sábado, 25 de enero de 2014

¿Para qué estoy aquí?

¿Para qué estoy aquí?
Ver capítulo completo, presionar AQUÍ
Para finalizar este capítulo de autoconocimiento, y a pedido de quienes han pedido que volvamos a tratar este tema, hablaremos de un tema crucial: LA MISIÓN.

Antes de encarnar en la Tierra, y asistidos por los seres de luz que habitan en el plano no físico, tomamos varias decisiones respecto a nuestra futura vida en la Tierra. En principio, decidimos de que manera compensar el karma de vidas pasadas, pero también decidimos
que lecciones y habilidades específicas venimos a aprender, en función de la particular contribución que nuestra alma quiere hacer a la Humanidad.

PROGRAMA DE VIDA Y MISIÓN 

Todos encarnamos, entonces, con dos propósitos:

a) elevar nuestra propia conciencia, perfeccionarnos y ser cada vez más luminosos, más concientes de nuestra divinidad.
b) contribuir a la elevación de la conciencia y la iluminación de todo el planeta.


Llamaremos al primero Programa de Vida y al segundo Propósito o Misión. El programa de vida incluye el tipo de situación en el que vamos a nacer, lo que incluye quienes serán nuestros padres, nuestro lugar de nacimiento. Esto se decide teniendo en cuenta que cultura y contexto familiar favorecen más aquellas lecciones o habilidades que vamos a desarrollar.

EJEMPLOS 
Algunas vidas tienen como programa aprender a aceptar las diferencias dentro de una familia, y entonces, la mejor opción es nacer en una familia donde estas diferencias sean bien marcadas. En otras el programa puede incluir desarrollar al máximo las capacidades creativas, y entonces, el contexto será propicio a ello, por ejemplo una familia de artistas.

Algunas vidas pueden tener como propósito aprender a desarrollar recursos propios sin depender de los demás (tal vez para compensar vidas pasadas en que uno se apoyó mucho en los demás económicamente), y entonces el contexto puede ser de pobreza. Una persona que ha nacido con una grave discapacidad en el habla tal vez tiene como programa de vida aprender a desarrollar otras vías de comunicación.

RELACIÓN ENTRE PROGRAMA DE VIDA Y MISIÓN 
El programa de vida no es arbitrario. Tiene una profunda relación con la Misión, aquel propósito final del alma, aquella contribución única que ha decidido hacer a la Humanidad. Cada vida sirve para aprender y expandir capacidades y talentos específicos que resultan fundamentales para el cumplimiento de la misión.

Por ejemplo, en el caso que comentamos de la persona que nació con dificultades en el habla y cuyo programa de vida incluye encontrar otras vías de comunicación, tal vez descubra el poder de la telepatía y pueda enseñárselo a otros, contribuyendo a desarrollar capacidades latentes en el ser humano. Esta última es la que llamaríamos la Misión o el Propósito Final de esta alma en particular.

COMO ENCONTRAR LA MISIÓN 
En consecuencia, cada uno de ustedes, por el simple hecho de estar vivo, ya está cumpliendo su programa de vida: ha nacido en una familia determinada y en un contexto determinado, rodeado de limitaciones, oportunidades y desafíos de acuerdo a un plan que
diseñó –junto a sus guías- momentos antes de encarnar. En ese sentido, pueden estar tranquilos, una parte del Plan está siendo cumplido.

Lo que tal vez desconozcan es hacia donde se dirigen tantos esfuerzos. ¿Cual es el propósito de todo esto? ¿Cual es la particular contribución que su alma desea realizar al mundo?

Todos venimos al mundo con ese propósito bien diseñado, pero al mismo tiempo, con libre albedrío para elegir cumplirlo o no. Ese libre albedrío es el que hace que nos sintamos abrumados por la aparentemente infinita gama de posibilidades. ¡Hay tanto de lo cual elegir! Unos ejercicios simples pueden ayudar a encontrar claridad.

Ejercicio 1
En sus cuadernos, escriban cual es –en su opinión el mayor problema de la Humanidad.
Por ejemplo, una persona podría escribir "la injusta distribución de la riqueza", mientras que otro podría optar por "la falta de amor", o incluso seleccionar un problema mas puntual, como "la destrucción del medio ambiente".

Ejercicio 2  
Ahora escriban una solución al problema (aunque a primera vista parezca que no está en sus manos) Por ejemplo, la persona que eligió como problema "la falta de amor", podría decidir que la solución es enseñar a los niños a desarrollar mas amor por si mismos y por los demás.

Ejercicio 3 
Escriban 5 formas concretas en que eso puede llevarse a la práctica.
Siguiendo el caso de la misma persona, ella podría escribir: cambiar los programas de estudio en las Escuelas, generar proyectos solidarios dirigidos a los niños, escribir cuentos para niños con un mensaje de amor, diseñar video juegos en los cuales gana el que mas ayuda y no el que mas mata, etc.

Ejercicio 4
Hagan una lista de talentos y habilidades propios.
Por ejemplo, esta persona podría hacer una lista así: "hablar investigar escribir ...etc."

Ejercicio 5
Usando los resultados de 4), que acciones podrían tomar ya mismo para ayudar a resolver el problema. Esta persona podría resolver que dadas sus habilidades para obtener y transmitir información, puede empezar haciendo una profunda investigación y escribiendo artículos para generar conciencia sobre este tema.

A partir de aquí, es probable que haya que hacer muchos ajustes: ¿cómo hacerlo? ¿dónde hacerlo? ¿con quienes? Pero tendremos un camino trazado hacia el cumplimiento de nuestro propósito, haciendo de nuestro paso por la Tierra una experiencia más rica, más plena, mas completa.


Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 106 Volumén 2: Autoconocimiento y Transformación Personal

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: