Calcula tu deuda kármica

Todos los seres humanos heredamos deudas de nuestras vidas pasadas. A partir de tu fecha de nacimiento, puedes conocer cuál es su deuda y saldarla, de modo que tu progreso no se vea afectado.

¿Sabía que su fecha de nacimiento puede revelar las deudas Kármicas de su vida pasada? Olvide sus preocupaciones, esto no es un curso de regresión a vidas pasadas; y, para que se quede más tranquilo, no hay nada que pagar. La fórmula a continuación le dará una breve sinopsis de sus dudas Kármicas. Pruebe de una vez... 





A

B

C

D

K



A, B, C están relacionadas con su cumpleaños, y el casillero D, que es el del destino, es la suma de su fecha de nacimiento completa reducida a un único dígito.

Si su fecha de nacimiento es 21.11.1977, 21 entra en la celda B, 11 en la celda A, 1977 en la celda C.

Asimismo, la suma de la fecha de nacimiento completa (21+11+1977=2009=11=2), se ubica en el casillero D



La celda K representa su número de deuda. Para obtener su valor, reste 1 a la cifra contenida en la casilla B, es decir B-1. Esto es  21-1=20=2.

Por lo tanto, 2 es la deuda Kármica de una persona nacida el 21.11.1977. 


11
21
1977
2
2 (B-1)

A

B

C

D

K


¡Atención!: La numerología sólo reconoce los números 1-9 (y los números 11 y 22, que son considerados números maestros).

Así que si la suma de los números de su fecha de nacimiento va más allá del 1-9, 11 ó 22, usted necesita sumar las dos cifras (por ejemplo, si nació un día 14, sume 1 + 4) para conocer su deuda Kármica. 

A continuación, lea la interrelación entre sus deudas Kármicas y su vida presente, y haga que su actualidad sea mejor. 

Resultados

  • Uno: Si tiene uno en la celda K, usted no ha logrado ser una persona independiente en su vida pasada. Por lo tanto, usted necesita aprender a ser independiente, ya que existe la posibilidad de que desarrolle una dependencia también en su vida actual.

  • Dos: Si tiene dos en la celda K, usted no ha hecho uso de su intuición en su vida pasada. En esta oportunidad, usted la reconocerá gradualmente y comenzará a usarla.

  • Tres: Si tiene tres en la celda K, lamentablemente ha desperdiciado su paso anterior por el mundo viviendo de una manera frívola. En este nuevo período, usted necesita discernir y aprender qué ocasiones ameritan compromiso y cuáles despreocupación.

  • Cuatro: Si tiene cuatro en la celda K, puede que haya sentido, en reiteradas ocasiones, que necesita trabajar el doble que los demás para llegar al mismo lugar. Esto es porque usted era un holgazán en su vida pasada. A medida que recorra su vida, y vaya saldando esta deuda Kármica, la vida será mucho más fácil y agradable para su persona.

  • Cinco: Si tiene cinco en la celda K, su lección que debe aprender es optimizar su utilización del tiempo, puesto que, en su vida pasada, ha entregado demasiado tiempo a un amplio rango de actividades infructuosas. Esta no es una lección fácil de aprender; generalmente lleva años tomar conciencia de que el tiempo corre con velocidad.

  • Seis: Si tiene seis en la celda K, usted necesita aprender a amar y a cuidar a su familia. Lamentablemente, contrajo una deuda Kármica por haber ignorado sus responsabilidades familiares en su vida pasada.

  • Siete: Si tiene siete en la celda K, necesita desarrollar su fe y espiritualidad en esta vida, que precisamente es en lo que falló en su paso anterior. Usted fue una persona escéptica que, en su experiencia previa, siempre impuso un manto de duda sobre cualquier aspecto espiritual o religioso.

  • Ocho: Si tiene ocho en la celda K, usted deberá trabajar muy duro para alcanzar la prosperidad económica. Esto será así hasta que su deuda Kármica se haya cancelado. En su vida anterior, usted hizo un uso inapropiado del dinero, llegando a despilfarrarlo e, incluso, existe la posibilidad de que haya malversado fondos.

  • Nueve: Si tiene nueve en la celda K, en esta vida estará obligado a convertirse en un verdadero humanitario; de lo contrario, el progreso le será muy esquivo. Esto ocurre porque usted evitó ayudar a otras personas en su vida anterior.

  • Once: Si tiene once en la celda K, usted necesita aprovechar y hacer el mejor uso posible de las oportunidades que se crucen en su camino. En su vida pasada, muchas buenas oportunidades tocaron a su puerta, pero por miedo al fracaso o falta de confianza, usted no pudo sacar provecho.
  • Veintidós: Si tiene veintidós en la celda K, necesita aceptar las responsabilidades y trabajar duro si quiere tener éxito. En su vida pasada hizo un mal uso de la responsabilidad.

Fuente: En plenitud

8 comments