jueves, 3 de abril de 2014

Aprender a quererse uno mismo parte 1/3


“La persona con una buena autoestima es:
'Ambiciosa sin ser codiciosa,  Poderosa sin ser opresora,  Auto afirmativa sin ser agresiva, Inteligente sin ser pedante, Humilde sin ser Servil, Comprensiva sin ser Idiota'”
Franklin P. Jones


En este punto podrás observar que una de las características más importantes del ser humano y una de las que provocan más irregularidades psicológicas es sin lugar a dudas la Autoestima de la persona.

La falta de autoestima puede provocar en un ejemplo, que una mujer en apariencia normal, no se quede nunca embarazada, esto tiene una explicación, absurda para algunos y misteriosa para otros, pues bien, una de mi explicaciones es siempre la misma  ¿Cómo quieres crear amor, si tú misma no te quieres?

En este punto he querido poner un tema muy extenso sobre la Autoestima, sirve de auto-transformación para descubrir el cambio interno que nosotros mismos podemos hacer si hacemos las cosas desde el punto de vista del amor y del servicio, espero que una vez acabes este curso, puedas amarte a ti mismo/a y a toda la humanidad.


La Autoestima: Aprender a quererse uno mismo

Las creencias

Nuestras creencias, son la parte fundamental de nuestra vida. Lo que creemos, se manifiesta; nuestros pensamientos son órdenes que serán obedecidas y las veremos reflejadas en nuestra vida como experiencias. Si piensas en miedo, en carencias, en desamor y fracaso, actuarás como un imán para ello, atrayéndolo de manera natural, instantánea, convirtiéndose en tu realidad inmediata.

Exactamente lo mismo pasa cuando pensamos en dinero, amor o éxito, éstos vendrán de manera fácil, casi sin buscarlos provocando milagros diarios en nuestra vida. Los pensamientos del presente, crean nuestro futuro. El pensamiento y las palabras van juntos, ambos contienen vibraciones energéticas que atraen lo que llaman, sucesos de la misma calidad de sus vibraciones.


Los pensamientos son sólo eso, y pueden cambiarse, nosotros tenemos el poder de hacerlo, es sólo una programación. Nosotros somos los únicos responsables de la vida que nos hemos construido, no podemos culpar al destino, a nuestros padres a la suerte o a Dios; si aceptamos nuestra responsabilidad, nos estaremos dando la oportunidad de elegir un cambio consciente, que no nos permita volver a nuestras creencias negativas y desde luego a nuestra vida llena de sacrificio y sufrimiento.



Ejemplos de Creencias Negativas:

"Nadie me quiere"
"Todo el mundo me hace daño"
"No tengo dinero"
"No tengo capacidad para un empleo mejor"
"Soy fea"


Si analizamos las afirmaciones anteriores, nos daremos cuenta que las podríamos resumir en una sola frase: Baja autoestima. Es el resultado de no valorarnos como personas, como trabajadores, como seres capaces de inspirar amor, admiración, etc. Es lo que nosotros creemos y es lo que estamos viviendo.



Nuestro Pasado

Nuestra vida actual, es reflejo de un pasado arraigado a nosotros. Las experiencias que vivimos, nos hicieron pensar que así era la vida. Lo que vimos en nuestro entorno, nuestra sociedad y los acontecimientos, fueron la influencia que nos dio un patrón determinado de pensamientos.

¿Recuerdas como fue tu infancia? ¿Tu adolescencia? ¿Cómo fueron tus padres? ¿Qué aprendiste de ellos?


Nuestros Padres

Nuestros padres son la principal fuente de creación en nuestro patrón de creencias. Si tuvimos la suerte de vivir en un hogar lleno de amor, de unión y felicidad, ¡tenemos parte del camino ganado! y habrá poco que restaurar. Pero si pertenecemos a una familia agresiva, que nos repitió incontables veces "Eres un inútil" "Nadie se va a fijar en ti" "El éxito es para los ricos" "Los hombres no lloran" etc., entonces te darás cuenta, que una gran lista de estas ideas limitantes están construyendo tu realidad actual y que aparte tienes que luchar contra una gran dosis de resentimiento, culpa y rencor, no sólo hacia tu familia, sino también hacia ti mismo y hacia el mundo entero.

De la Biblia podemos sacar una enseñanza vital: "No juzgarás a tu padre ni a tu madre". Esta frase no es casualidad, tiene varias razones:


Nuestros padres hacen lo mejor que pueden, con las armas que tomaron en su experiencia con el pasado. Si a ellos no les enseñaron lo que es el amor, no pudieron aprenderlo y por consecuencia no te lo pudieron enseñar, en este caso, el amor encierra todo, y entre ello se encuentra el autoestima, una persona con falta de autoestima puede tener muchos matices al manifestarse, desde tener actitudes violentas (para obligar a la gente a la aceptación de sus ideas) como un carácter debilitado y temeroso de enfrentarse a la vida.


En este mundo no hay culpables, todos somos partícipes de un rol que desempeñamos por acuerdo mutuo entre Dios y nosotros. Esto se da desde otros planos. Ahí es donde elegimos la vida que llevaremos aquí en la Tierra, desde la ciudad en la que naceremos, hasta nuestro color de piel, y desde luego, también hemos escogido a los padres que cuentan con los elementos que nosotros necesitamos como aprendizaje. De todo lo malo que hayamos podido absorber, podemos también descubrir que aprendimos cosas buenas.

Recreación de nuestro Antiguo Hogar

Cuando nos independizamos de la casa de nuestros padres, y nos quedamos con las creencias que aprendimos de ahí, inconscientemente aunque no estemos de acuerdo con ello, volvemos a construir un hogar con las mismas características. Las palabras y las frases llegan en cada momento a nuestro encuentro. ¿Tratas a tus hijos como te trataron a ti? ¿Tratas a tu esposo (a) como tu papá trató a tu mamá?. Aunque no sea una recreación 100% igual, habrán detalles que siempre aparezcan. Si no estamos de acuerdo con la vida que vivimos y no queremos crear otro hogar igual, es necesario tener conciencia de todas nuestras creencias aprendidas, para empezar a cambiar nuestra historia.

Eligiendo nuestros Pensamientos

Los pensamientos son sólo eso, y pueden cambiarse, podemos elegir entre ellos.

¿Cuántas veces te has negado a pensar que eres una persona exitosa? ¿Cuantas veces no has aceptado que puedes inspirar confianza y amor en los demás? En estos casos, tú estás eligiendo estos pensamientos, de la misma manera, puedes elegir, pensamientos contrarios que eleven tu autoestima. El amor hacia uno mismo es parte fundamental en este proceso de cambio y curación. El reconocimiento de nuestro propio poder y de todas nuestras capacidades es el camino para elegir la vida que merecemos vivir. La vida que siempre hemos querido tener pero creemos que no es para nosotros, que no la merecemos
Procedencia del Problema


En la mayoría de los casos, el problema que vemos manifestarse dentro de nuestra vida, no es el verdadero problema, resulta que solo se trata de la manifestación de lo que es el verdadero problema.


No importa el tipo de problema, puede ser que no tengamos suficiente dinero, que estemos enfermos, no tengamos amigos, no conseguimos un buen empleo... en fin. Cualquiera que sea el problema tiene un fondo, una raíz, que a final de cuentas es el mismo en todos los casos.


El encontrar dicha raíz, es como deshojar las capas de una cebolla, hasta llegar al fondo, cada capa representa una característica, un problema manifestado, pero no es el real, el problema real se encuentra en el fondo, en el corazón de la cebolla.


A continuación te daré algunos ejemplos de cuando el problema no es el problema:



Aspecto Físico

Toda la vida has luchado contra tu sobrepeso, has probado mil dietas, mil rutinas de ejercicios, y lejos de mejorar, el problema empeora. Puedes pensar que el problema es tu genética "lo heredé de mi madre", o "así lo quiso Dios", de alguna manera no todos tienen que ser delgados, puedes pensar en resolverlo de mil maneras, tratamientos, pastillas, extenuantes horas de ejercicio, etc. De esta manera, tal vez logres una espectacular figura, de manera temporal y arriesgando tu salud.


La Raíz del Problema

El sobrepeso se desarrolla, cuando nosotros nos sentimos desprotegidos ante la vida, las circunstancias o hacia la gente. La inseguridad es el ingrediente primordial. Esto aumenta en la medida en que somos víctimas de los comentarios de los demás respecto a la obesidad, aumenta nuestra inseguridad y nuestro peso también. El que la gente critique (por costumbre) y el que nosotros hagamos caso de estas críticas, hacen una combinación negativa en la mayoría de los casos. En la medida en que logramos cerrar nuestras puertas a los comentarios de la gente, y hacemos conciencia de que la vida y Dios están de nuestro lado, que nosotros valemos (gordos o flacos) y estamos seguros de nuestro valor, fuerza y poder esenciales, en ese momento, nuestro cuerpo se equilibra, y solo, sin ningún tipo de ayuda, va disminuyendo su peso. La representación es más o menos de esta manera: Acumulas "toxinas", es decir, pensamientos negativos en tu mente, se acumulan en tu cuerpo en forma de grasa y no eliminas lo que ya no le sirve al cuerpo, necesitas protección, el cuerpo crea un "colchoncito de grasa" en tu cuerpo como reserva, como protección.

¿Crees que has llegado al fondo del problema? Más o menos, pero todavía lo podemos resumir en una sola palabra: Autoestima


El Aspecto Económico

En este caso el problema que sale a flote es la falta de dinero. Puedes buscar mil soluciones pero nada resulta. Buscas un mejor empleo, el cual nunca llega, puedes estudiar alguna especialidad dentro de tu carrera, y no ves los cambios, puedes abrir muchos negocios, ninguno resulta.

La Raíz del Problema

Si crecemos dentro de un ambiente negativo, en donde se nos ha enseñado que solo tiene valor el que tiene dinero, entonces estaremos buscando el dinero como una forma de darnos nuestro propio valor y de que la gente nos acepte. La inseguridad que tenemos hace que no seamos capaces de tomar una decisión acertada, que no nos atrevamos a probar caminos nuevos y que tengamos miedo de enfrentarnos a la vida. En la medida que tengamos conciencia de que nuestro valor no esta en el dinero sino en todo lo que conforma nuestro ser (física, psíquica y emocional), entonces lo demás vendrá solo, como decía Cristo "Armoniza tu interior y lo demás vendrá por añadidura".

Una vez más, el problema lo podemos resumir en una palabra: Autoestima


El Aspecto Social

Estas solo, no tienes amigos, y la relación con tu familia es mala. Piensas que nadie te quiere y que la gente solo busca la oportunidad de hacerte daño. Eso hace que estés siempre a la defensiva, no creas en nadie, y como consecuencia no puedes considerar a nadie tu amigo. Tu solo te aíslas, por temor, como defensa. Rechazas a la gente y a la posibilidad de crear relaciones sinceras y duraderas.


La Raíz del Problema

Un entorno lleno de circunstancias negativas, agresiones físicas y verbales, te hacen sentir que esa es la vida real, si tu familia, que son los seres que más te aman te hacen daño ¿quién no lo hará?, la violencia siempre deja una sensación de humillación (independientemente del dolor), fueron tus padres quienes continuamente te agredieron, no tuviste la oportunidad de defenderte, entonces aprendiste que todos buscan la manera de hacerte y daño y tu única defensa es no confiar en nadie, y como consecuencia, la soledad, aprendiste a agredir, y como te sientes agredido (aunque nadie lo haga realmente) de una u otra manera agredirás a la gente que se te acerque.

No estás convencido de tu propio valor, pero quieres convencer a la gente de ello, buscas desesperadamente la aceptación de los demás, en lugar de dar un consejo o tu punto de vista, lo impones, no te limitas a decir lo que piensas, quieres convencer a todos de que tus ideas son las mejores, te apasionas con los temas, siempre de manera agresiva. ¿El resultado? La gente se aleja de ti.


¿Sabes cuál es la raíz del problema? Tú autoestima.


El mayor problema de la humanidad, es la falta de amor a si mismo, nadie se ama y se acepta tal como es. Aceptan vivir experiencias de dolor por falta de amor. En la medida en que hagas conciencia de tus valores, la perfección de tu cuerpo, la belleza de tus sentimientos, la grandeza de tus pensamientos, y sobre todo la seguridad de que mereces no solo lo bueno de la vida, ¡sino lo mejor!, en ese momento, podrás tener acceso a todo lo que siempre has deseado. No basta con querer algo, los cambios se realizan de adentro hacia fuera, en el momento en que vayas modificando tus creencias, las oportunidades irán llegando aún si buscarlas, tendrás la mente libre para tomar decisiones acertadas, y tendrás la capacidad de abrir tus caminos y ampliar tu campo de acción, no tendrás miedo en emprender una ruta nueva, podrás tomar riesgos sin temor, organizados, que se manifestarán con una sola palabra: Éxito. Vale la pena intentarlo



Comprensión del Problema

La mayoría de nuestras creencias y nuestros pensamientos, provienen de nuestra niñez y fueron transmitidos por nuestros padres.

Por ejemplo, la creencia de que "no haces nada bien" puede provenir de un padre que repetidamente te dijo "eres inútil". Este tipo de relaciones se vuelve un círculo vicioso, el papá con el afán de que "seas alguien en la vida" te podrá pagar escuelas, invertir en negocios para ti, y no habrá nada que salga bien. Todo será un fracaso. La vida cumple con la orden - creencia de que "no haces nada bien" pero además, tu papá "paga" su error invirtiendo todo su dinero en ti, perdiéndolo. Al mismo tiempo el aprovecha la situación para vengarse, repitiendo la frase que ya conocemos.


Otro ejemplo, es la falta de amor a sí mismo, la cual puede provenir de la ardua tarea de ganarse la aceptación de la gente. Tal vez estuviste mucho tiempo haciendo todo lo que suponías le agradaría a tus padres, pero a cambio, solo recibiste críticas, hiciste tu mayor esfuerzo y nadie lo valoró.


El miedo a la vida, proviene de unos padres temerosos hacia la misma. Si fueron temerosos al tomar una decisión, al iniciar algún cambio, etc. Te lo transmitieron, y probablemente el que se te escapen todas las oportunidades se está volviendo una costumbre, y en el peor de los casos ¡no te enteras de que están todas las puertas abiertas!. El miedo y la duda siempre están presentes en ti.


Ejercicio

Has una lista de todo lo que tus papas te criticaban, analiza cuales fueron los mensajes que escuchaste y lo que aprendiste ¿qué creían tus padres del dinero? ¿del cuerpo? ¿acerca del amor y las relaciones? ¿Del sexo? ¿acerca de tus talentos?.

Ahora, incrementa tu lista, analizando las creencias de todo el entorno con el que creciste (maestros, amigos, iglesia, parientes, etc.).


Como último paso ¡elimina estos pensamientos! ¡No son tuyos! Y están limitando tu campo de acción



La acción de las palabras y creencias



Cuando se presentan este tipo de acciones en nuestra niñez, suele repercutir toda la vida, lo que aprendemos de niños, es determinante. Por ejemplo, un niño que es sometido y maltratado por sus padres, aprende a tener miedo a la vida, a sentir que no es merecedor ni del cariño de sus padres, aprende a estar por debajo de cualquier símbolo de autoridad (maestro, jefes, etc.) jamás les propondría una idea nueva porque pensaría que carece de valor "ellos valen más que yo"

¿Que pasa con un niño que lejos de criticarlo apoyaron sus decisiones? ¡Tendrá el mundo en sus manos! Porque el aprendió con lo que el quería, valía, por lo tanto no tiene en mente que pueda fallar ¿Te has preguntado como le hace la gente que todo lo que hace es un éxito?.

 Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 146 Volumén 2: Mejorar Nuestra Autoestima

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: