 20 de años de experiencia, que un año de experiencia repetido 20 veces. ¡Cuidado con aquel que dice tener 10 años de experiencia en algo, no hay que contratarlo!. Es falso, nadie tiene más de tres años de experiencia en algo. Las cosas cambian muy rápidamente. El Dr. Mosley investigador de la Universidad de California afirma que un profesionista caduca sus conocimientos a los 4 años de haber egresado de la carrera profesional. ¿Tiene Ud. Conocimientos viejos para un mundo nuevo y cambiante?

2. Perdida de interés de logros y retos.  Muchos profesionistas van perdiendo día a día el ánimo de enfrentar nuevos retos, algunos piensan erróneamente que lo realizado en el pasado es suficiente mérito de por vida, sin embargo tenemos que enfocarnos que las empresas están más que nunca necesitados de profesionistas que generen innovaciones continuas (Kaizen). Este tipo de profesionistas viven y se expresan de lo experimentados que son, convirtiéndose en un estorbo a los avances de cambio.

3. Defender el coto de poder.  Es hacer de su área de responsabilidad un bunker ó feudo pensando que las murallas lo defienden de profesionistas menos experimentados, pero más actualizados. El objetivo central de generar valor para la compañía se cambia a manera de defensa por una crítica mordaz a sus compañeros y diversos departamentos de la compañía. Falta de colaboración en grupos interdisciplinarios, tortuguismo y prepotencia en los trámites que realiza y parálisis de sus subalternos ya que el poder y la toma de decisiones se centra en el jefe.

  • Ser poco flexibles frente a los cambios. Las empresas desean gente desmontable, multi-habilidades, desechable, transportable, franquiciable o virtual. 
  • No ser capaz de agregar valor, ya que se pierden las pasiones y el sentido de la vida. Las empresas compran ahora el resultado de su tiempo, no su tiempo. En muchos casos los mayores de 40 venden disponibilidad, funciones a realizar y las empresas desean gente que resuelva problemas y genere nuevas ideas. 
  • Basarse en el conocimiento adquirido y no en realizaciones y logros nuevos. Muchos confunden información con conocimiento y suelen estar seguros que están al día. Las empresas exigen ahora logros claros y medibles que demuestren a quién le ganó la persona, ahora, no hace 10 o 20 años atrás. 
  • Desarrollar una carrera basada en la antigüedad de los cargos y las funciones. 
  • Falta de visión de logro. Profesionistas que se sienten bien por “hacer” sin analizar que estén en el “lograr”. Stephen Covey lo define muy claramente en uno de los hábitos de la gente efectiva como: “tener el fin en la mente”.
  • Falta de capacidad de trabajo en equipo. Las vedettes en las empresas pasaron a la historia junto con la seguridad en el trabajo. Los grandes retos son de equipos de trabajo interdisciplinario. Pierda el miedo de colaborar con otros colegas, aprende y motive a que cada quien aporte valor a las soluciones.

¿Qué puede hacer para evitarlo?

Autocapacitarse diariamente. Por ningún motivo pensar que un MBA o Curso de Post-grado, es la salvación. Eso solo es un complemento que lo mantiene competitivo en el mercado Una profesional de más de 40 años que no genere opinión en su área, tiene pocas posibilidades de mantenerse en el mercado laboral

Evaluar la factibilidad, cada día más real, de emprender, lo que no significa montar un negocio, como equivocadamente se define este tema. Más bien, generar actividades variables donde se venda en el mercado abierto, sus talentos, habilidades y experiencias, de diferente forma. Participando de proyectos, aceptando designaciones por resultado, participando en el área educacional, etc.

Ser un excelente lector de libros, tanto técnicos de avanzada como de revistas y ciencias humanas. El principal problema de las empresas no es técnico, sino que se centra en saber conocer a las personas. La idea no es leerse libros del tipo "Quien se robó mi queso" o algo parecido. Hay que buscar material de punta, que haga la diferencia

Generar redes de contacto personales, a lo menos 50 por año. Claramente identificables, a quienes contactemos periódicamente y podamos atender sus llamadas y necesidades. Con una red sólida valemos más en el mercado.

No se confíe en que su experiencia y el conocimiento de su trabajo. Tenga un plan de vida personal y profesional y actualícelo cada 6 meses.

¿Qué medidas se pueden tomar para prevenir el despido?

Sobre este tema va aquí una reflexión, resuma lo que considere más importante.

La base es no sentirse viejo por la edad, sino por las ideas y por la acción. Puede ser que un joven muera profesionalmente a los 25 años y lo entierren a las 80.

Dejar de pensar que el tener una edad determinada, debe detonar un cronometro  regresivo.

Vejez anticipada

La World Future Society de los Estados Unidos, estima que en 30 años más el ser humano tendrá expectativas de vida de 120 años. En la actualidad un profesional está superando los 80 a 85 años, mientras el mayor número de jubilaciones en AFP se están haciendo anticipada y masivamente, antes de los 58 años. Solo un porcentaje marginal lo hace a los 65 o 60, dependiendo del sexo.

Mientras tanto la vida laboral, con aportes provisionales a una AFP, se reduce a un máximo de 25 años. De las juveniles 25 primaveras hasta la mediana edad de 50 años, fecha en que con suerte alguien mantiene un "empleo estable", de 9 a 18 horas, con un jefe, un vale de almuerzo, una descripción de funciones, y lo más apreciado por nuestra sociedad del Siglo XXI, IMPOSICIONES.

La pregunta que surge frente a este escenario, ¿Qué plan personal estoy realizando para generar una actividad durante los 30 o más años de vida que me quedarán? Y que ojalá, me genere ingresos.

Hay que considerar que es muy difícil que los recursos ahorrados en la AFP y en forma personal, puedan ahora, solventar un período tan largo de inactividad. Los que ya han jubilado han podido detectar que los ingresos que han quedado percibiendo son mucho menores que los estimados.

Ahora las AFP ya no preguntan cuantos años tiene una persona, sino cuantos años va a vivir.
La verdad que los planes improvisados de los chilenos frente a este desafío son bastante preocupantes: ¡Ya veremos! es la frase que más se escucha. Otra, ¡Ya no estoy para esos trotes! me dice un ejecutivo amigo de 55 años, que cree que la vida ya se le acabó a sus ahora activos años de edad. Después de 25 años de trabajo con renta muy alta y con casi $100 millones en su Fondo de Pensiones, terminó siendo desvinculado de su trabajo y optó por un plan de ¡vejez anticipada!. De los $4.000.000 que recibía en su última remuneración, quedó con $600.000 de pensión y en ningún caso asegurada para los años de vida que le quedan, y que son muchos. La mayoría jura que con su pensión de la AFP, más sus "contactos", logrará salir adelante. Pocos planifican su vida después de los 50; el problema está en saber cuando uno está viejo para el empleo y cuando para el trabajo.
El General Douglas Mac Arthur, líder en la segunda guerra mundial, dijo una vez: "La juventud no es un período de la vida, sino un estado de espíritu, una victoria del coraje sobre la timidez, del gusto de la aventura sobre el amor a la comodidad. Uno no se vuelve viejo por haber vivido un gran número de años, sino por haber desertado de un ideal. Los años arrugan la piel, pero renunciar al ideal arruga el alma.

Yo agregaría que uno se pone viejo cuando sus arrepentimientos son mayores que sus sueños. Hay entonces algunos que mueren a los 25 y los entierran a los 80.

Mientras en el siglo pasado el ser humano vivía de una profesión, en el siglo XXI tendrá varias. Los padrones de la era industrial, consideraban la fuerza muscular y no el intelecto del trabajador. De ahí el concepto de "no mayor de 35 años". La idea entonces es no jubilar el cerebro.

"La sociedad es un complot para hacerte morir joven, de sesenta años. La sociedad está organizada para que los que trabajan, mueran luego. A eso responde la jubilación, que es una condena a muerte. La sociedad ha creado una serie de falsos conceptos sobre la juventud y la vejez para que la vida no se prolongue. La gente que acepta los engaños de la sociedad egoísta le tiene miedo a la vejez." Así lo señala Alejandro Jodorowsky, escritor chileno.

En efecto, la sociedad esta hecha para sentirnos viejos antes de tiempo.

Inclusive las propias AFP tienen un plan para sentirse viejo antes, lo llaman VEJEZ ANTICIPADA ¡que nefasto nombre para un producto!

La idea antigua de la jubilación, como la de sentarse en una silla de playa y chochear con los nietos, se aleja para muchos. No tanto por el problema económico sino porque para muchos será muy difícil pasar más de 30 años sin un sentido de la vida, financiable.

Para la nueva generación la jubilación apenas es una imposición social que no alterará el ritmo de vida y la motivación para la búsqueda de nuevas oportunidades de desarrollo.
La parte inicial del verso del poeta chileno Juan de Rosa, dice:

Me preguntan la edad y la confieso, que el pasar de los años no me inquieta. En mi la juventud sigue de fiesta, abriendo paso a todos los sueños. Si alguna cana o huella se pone en evidencia y se asoma en prueba de los años idos, le doy vida fugaz, que lo vivido, nadie me obliga a ponerlo en evidencia.

Soy como soy. Me gusta verme joven. A la vejez es torpe darle paso.

Finalmente hay que destacar que según un estudio universitario reciente, el 82% de los avisos publicados en los diarios de Santiago, buscando ejecutivos recientemente, no señalan edad, rompiendo el antiguo mito de "no más de 35 años para una cargo".

Como van las cosas en las próximas generaciones una persona de 50 años será un adolescente que todavía vivirá con sus padres.

Mientras exista vida existen desafíos. La muerte debería sorprender en un futuro cercano a las personas en medio de un proyecto todavía incompleto, de preferencia alrededor de los 100 años.

¿Cómo deben capacitarse (desarrollar su carrera)?

Autocapacitación

  • Una de las formas de evaluarse personalmente es hacer un balance trimestral de nuestras acciones que nos puedan hacer más empleables o de interés para las empresas. Además medirlas y verificar los resultados.

  • Participación en cursos de Post-grado o MBA

  • Saber elegir actividades de este tipo, buscando valor agregado singular, que no entregue información sino conocimientos innovadores que permitan generar valor agregado. La mayoría de estos cursos no preparan al profesional mayor para los cambios lo adaptan a lo que existe.

La capacitación del futuro, está en la autocapacitación, Internet y redes de contacto.

¿Cómo debe reaccionar una persona que lleva muchos años en una empresa y se enfrenta a un jefe menor que él?

Aprovechar la oportunidad para aprender cosas nuevas y adoptar una actitud positiva. Más bien constituir este hecho como un desafío que como un problema

Flexibilizarse frente a este desafío. Participar de todas las actividades que se planteen con una actitud positiva. Aprender a escuchar nuevas ideas, trabajar en equipo y principalmente aprender a desaprender muchas cosas.

Mostrar que la experiencia y el conocimiento adquirido está a disposición del nuevo jefe.
A pesar de las recomendaciones expresadas siempre tenga un plan cuando salga de la compañía recuerde que ningún trabajo es para siempre.

A continuación destacamos algunas de sus más conocidas frases del tema:

"El éxito no es otra cosa que la sumatoria de fracasos bien concebidos. La cantidad de veces que nos caemos y nos volvemos a levantar"
"El profesional de portafolio, que vende sus habilidades en el mercado abierto, es el profesional del futuro"
"La reuniones en Latinoamérica son muy importantes para tomar decisiones. Es necesario que estén compuestas por cuatro personas, 3 de las cuales ojalá estén ausentes"
"La gente ya no se rechaza en los trabajos por su capacidad sino más bien que por sus actitudes"
"Hay gente que permanentemente entierra en lo más hondo de su cerebro sus sueños y sus pasiones"
"Una idea buena no basta para tener éxito; es necesario ponerla en acción"
"Los malos han muerto, los buenos están desapareciendo, los muy buenos están en vías de extinción, solo hay lugar para los excelentes
"Un sueño nocturno al amanecer se desvanece, pero un sueño diurno persistentemente construido es "peligroso", termina generalmente en una obra magnífica.
"El mercado laboral busca cada vez más profesionales y empleados con mentalidad intraemprendedora, tolerantes a la incertidumbre, adaptables al cambio, con detonadores automáticos frente al cambio, con capacidad de crear y de relacionarse con las personas.
"Llevo 5 años cesante, pero no deseo empezar a trabajar porque no quiero perder mi antigüedad"
"Cuando tu vecino esta cesante, eso se llama recesión. Cuando tú estas cesante eso se llama depresión.
"No es lo mismo 20 años de experiencia que un año de experiencia repetido 20 veces"
"La contabilidad financiera mide una mínima parte del valor de una empresa. El capital intelectual y las neuronas activables de la gente constituyen el 80% de su patrimonio. El cambio está dejando a muchos contadores y auditores marcando ocupado"
"Lo que más motiva a los jóvenes de ahora es una mentalidad de rebaño. Obtener un diploma de algo, colocarse en el riel de un trabajo fijo, agarrarse del carro anterior y esperar que la locomotora los arrastre por las estaciones de la vida

Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 157 Volumén 2: ¿Qué hacer para no ser despedido a los 40?

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: