jueves, 19 de diciembre de 2013

Preparándonos para la llegada del espíritu de la navidad...

by Jonathan Kremisisky

¿Estás preparado para el Espíritu de la Navidad?

El 21 de diciembre es uno de los días más especiales, no solo porque es la noche más larga del año, sino también porque se celebra el solsticio de invierno, momento en que la tierra se encuentra más lejos del astro rey.

Las tradiciones nórdicas nos hablan de que es la noche ideal para recibir y  dar bendiciones especiales y es por eso que debemos estar muy atentos para invocarlas y recibirlas. Las mismas van dirigidas a hombres de buena voluntad.
El Espíritu responsable de esta celebración es Navidad, Nativitas o Natividad, que es un viejo llamado Pascual como se le conocía anteriormente y tiene la misión de traer cada fin de año la abundancia, paz, amor unión, fraternidad, armonía, opulencia, prosperidad y bienestar. Una tarea bastante difícil en estos tiempos.

Aun cuando se trata de una tradición nórdica, los países latinoamericanos han adoptado estas creencias con la esperanza de conseguir un mundo mejor y calidad de vida para ellos y los suyos. Sin embargo, en repetidas ocasiones he oído mencionar que los resultados no son los deseados, y debo aclarar que en realidad depende más de las energías que se invoquen en el momento, que el ritual llevado a cabo.

PREPARANDO LA LLEGADA DEL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

La fecha indicada para celebrar este ritual es el día 21 de diciembre, entre las 10 y las 12 de la noche. Entre estas horas es cuando desciende sobre la Tierra El Espíritu de la Navidad para acompañarnos durante estas fiestas navideñas.

Prepara el ambiente de casa para recibir esta energía maravillosa utilizando un ritual personal para la Invocación Del Espíritu de la Navidad y posterior a esto escribir nuestra carta de agradecimiento y peticiones.

Utiliza incienso (se recomienda el uso de los olores cítricos como limón o mandarina, Mirra o esencia de Azahar) para armonizar el ambiente y acompañamos con música y si es posible encendemos algunas velitas de colores amarillo, azules y rojas.

La Simbología:

- Vela azul: paz.
- Vela amarilla: alegría y felicidad.
- Vela roja: amor.
- Incienso de Mirra: paz y prosperidad.
- Esencia de azahar: amor, suerte, dinero, energía física, alegría y salud.

En esta noche, la más larga del año, demos la bienvenida al Espíritu de la Navidad.

Cojamos su mano y dejemos que su energía nos envuelva. Olvidemos los aspectos superfluos y triviales de la celebración navideña y centrémonos 

en lo esencial: ser mejores con nosotros mismos y con los demás.

Recomiendo hacer una lista del perdón (perdonar a todo ser que sientas que de alguna forma u otra debas hacerlo; amigos o enemigos), después quemarla, y tras eso realizar la carta de peticiones al espíritu de la navidad, con velas y aromas.

¡En el nombre de MI AMADA PRESENCIA, te doy la bienvenida ESPÍRITU DE LA NAVIDAD, MI ALMA SE HONRA ANTE TI!

ORACIÓN DE BIENVENIDA:

En nombre de mi Amada y Todopoderosa Presencia YO SOY (tu nombre), doy la bienvenida al Espíritu de la Navidad, quien baja a este planeta con la misión de DAR; te saludo, te amo, te reconozco y te bendigo Maestro Natividad.

Te doy las gracias por la maravillosa labor de Amor, Alegría y Paz que realizas. Abro las puertas de mi corazón, de mi hogar a tu radiación y te reconozco como huésped privilegiado a quien deseo agasajar. Solicito, acepto, recibo y realizo la abundante provisión para la humanidad, para mi familia, para mis amigos y para mí.

Invoco la Ley del Perdón y del Olvido y la Llama Violeta Transmutadora para que consuma, transmute, disuelva y libere con Amor todo lo inarmonías en mi hogar y en todo el planeta Tierra, para que la Paz, el Amor, la Armonía, el Equilibrio, la Alegría y el Orden Divino, regalos del Amado Natividad llenen mi vida y la de toda la humanidad.

Nos concentramos en silencio durante unos minutos percibiendo esa energía buena y positiva que nos trae el Espíritu de la Navidad, empapándonos de ese bienestar colectivo tan anhelado, de los deseos universales de paz, amor y prosperidad para todos.

Visualizamos la Tierra llena de luz, paz y armonía donde todos los seres son felices.

Pensamos también en nuestros objetivos particulares, visualizamos nuestros sueños cumplidos y AGRADECEMOS todo lo recibido en el año 2013.

Encabezamos nuestra carta de peticiones con una oración particular de agradecimiento y escribimos en el papel nuestros deseos por orden de prioridad (se recomienda pedir primero por la paz, en segundo lugar por el propio país, en tercer lugar por familiares y amigos y en cuarto lugar por nosotros mismos).

Se recomienda que los deseos del plano físico/material sean “razonables”, basados en lo que podemos alcanzar. Todo se describirá de forma detallada tomando en cuenta las circunstancias que así favorezcan la manifestación de este deseo.

Es conveniente escribir la lista de deseos (los deseos no tienen límite de numero) en renglones independientes y sólo por una cara del folio.

Una vez finalizado el ritual debemos conservar este papel hasta el año siguiente.

Si el año anterior hemos realizado este mismo ritual sacamos el papel con nuestros deseos expresados entonces. Recortamos en tiras los que se han cumplido y los quemamos en la llama de las velas dando gracias mentalmente por los deseos cumplidos.
Dejamos que las velas se consuman totalmente. Si no disponemos de tiempo, sencillamente las apagamos dando por finalizado el ritual.

Entramos en un momento de reposo y disfrutamos de la energía que hemos recibido.
Si preferís guardad la carta dentro o detrás del árbol de navidad (de tal forma que no sea visible).


Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: