miércoles, 15 de enero de 2014

Es tu turno de obtener lo que deseas...

En entrenamiento constante
¿Resulta más fácil? ¡Claro que sí! Pero, si te decides a tomar el control de tu vida y a tener las cosas que quieres, a hacer las cosas que quieres, a ser la persona que quieres ser ya vivir como quieres, con la gente que quieres, hay algo que más te vale aceptar: ¡estarás en entrenamiento siempre! Tendrás días elevados, días bajos, días fantásticos, días escabrosos, días profundamente emocionales y días en los que te sentirás listo para "tirar la toalla". Sin embargo, apostaría que no lo harás, no ahora; no al saber lo que ya sabes. Te guste o no, dudo que nunca más puedas sentir siquiera una leve emoción negativa, sin saber que has cerrado todas las puertas a todas las cosas que has deseado en la vida, sean materiales, físicas, emocionales, espirituales o todo lo anterior junto.

Así que, en efecto, ésta es una empresa para toda la vida y no vas a aprender todo lo que tienes que hacer en esos treinta días. Puedes liberarte del temor y la preocupación durante ese primer mes, definitivamente. Pero después, prepárate y lánzate en cuerpo y alma, conscientemente, a todos los vericuetos de los cuatro pasos hacia la creación reflexiva, esto es, si lo quieres todo: prosperidad, seguridad, salud, libertad, alegría, vivacidad, independencia, realización; es decir, si quieres volver a tu natural estado de ser, a lo que estabas destinado a ser, a la forma en la que puedes ser de aquí en adelante; si estás dispuesto, en fin, a dedicarle el esfuerzo que requiere.

Es tu turno
Este asunto no es de nadie, sino tuyo; siempre lo ha sido, siempre lo será. Nadie te ha obligado. Nadie ha provocado nunca que tu vida sea de una manera o de otra. Ha sido tu asunto desde el principio, ha estado diseñado por la forma en la que estaba fluyendo tu energía, y ha estado diseñado en todo momento, todos los días, conforme a como te estabas sintiendo.

Ahora, habrás de concretarte a lo que quieres hacer durante el resto de tu vida y a saber qué tan dispuesto estás a echar a andar el esfuerzo-sentimiento para conseguirlo.

Así que a continuación te presento algunas estrategias, una forma rápida de hacer resaltar los puntos sobresalientes que debes tener en cuenta mientras entras a este nuevo y excitante mundo de la creación reflexiva. Primero, los pasos principales:

Paso 1. Identifica qué es lo que no quieres.
Paso 2. Identifica lo que quieres.
Paso 3. Encuentra el lugar del sentimiento de tu "quiero". 
Paso 4. Espera, escucha, y permite que el universo haga su parte y (paso cuatro: ¡Mantén tú floreciente enfoqué fuera de esas condiciones en-blanco!).

Los "no" más importantes.
  1. - No hagas una evaluación demasiado pronto. Si tus "quiero" no han empezado a aparecer todavía, tranquilízate y mantén tu válvula abierta.
  2. - Cesa de tratar de mejorar a alguien más; eso equivale a cerrar la válvula. No tienes que mejorar algo; sólo tienes que dejar de pensar en ello.
  3. Deja de pensar que el mundo tiene que cambiar antes       de que puedas estar seguro o ser feliz. Tú creas tu propia seguridad a través del fluido de tu energía.
  4. No des por sentado nada de lo que ocurre en tu vida, bueno o malo, grande o pequeño. Llegó a tu vida porque lo atrajiste como con imán, así que presta atención a lo que estás creando.
  5. Deja de enfocarte en responder a, o preocuparte por, cómo controlar condiciones que todavía no cambian. Eso sólo te hará atraer más de lo mismo.
  6. No trates de "etiquetar" tus sentimientos cuando estés deprimido. Deja de llamarlo culpa, frustración, o lo que sea. Sólo sé consciente de que estás fuera de sincronía y encuentra la forma de volver a ella.
  7. Deja de quejarte. ¡Desea en grande, en calidad y en cantidad! Y nunca dejes de crear nuevos" quiero". La energía más alta necesita salidas por las cuales fluir. ¡Créalas!
  8. Deja de pensar que no puede suceder. Esa vibración te     garantizará que no sucederá.
  9. No esperes a sentirte bien antes de sintonizarte. Sintonízate a todo lo largo del día. Conviértelo en un hábito. Estremécete, aunque lo hagas sólo para mantener tus frecuencias en alto, tu válvula abierta y lo más bajo posible tu resistencia a la energía de alta frecuencia.
  10. No tomes esto tan en serio como para que se cierre tu válvula. Aligérate, diviértete con esto, y lo que esperas ocurrirá más pronto.
  11. Nunca jamás, realices una acción no inspirada mientras tu válvula esté cerrada, o te encuentres en medio de un problema. Primero consigue que se abra tu válvula y después escucha a tu "guía", antes de actuar.
  12. No trates de buscar las causas feas, oscuras y desagradables de lo que piensas que hay de malo en ti. ¡Detente!
  13. Con eso lo que estás haciendo es prestar más atención a   lo que no quieres.
  14. No vivas para el resultado final, diciendo: "No me puedo sentir mejor hasta que suceda".
  15. No te golpees a ti mismo cuando te sientas mal o con la    válvula cerrada. Te sientes mal sólo en un "no quiero". Así que felicítate por haberlo reconocido. Si no sabes lo \ que no quieres, ¿cómo descubrirás lo que quieres?
  16. Deja de pensar acerca de cualquier cosa que cierre tu válvula, cualquier cosa, cualquier persona, cualquier situación, cualquier evento, cualquier circunstancia, cualquier lugar, cualquier película, cualquier comida, cualquier conductor, cualquier jefe, cualquier escena, sin importar qué, ¡SIN IMPORTAR QUÉ!
  17.  Deja de unirte a la carreta de quejas, cargada con seres desconectados, de válvulas cerradas. Fluye o derrama tu energía hacia lo que quieres, e influye en ello.
  18. Deja de hablar de tu enfermedad y de causar que tu cuerpo se degenere todavía más. Empieza a hablar de cómo tu cuerpo se está recuperando, y abre tu válvula para permitirlo.
  19. Deja de participar en el juego de los "problemas". Tener problemas no es más que una excusa para permanecer en las vibraciones negativas.
  20. No anheles algo con desesperación. Eso es una percepción negativa de que no tienes algo.
  21. Deja de pensar que hay algo fuera de ti que hace -o puede lograr- un cambio.
  22. No tengas miedo de mirar algo que no quieres. Obsérvalo desde todos los ángulos. Entonces, renueva tus "quiero" o tus intentos
  23. No justifiques tus sentimientos con un: "Yo tengo razón; tú estás equivocado", aunque pueda ser el caso. Eso cierra tu válvula, y tapa el flujo de energía de frecuencias más altas a todas las otras áreas de tu vida. Recuerda, si activas una cosa, activas todas.
  24. No lamentes nada; eso es un flujo negativo, excepcionalmente pesado.
  25. Nunca, jamás, inicies un nuevo proyecto, negocio, aventura, empresa, actividad, relación, ni nada más, antes de escribir el guión de ello y de fluir energía apasionada hacia él durante un largo tiempo.
  26. No lo pienses, siéntelo.
  27. No pienses tus reacciones, siéntelas.
  28. Salte de tu problema. Si hiciste una tontería, ¿eso qué? Sólo decídete a cambiarlo.
  29. Deja de tratar de encontrarte a ti mismo. Empieza, en cambio, a complacerte. Una vida grandiosa es tu derecho. Tú erestu vida; por tanto, ¡tú eres grandioso!
  30. No se te olvide nunca que tú no eres Pepe ni Juana, no eres carpintero, ni secretaria, tú eres una fuerza de vida. ¡Actúa como tal! ¡Transfórmate en eso!
  31. No te des por vencido, ¡nunca te des por vencido!
Los "sí" más importantes
    1. Concédete tiempo todos los días para soñar, desear, imaginar, intentar, querer, y tiempo para fluir energía hacia todo ello, hacia todo eso.
    2. Siempre que te sientas menos que bien, deténte, recobra el equilibrio y encuentra una forma de sentirte un poco mejor cada día. Cada "sentirte mejor" eleva en verdad tus vibraciones.
    3. Usa todo lo que conozcas para "apagar" el enfoque negativo y volver a sentirte cálido y protegido.
    4. Haz más afirmaciones todos los días acerca de lo que quieres y por qué: cosas grandes, cosas pequeñas, cosas tontas. Cuanto más "quiero" tengas y más te emociones con ello, más rápidamente fluirá tu energía.
    5. Toma decisiones todos los días, sobre tu estado de ánimo, tu seguridad, tu trabajo, tus relaciones, tu lugar de estacionamiento, tus compras. Al igual que ocurre con los "quiero", las decisiones llaman a la energía y proporcionan salidas.
    6. Pregúntate a ti mismo constantemente: "¿Cómo estoy fluyendo mi energía?", "¿cómo estoy fluyendo mi energía?".
    7. Da más tiempo a lo que quieres que mejore, y aléjate del hecho de que no ha sucedido todavía. Está formándose, está ocurriendo, viene en camino. ¡Créelo!
    8. Háblate tiernamente todos los días. En voz alta.
    9. Observa las pistas de que las cosas están sucediendo por sucesos concurrentes, o por sincronía.
    10. Sigue escribiendo nuevos y sensacionales guiones o historias. . Presta atención a cómo te estás sintiendo. Sustituye tus listas de "qué hacer", por listas de "qué sentir”.
    11. Encuentra nuevas formas de sentirte mejor todos los días. Sé creativo, imaginativo y atrevido.
    12. Date palmaditas en la espalda por cada obstáculo que percibas que has creado. Sin. ellos, no puedes saber qué es lo que quieres.
    13. Piensa solamente en lo que quieres, en lugar de en la carencia o la falta de ello.
    14. Acepta de una vez por todas que tú eres el creador de tu experiencia.
    15. Empieza tu día con la intención de buscar los aspectos positivos en todo y en todos. Enseguida, intenta encontrarlos.
    16. No te fijes en cómo otra persona está derramando su energía. Presta atención sólo a la tuya.
    17. Recuerda que nada -nada- es más importante que sentirte bien, aunque sólo sea sentirte mejor. . Usa tu "quiero-del-mes" como un salvavidas. Lo es. Empieza por pequeños cambios rápidos de conexión de vibraciones negativas a positivas. Pronto, ese pequeño pensamiento alcanzará el impulso necesario para lanzarte a un mayor "sentirte bien".
    18. Espera tus "quiero". ¡Espéralos!
    19. Aprende a encender, a voluntad, sin importar cómo, lo que hayas elegido hacer. Cuando enciendes tu válvula, bajas tu resistencia, vibras positivamente, atraes positivamente.
    20. Mantente alerta a cómo estás sintieeendo y el resto será fácil.
    21. Mantente fuera del pasado; no existe.
    22. Toma conciencia del tono de los sentimientos con los que permaneces durante el día, desde que amanece hasta que se apagan las luces. Mantente perceptivo. ¡Toma conciencia!.
    23. Vive en el lugar del sentimiento de tus "quiero" todos los días.
    24. O vive en el "sentirte bien" y observa la rapidez con que llegan tus "quiero".
    25. Si despiertas sintiéndote sensacional, aliéntalo. Si despiertas sintiéndote con el ánimo decaído, cámbialo.
    26. Cálmate, relájate, suavízate, vuélvete natural, acércate a ti mismo.
    27. Saca a la luz esa hermosa dulzura que hay en lo profundo de ti. Encuéntrala, aliméntala, permítele ser y espárcela. Hombres y mujeres, todos la tenemos.
    28. Escucha a tu guía y entonces actúa; nunca actúes antes. . Sigue tus impulsos, eso es tu guía.
    29. Aprende a mirar el contraste sin tener que cruzar la línea hacia la resistencia negativa.
    30. Practica fluir la apreciación por las señales de tránsito, las señales de la calle, las construcciones de ladrillo, los semáforos u otros objetos del exterior mientras conduces.
    31. Adquiere conciencia de los obstáculos muy reales que con tu resistencia estás creando a tu fuente de energía.
    32. Si todo lo demás falla, haz el gesto de sonreír. El sólo mover tu rostro eleva tus vibraciones.
    33. Si algo te molesta, pasa sobre ello.
 Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 103 Volumén 2: 30 Días para Implementar La Ley de Atracción

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: