domingo, 23 de febrero de 2014

¿Sabías que practicar gratitud puede mejorar tu salud?


Todos sabemos que hacer ejercicio y comer una dieta sana es saludable para nuestros cuerpos, pero ¿cuántas personas saben que practicar la gratitud puede mejorar la salud?  No hay duda de que la mente y el cuerpo están conectados, y este enlace es especialmente evidente cuando se trata de la gratitud.

La gratitud es un sentimiento, emoción o actitud de reconocimiento de un beneficio que se ha recibido o recibirá.

Los estudios muestran que las personas felices viven hasta 10 años más que la personas infelices,  los optimistas tienen un 77% menor riesgo de enfermedad cardíaca que los pesimistas.  Ademas las personas que son consistentemente agradecidas resultan ser más felices, más enérgicas, más empáticas, más espirituales, más indulgentes, tienen más esperenza y son menos materialista. También estas personas son menos propensas a la depresiónansiedad, envidia, neurosis o enfermedad.

Sí, la gratitud es una práctica.  Cuanto más lo haga, más natural se convertirá y  más se beneficiará usted y sus seres queridos.

Como practicar la gratitud

1.  Mantenga un diario de gratitud. Al final de cada día, anote de 3 a 5 cosas por la cual se siente agradecido. Simplicidad es la clave.  La sonrisa de sus hijos, un atardecer perfecto o una cena sabrosa. Disfruta de la sensación que sientes recordando y escribiendo.

2.  Cultive una actitud de gratitud. Durante el día trate de notar cuando tiene un pensamiento desagradecido y cámbielo por algo que está agradecido.

3.  Busque el lado positivo de cada situación, no el negativo.  Seguro que usted está frustrado por el  tráfico en la autopista, pero afortunadamente tiene un jefe comprensivo. Tal vez el servicio en el restaurante no fue bueno, pero tienes la gran fortuna de estar rodeado de amigos que te aprecian.

4.  Expresa gratitud directamente a los demás.  Llame a un amigo, escriba una carta o comparta sus pensamientos de agradecimiento con su familia.

5.  Diga “Gracias” a las personas en su diario vivir. A veces nos acostumbramos tanto a nuestros familiares haciendo las cosas que siempre han hecho, a nuestra pareja o madre— preparando el desayuno, sacando la basura, lavando la ropa — que olvidamos a apreciar estos pequeños gestos.  ¡No des nada por sentado!

¿De qué estás agradecido? Comparte tu gratitud. 

Fuente: Latinos con Salud

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: