martes, 25 de febrero de 2014

Las caricias también curan


Hay una parte de nuestro cuerpo que siempre tenemos a la vista, son esas dos inquitas compañeras con las que trabajamos, nos aseamos y con las que nos expresamos… las manos, con las que acariciando ejercitamos ese mágico lenguaje con el que comunicarnos y curamos.

EL PODER CURATIVO DE LAS CARICIAS

Según varios estudios de la “American Journal Psychiatry” las caricias son gestos terapéuticos cargados de significado, expresiones que tienen más poder sobre nosotros que cualquier fármaco. Un abrazo, una mano pasando por nuestro rostro o espalda propicia la liberación oxitocina. Esta hormona es capaz de inducir al cuerpo a un estado de relajamiento, siendo una gran defensa contra la tristeza y la depresión. 

Estos estímulos positivos que recibimos de nuestros semejantes alcanzan una importancia que todos deberíamos tener en cuenta: determinan nuestra madurez emocional e incluso nuestra evolución como personas…

Pongamos un ejemplo: Existen varios informes sobre niños y niñas sin familia a quienes la desgracia les ha hecho tener que crecer en orfanatos donde la pobreza, la escasa atención social y la marginación, ha marcado su posterior madurez. Se trata de niños que dejaban de llorar sencillamente porque perdían la esperanza de ser atendido. Niños que a veces llegan a la adolescencia desarrollando una neurosis, sufriendo una desadaptación respecto a su entorno y padeciendo problemas de personalidad. Todo esto aún toma un peso mayor si lo comparamos con aquellas personas que ha tenido una infancia en la que ha primado el contacto físico y las caricias.

El coger en brazos a los bebés o el contacto piel con piel es imprescindible para su desarrollo emocional y social. Esto es algo que no podemos olvidar, y es que los gestos de cariño, tales como los abrazos o el simple contacto de una mano sobre nosotros provocan la liberación y la expresión de sentimientos compartidos. Además propician la confianza y demuestran no sólo afecto, sino también entrega.

CARICIAS PARA ALIVIAR EL ESTRÉS 

El contacto humano tiene un claro efecto tranquilizador, se trata de un sencillo bálsamo donde nos sentimos integrados y reafirmados. Si una persona no recibe contacto alguno puede entrar en un proceso de tristeza y aislamiento donde es muy fácil caer en una depresión. Y esto es aplicable a todas las edades: niños que se sienten abandonados, parejas con escaso contacto físico y afectivo que van perdiendo poco a poco el vínculo hasta llegar al fracaso, ancianos sin estímulos significativos a su alrededor que les aporte cariño o comprensión… Los ejemplos son múltiples y la base sigue siendo la misma: las personas devenimos en lo que somos gracias al contacto, al afecto, a la compasión y la ternura, al sencillo ejercicio de dar y recibir.

A veces incluso hasta los animales nos ilustran con sus actitudes. Pensemos en nuestras mascotas, en los perros o nuestros gatos, siempre esperando que lleguemos a casa para buscar nuestra cercanía y sentarse sobre nuestro regazo. Obligándonos del alguna forma a pasar la mano sobre ellos, dándonos su sincero cariño sin preguntas o explicaciones… como si lo más importante en su mundo fuera sencillamente eso: sentirse queridos. Sentir una caricia. -


Fuente: La mente es maravillosa

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: